Dióxido de carbono

El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero importante, lo que significa que absorbe y emite radiación en el rango infrarrojo. Esto significa que la radiación térmica emitida por la superficie del planeta es absorbida por estos gases atmosféricos y posteriormente emitida en todas direcciones. Parte de esta radiación alcanza la superficie y la atmósfera inferior, provocando un aumento de temperatura. Actualmente, alrededor del 14% de estas emisiones de gases provienen de vehículos con motores térmicos, lo que les convierte en una de las principales fuentes de contaminación atmosférica.

Características del dióxido de carbono

El dióxido de carbono (CO2), está formado por un átomo de carbono y dos de oxígeno. Es un gas incoloro que se produce de forma natural en la atmósfera a partir de fuentes como volcanes, fuentes termales y géiseres. Es soluble en agua y también está presente en campos de petróleo y gas natural.

Ventajas del uso del dióxido de carbono

El uso de CO2 tiene muchas ventajas sobre los ácidos minerales, entre ellas:

  • No se forman nuevos compuestos, como sulfatos o cloruros, en el agua, lo que podría suponer el incumplimiento de la normativa de vertido o de uso.
  • Los problemas de corrosión causados por el uso de ácidos minerales se eliminan por completo.
  • El mantenimiento de las unidades de neutralización es mucho más fácil.
  • La manipulación de los distintos componentes es mucho más cómoda y segura.

Impacto medioambiental del CO2

Aunque el dióxido de carbono no es el único gas contaminante proveniente de los coches, sí que podemos decir que es el más importante de ellos. Una de sus consecuencias más destacables es el efecto invernadero, resultado de la acumulación de gases contaminantes procedentes de los vehículos. 

Para tratar de contrarrestar los efectos negativos del cambio climático, la Unión Europea se ha propuesto reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 60% con respecto a los niveles que se alcanzaban en el año 1990, marcando para ello su fecha límite en 2050. Para ello, los gobiernos están impulsando el uso de vehículos híbridos y eléctricos a través de diversas medidas, mientras que los fabricantes tratan de reducir las emisiones de los motores térmicos. 

Adicionalmente, todos los vehículos cuentan obligatoriamente con un catalizador. Esta pieza, ubicada en el motor del coche, tiene como objetivo disminuir los elementos contaminantes de los gases de escape. 

Otros gases contaminantes emitidos por los vehículos serían el monóxido de carbono, los hidrocarburos no quemados y el óxido de azufre, entre otros.

vender mi coche