X

Calcula tu
cuota de renting

Dióxido de carbono

El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero importante, lo que significa que absorbe y emite radiación en el rango infrarrojo. Esto significa que la radiación térmica emitida por la superficie del planeta es absorbida por estos gases atmosféricos y posteriormente emitida en todas direcciones. Parte de esta radiación alcanza la superficie y la atmósfera inferior, provocando un aumento de temperatura. Actualmente, alrededor del 14% de estas emisiones de gases provienen de vehículos con motores térmicos.

El dióxido de carbono (CO2), está formado por un átomo de carbono y dos de oxígeno, es un gas incoloro que se produce de forma natural en la atmósfera a partir de fuentes como volcanes, fuentes termales y géiseres. Es soluble en agua y también está presente en campos de petróleo y gas natural.

El uso de CO2 tiene muchas ventajas sobre los ácidos minerales, entre ellas:

  • No se forman nuevos compuestos, como sulfatos o cloruros, en el agua, lo que podría suponer el incumplimiento de la normativa de vertido o de uso.
  • Los problemas de corrosión causados por el uso de ácidos minerales se eliminan por completo.
  • El mantenimiento de las unidades de neutralización es mucho más fácil.
  • La manipulación de los distintos componentes es mucho más cómoda y segura.