X

Calcula tu
cuota de renting

Abrasión

La abrasión es el desgaste que se produce en los materiales como resultado de la fricción entre sus superficies. Las piezas mecánicas suelen mostrar estos daños por la abrasión al generarse fuerzas de oposición al deslizamiento entre las superficies al contactar la una con la otra.

¿Qué es la abrasión mecánica?

La abrasión mecánica son los daños que se producen en los cuerpos al friccionar entre ambos. Este tipo de deterioros son muy comunes en las piezas del vehículo al producirse contactos entre materiales no previstos por motivo de mal funcionamiento o falta de mantenimiento. 

Estos efectos en las piezas más críticas del motor pueden generar grandes averías al provocar roturas y grietas. Por pequeñas que parezcan, las fricciones entre materiales de los coches pueden provocar desequilibrios fatales para la mecánica del automóvil que comprometan la vida de este. 

Uno de los ejemplos más claros del riesgo de los efectos de la abrasión son la fricción que sufren las camisas de los pistones al no estar bien lubricadas el sistema de combustión o al meterse en él alguna viruta de metal que genere rozamientos con el émbolo

 

¿Cómo evitar la abrasión?

La forma más eficaz para proteger nuestro coche de la abrasión no planificada es el buen mantenimiento y la atención a los detalles. 

Por una parte, los vehículos generan una fricción intrínseca a su funcionamiento, de forma que el mantenimiento de muchas de las piezas de los coches se basa en el uso de productos que minimicen sus efectos. 

Los lubricantes son los productos más utilizados para reducir la abrasión. Los diferentes tipos de lubricantes crean una pátina entre los materiales a proteger que evitan la fricción entre ellos. 

Por otro lado, como hemos comentado anteriormente, los efectos de la abrasión se manifiestan gradualmente, según se va agravando el daño entre las piezas. A más fricción, mayor deterioro se genera. 

Por tanto, estar atentos a los pequeños ruidos o cambios de conducta de nuestro coche en la conducción es una de las prácticas más eficientes para proteger nuestro vehículo.