Óxido de nitrógeno

El óxido de nitrógeno es un gas incoloro, producido durante la conducción de un vehículo. Es perjudicial tanto para las personas como para el medio ambiente, puesto que perjudica la calidad del aire y por consiguiente, a nuestra salud. 

¿Qué es el óxido de nitrógeno? 

El óxido de nitrógeno (NOx) presenta una combinación química de átomos de nitrógeno y oxígeno. Este gas, junto al dióxido de carbono (CO2), es uno de los principales gases contaminantes emitidos por los coches. 

Es importante no confundir el NOx con el óxido nitroso, que es un compuesto que busca acelerar la combustión para obtener mayor potencia del motor en un espacio de tiempo más reducido. 

¿Cómo se produce el óxido de nitrógeno? 

Cuando se produce la combustión en el interior de un motor, a temperaturas muy elevadas y en una atmósfera rica en oxígeno, inevitablemente se producen también grandes cantidades de óxido de nitrógeno. Se trata de la combinación de dos tipos de gases, el óxido nítrico (NO) y dióxido de nitrógeno (NO2), producida cuando entran en contacto con el oxígeno. 

Si bien este fenómeno se da tanto en motores de gasolina como en motores diésel, es en este último donde la producción de este gas contaminante es más elevada. Más concretamente, la generación de NOx en vehículos diésel puede llegar a ser hasta un 34% superior a los coches de gasolina, que en comparación generan emisiones bastante reducidas de este gas. 

Consecuencias de los óxidos de nitrógeno

Como ya se ha mencionado anteriormente, la emisión de NOx tiene efectos negativos tanto para la salud de las personas como para el medio ambiente. 

  • Contribuye a la destrucción del ozono estratosférico, la creación de la denominada niebla fotoquímica y al efecto invernadero.
  • La reacción del dióxido de nitrógeno al entrar en contacto con otras sustancias presentes en el aire provoca la denominada lluvia ácida, fruto de la formación de ácido nítrico.
  • Perjudica el sistema respiratorio y ocular de los seres humanos. Como consecuencia, se generan enfermedades respiratorias crónicas y cerebrovasculares y se agravan aquellas enfermedades ya existentes. También puede provocar quemaduras al entrar en contacto con la piel y los ojos cuando la concentración es elevada.

Medidas contra emisión de óxido de nitrógeno

Si bien es cierto que la mayor parte de la emisión de óxidos de nitrógeno tiene su origen en la combustión de los vehículos, no está de más aclarar que parte de este gas también se produce por causas naturales, ya sea por descomposición bacteriana, erupciones volcánicas, tormentas, etc. 

Con el fin de reducir la producción de NOx, los fabricantes de automóviles están invirtiendo en tecnología de limpieza, buscando nuevas fórmulas para que sus motores disminuyan su emisión de gases. Aunque poco a poco se está consiguiendo que los motores (en especial los diésel) produzcan menor cantidad de óxido de nitrógeno, sus valores aún son muy elevados en la actualidad. 

vender mi coche