Economizador

Un economizador es un dispositivo colocado en un vehículo cuyo propósito es reducir la mezcla de combustible por debajo del nivel correcto para proporcionar la máxima potencia. De esta forma, se reduce el consumo del motor. Hay varias formas de diluir la mezcla: por un lado, esto se puede hacer abriendo un paso de aire adicional detrás del ala de mariposa, o reduciendo la sección transversal del difusor y al mismo tiempo regulando el flujo del difusor, el chorro principal.

Este dispositivo se activa mediante una palanca o manija montada en el panel de control. Este método se utilizó para reducir el consumo de combustible en la década de 1950, especialmente en viajes largos. El economizador también es útil en las montañas, ya que compensa la menor densidad del aire con un menor contenido de gasolina. El acelerador se lleva a cabo reduciendo gradualmente el suministro de combustible, hasta que se observe el efecto de una inclinación excesiva debido a la explosión del motor y un funcionamiento anormal.

El uso inadecuado del economizador pone en peligro la vida del motor, exponiéndose a sobrecalentamiento y estrés mecánico excesivo. Debido a estos inconvenientes, exacerbados por los viajes por carretera, el economizador ya no está en uso.

¿Cómo funciona el economizador de combustible?

En el economizador de combustible pueden intervenir muchos productos y dispositivos, como si de un gran grupo se tratase, pero unos son más habituales que otros: ionizadores, aditivos o incluso la reprogramación de centralitas son los más habituales. Pero, ¿qué funciona, qué no y en qué medida nos ayuda a reducir el consumo de combustible? ¿Son la mejor solución para una conducción eficiente?

Formas de economizar el combustible

Ionizadores

Son magnéticamente activos y pueden ionizar combustibles. Están disponibles para coches diésel y gasolina y normalmente se instalan en la línea de combustible, justo delante del riel de combustible. Deben ser instalados por profesionales ya que provocan una reacción con el combustible.

Aditivos

En la mayoría de los casos, los aditivos son limpiadores similares a detergentes destinados a eliminar partículas y partículas en jeringas.

Reprogramación de la centralita

La modificación del control electrónico de la mecánica puede ser a través de aspectos como la inyección, la turboalimentación o incluso la mezcla aire-combustible. Los controles del vehículo deben ser reprogramados por expertos expertos y los análisis técnicos deben realizarse siempre en un banco de pruebas para garantizar resultados y confiabilidad. Antes de realizar un cambio importante en nuestro coche, como por ejemplo reprogramar la centralita, debemos tener en cuenta que hay que personalizarla. Es decir, en este caso es posible centrarse en reducir el consumo sin tener en cuenta la posible pérdida de fiabilidad y durabilidad.

vender mi coche