X

Calcula tu
cuota de renting

Motor carburación

El motor de carburación es aquel en el que dentro de él se realiza la mezcla de aire y gasolina antes de entrar a la cámara de combustión, la pieza en la que se realiza esta mezcla se llama carburador.

¿Qué es el motor de carburación?

El motor de carburación es aquel que tiene por objetivo realizar la mejor mezcla posible de aire y gasolina para obtener una explosión óptima, además dentro de él se realiza la mezcla de aire y gasolina en la pieza conocida como carburador.

La mezcla de gasolina la cual hace el carburador tiene que ser óptima, y este busca que la mezcla sea de 14.7 partes de aire por cada parte de gasolina, este factor se llama mezcla estequiométrica, la mezcla en esta proporción es la perfecta para que el motor funciones con mayor rendimiento. Los máximos y los mínimos permitidos para esta relación de mezcla son de 10:1 y 17:1, fuera de estas medidas no está permitido y además ya puede resultar perjudicial para el motor.

¿Cuáles son las partes del motor de carburación?

En primer lugar encontramos el carburador, que realmente es una pieza muy sencilla, la cual consta de dos entradas una de aire y otra de gasolina, de este modo se puede realizar la mezcla de manera correcta en las partes correspondientes a cada uno de los valores asignados.

Por otro lado encontramos el venturi, que es una cámara que vierte el combustible al carburador, con ello modifica la presión del aire para de este modo poder succionar hacia la cámara de combustión.

Por último también encontramos el pedal del acelerador que funciona como válvula para ver cuánta mezcla es la que entra al carburador, cuanta más cantidad queme, más potencia otorgará al coche y más par motor tendrá en el momento además de aumentar las revoluciones del motor.

Ventajas y desventajas del motor de carburación

Este tipo de piezas duran mucho tiempo antes de llegar a un reemplazo, todo esto fue gracias a la simplicidad del diseño, cuentan con muy pocas piezas y cumplen con un a funcions simple, es por ello que no tienen mucha probabilidad de estropearse y tienen un mantenimiento relativamente fácil, además su precio es bajo y no han evolucionado mucho desde su creación.

A parte de esto los sistemas de inyección son mucho más fiables y eficientes, gastan mucha menos gasolina, se consigue una autonomía mucho mayor y además se entrega mucha más potencia, el inconveniente es que son más caros de mantener, pero también tienen pocos problemas, por ello han sustituido poco a poco al carburador, siendo hoy en día la mejor opción para que el vehículo la lleve incorporado.