Émbolo

Los émbolos son un componente fundamental del motor. Su finalidad es deslizarse alternativamente dentro del cilindro, y también se conocen como pistones. El émbolo de un motor puede desplazarse gracias a las fuerzas que recibe de un líquido o un gas a presión.

Un émbolo debe ser potente, ligero, resistente a las altas temperaturas y resistente al desgaste y la corrosión. Por ello, suele estar compuesto por una aleación de aluminio con magnesio, silicio u otros metales. 

¿Qué es el émbolo de un coche?

El émbolo es un componente fundamental para el funcionamiento del motor de cualquier vehículo. Este elemento se desplaza en el interior del cilindro del coche, comprimiendo la mezcla de aire y combustible que se encuentra ahí. La alteración, tanto del volumen como de la presión de este fluido, provoca el movimiento que se transmitirá seguidamente desde la biela hasta el cigüeñal.

Características del émbolo

Los émbolos han de ser robustos, en especial en las zonas que han de soportar mayor esfuerzo. Su estructura ha de ser equilibrada, con el fin de evitar desequilibrios. Asimismo, han de ser ligeros, deben estar compuestos por materiales que sean considerados buenos conductores y han de tener un gran nivel de resistencia frente a la temperatura y al desgaste. 

Partes del émbolo

Todo émbolo se conforma de las siguientes piezas: 

  • Cabeza: con un diseño variable en función del motor. Se encuentra en la zona superior del émbolo, estableciendo contacto constante con cada una de las fases del fluido. 
  • Cielo: ubicado en la parte superior de la cabeza. Este elemento puede ser tanto cóncavo, como convexo o plano.
  • Alojamiento porta-aros: en él se encuentran los anillos. Su función es posibilitar el paso del aceite lubricante a través de sus orificios.
  • Paredes entre canaletas: permiten separar los dos canales entre sí.
  • Falda o pollera: localizada entre el centro del orificio del perno y el extremo inferior del émbolo.
  • Perno: es un pasador tubular de acero. 
  • Aros o segmentos: estas piezas, de aspecto circular, cumplen con la función de transmitir calor a las paredes del cilindro, así como controlar la lubricación de las paredes internas.

Tipos de émbolo

Siguiendo los diversos criterios existentes, podemos encontrar distintas clasificaciones de émbolos. Estos criterios pueden ser tanto el tipo de faldón que presenten, el estilo de lubricación del perno, el tipo de combustible que se emplee o el retorno del aceite en su ranura de lubricación. Sin embargo, la clasificación más empleada es la que se realiza en función del tipo de cabeza que presenta el émbolo, pudiendo ser tanto plana como cóncava o convexa.

 

vender mi coche
vender mi coche