X

Calcula tu
cuota de renting

ABC (Active Body Control) y E-ABC

ABC es el acrónimo del sistema del Active Body Control, cuya traducción en español es Control Activo de la Carrocería. Este sistema electroneumático permite ajustar la rigidez de los muelles de la suspensión que junto con el ajuste de la rigidez de los amortiguadores evita el balanceo de carrocería hasta en los puntos más complicados como en los apoyos más exigentes en curva. 

Es utilizado por la marca Mercedes-Benz en sus coches de alta gama para controlar el movimiento de la carrocería, reduciendo el balanceo que se genera en ciertas situaciones de la conducción como las curvas, aceleración y el frenado. Un sistema de suspensión hidráulica totalmente activa que ha sido utilizada por la marca germana en sus modelos de transmisión trasera.

e-Active Body Control, la evolución del ABC

El E-Active Body Control es el desarrollo más avanzado de suspensión de Mercedes ABC. Un sistema de 48 vótios  que alimenta bombas hidráulicas que contrarrestran los efectos en la carrocería de las  maniobras más exigentes que minimizan el balanceo de la estructura del coche. Una opción con gran penetración en sus modelos todoterreno y  SUV como el Mercedes GLE Y GLS.

Un paso avanzado de la tecnología madre de este sistema que aventaja a los desarrollos iniciales. No solo actua frente a fuerzas laterales, sino que también reacciona frente a esfuerzos que sacuden el chasis hacia arriba y hacia abajo. 

Todo ello, permite un gran desempeño de la estructura en los trayectos off-road como en la conducción más cotidiana.

¿Cómo funciona el ABC y el E-ABC?

Tanto el sistema primigenio como su evolución más actual se basan en los mismo principios: utilizar esta suspensión activa para inclinar el coche como reacción al balanceo del vehículo. 

Una reacción de la mecánica del coche a las exigencias de la conducción para dotar del máximo confort a la respuesta del coche frente a ciertas situaciones. 

En el caso del E-Active Body Control, el sistema evita el balanceo jugando con la inclinación y la elevación de las diferentes partes del vehículos mediante los amortiguadores, que experimentan una presión diferencial en sus cámaras según el resultado buscado.

Una compleja y eficaz solución que es suministrada y fabricada por la compañía especializada en suspensión Bilstein.