Balanceo

El balanceo es una técnica que consiste en ajustar los pesos del neumático y de la llanta para garantizar un equilibrio adecuado entre ellos. En pocas palabras, es el servicio de dividir el peso por igual entre los neumáticos y las llantas. Si no se hace el malabarismo, se corre el riesgo de desperdiciar miles de kilómetros de vida útil.

Cuando el volante de tu coche empiece a vibrar o a hacer ruidos al ir a cierta velocidad, sabrás que ha llegado el momento de balancear los neumáticos.

¿Qué es el balanceo?

Definimos como balanceo a la técnica empleada para equilibrar el peso de las ruedas de un coche para evitar que se den vibraciones cuando se circula a alta velocidad. Para ello, se trata de añadir contrapesos a las llantas de modo que se consiga distribuir por igual el peso entre todos los neumáticos del vehículo. Se trata de un proceso que ha de realizarse siempre que se realiza un cambio de neumáticos. 

Es habitual confundir el balanceo con la alineación, ya que los dos son procedimientos que requieren de un ajuste en las llantas. Sin embargo, mientras el balanceo trata de distribuir el peso, la alineación consiste en ajustar las llantas para que los neumáticos se encuentren perpendiculares a la carretera. 

Tipos de balanceo

Existen dos tipos de balanceo de neumáticos: el balanceo estático y el dinámico. 

  • Balanceo estático: en este tipo de balanceo, se montan pequeñas pesas en la llanta para mantener la estabilización. 
  • Balanceo dinámico: en este caso, se tiene en cuenta el peso de la llanta para hacer el cambio necesario.

¿Cuándo se requiere un balanceo?

Si bien es recomendable acudir a un taller para que realice un balanceo en tu vehículo cada 10.000 o 15.000 kilómetros, existen señales que indican que es necesario realizar el ajuste lo antes posible. 

La primera señal, y la más evidente de todas, son las vibraciones del volante o del vehículo. Si en el momento de conducción se perciben vibraciones o sonidos al alcanzar determinadas velocidades, y desaparecen al reducir la velocidad. Otro síntoma muy importante será la presencia de desgaste excesivo o irregular en los neumáticos. 

vender mi coche