Neumáticos de verano

Los neumáticos de verano son un tipo de neumáticos que, por sus características, están ideados para circular a temperaturas superiores a 7ºC.

Los neumáticos de verano se diferencian de los neumáticos de invierno por sus materiales y forma, ya que el dibujo de los de verano es mucho menos pronunciado, al no tener que afrontar carreteras con nieve o incluso hielo.

¿Qué son los neumáticos de verano?

Los neumáticos de verano son aquellos que se encuentran adaptados para mejorar la conducción en los meses más cálidos y secos del año. El aumento de la temperatura, la abrasión del asfalto, y las condiciones atmosféricas características de los meses de estío, hacen que este modelo concreto de neumáticos sean más convenientes para tu coche que los neumáticos de invierno. 

Dado el importante papel que juegan los neumáticos a la hora de garantizar condiciones de seguridad en la conducción, es recomendable limitar el uso de este tipo de neumáticos únicamente al período para el que se fabrican. Su empleo en condiciones poco favorables, como puede ser a temperaturas demasiado bajas, reducen su efectividad y con ello, la seguridad que confieren. 

Características de los neumáticos de verano

 Algunas de las características más importantes de este tipo de neumáticos son:

  • Son más económicos que los neumáticos de invierno.
  • Sus llantas son más resistentes, presentando un menor desgaste en verano (temperaturas que rondan los 25ºC) gracias a sus gomas más elásticas. Sin embargo, si se emplean estos neumáticos en climas fríos (por debajo de los 10ºC), el desgaste aumenta hasta un 15%.
  • El caucho empleado presenta mayor dureza, garantizando mayor adherencia al asfalto. 
  • Los neumáticos de verano son más anchos que los de invierno, presentando mayor superficie de contacto con la carretera.
  • Su sistema de evacuación de agua es más efectivo que en el caso de los neumáticos de invierno, reduciendo las posibilidades de que se produzca aquaplaning
  • Estos neumáticos presentan menor resistencia a la rodadura. Esto se traduce en una conducción más silenciosa y en un menor consumo de combustible.

¿Cuándo conviene usar neumáticos de verano?

El cambio de neumáticos de invierno a verano o viceversa no se realiza en todos los sitios, puesto que existen zonas cuyos cambios de temperatura no requieren de medidas tan drásticas. 

Se recomienda adaptar los neumáticos cuando el cambio de clima de una estación a otra es más acusado. En España, esto suele darse principalmente en zonas de montaña, donde la temperatura en invierno es muy baja y contrasta con el tiempo veraniego. En las zonas costeras, por ejemplo, las temperaturas tienden a ser más suaves. 

Por todo ello, no resulta aconsejable molestarse en realizar un cambio de neumáticos a no ser que las temperaturas en verano alcancen cifras muy elevadas. 

vender mi coche