Chasis

El chasis (también llamado bastidores la estructura de nuestro vehículo. Es  el esqueleto metálico que vertebra el coche y sustenta el resto de elementos. 

El chasis se encarga de que tanto las suspensiones, el motor y el resto de elementos se asienten en su lugar sin sufrir tensiones que deterioren los componentes. Además, la estructura metálica tiene que absorber todos los esfuerzos.

Un buen bastidor debe de ser resistente, rígido y ligero.

¿Qué es el chasis?

El chasis o bastidor es la estructura interna de nuestro coche. Ejerce de “esqueleto” del vehículo, sosteniéndolo y proporcionándole forma, rigidez y estabilidad. Para garantizar su correcto funcionamiento, todos los chasis han de cumplir una serie de requisitos comunes: peso, rigidez torsional, resistencia, resiliencia y sencillez.

Aunque se trata de una parte básica en todo coche, su forma puede cambiar en función del modelo de automóvil. 

Es importante no confundirlo con la carrocería, que conforma la parte visible del automóvil, incluyendo elementos como las puertas, el capó, etc. 

Funciones del chasis

Además de su función como elemento de seguridad, ya que se encarga de absorber el impacto que recibe el coche en caso de accidente, el chasis realiza otras tantas funciones fundamentales:

  • Conecta las cuatro ruedas y el sistema de dirección del vehículo.
  • Soporta y distribuye la carga y esfuerzos realizados por el coche, como aquellos derivados del frenado y aceleración.
  • Soporta la carga de los pasajeros, así como el equipaje u otros objetos que puedan llevar.
  • Soporta las condiciones de la carretera, que pueden ser desfavorables.
  • Permite ubicar todos los componentes del automóvil.

Tipos de chasis

Podemos distinguir dos modalidades principales de chasis, siendo estos:

  • Chasis independientes: puede ser de bastidor, central o híbrido. Es el menos utilizado en la actualidad. Los chasis de bastidor se usaron en el montaje de los primeros automóviles. Se compone de tres partes: 
    • un canal C, que ofrece flexión,
    • una caja cerrada, que aporta resistencia,
    • y un canal U, usado en los paneles internos de los pasaruedas.
  • Chasis monocasco o autoportante: de tardía implantación, es el que puedes encontrar en casi todos los vehículos. Constan de una única pieza, en la que se integra tanto el cubículo en el que viajan los pasajeros como el resto de componentes mecánicos relacionados con el motor. 

Además de los chasis ya mencionados podemos encontrar una modalidad intermedia, denominada chasis semimonocasco, que cuenta con un sistema de bastidor parcial. 

vender mi coche