X

Calcula tu
cuota de renting

Calcula tu renting de forma online sin compromiso
X

Vende tu coche

Tasa tu coche gratis en pocos pasos

Vende tu coche de forma online sin compromiso

Cremallera de dirección

La cremallera de dirección del coche es uno de los elementos fundamentales del sistema de dirección del vehículo. Cuando un coche está en movimiento, cada vez que se cambia de dirección entran en juego una serie de mecanismos y piezas para que eso sea posible. Es algo que el conductor no percibe pero que sería imposible sin un sistema de dirección. A lo largo de la historia automovilística se han desarrollado diferentes sistemas de dirección hasta llegar a la situación actual, en el que la mayoría de vehículos utiliza cremallera con dirección asistida.

¿Qué es la cremallera de dirección?

La cremallera de dirección es un sistema sencillo: un piñón que gira a la izquierda o la derecha sobre una cremallera (o riel) cada vez que movemos el volante. De este modo, transforma el movimiento circular en lineal, o viceversa. En el caso de tener dirección asistida el sistema y diseño es diferente al colocarse un pistón (al que se le añade líquido) en la cremallera.

 

Tipos de cremalleras de dirección

  • Mecánica: es la más simple de todas y apenas se utiliza ya que al no tener ningún tipo de asistencia el volante resulta muy duro, especialmente en maniobras como estacionamientos. Lo siguen usando los coches de carreras.

 

  • Hidráulica: cuenta con una bomba hidráulica que, a su vez, puede ser de dos tipos: servo motora o con sistema de poleas. Lo más habitual es que la propia cremallera se aproveche como pistón hidráulico para dar la asistencia.

 

  • Eléctrica: es el sistema más moderno. Como su nombre indica, usa un motor eléctrico para dar la asistencia al volante con la ventaja de que, según la velocidad, adapta su dureza, lo que facilita, por ejemplo, las maniobras para aparcar.

 

Principales beneficios de la cremallera de dirección

Los sistemas de dirección mediante cremallera y piñón se suelen montar sobre todo en los turismos de tracción delantera, ya que mejora mucho el tacto de la dirección y el esfuerzo que debe realizar el conductor para mover el volante.

Por otra parte, el mecanismo permite una mayor suavidad en los giros y mejores y más rápidas recuperaciones, con lo que se consigue una dirección más estable y segura.

 

Problemas con la cremallera de dirección

Uno de los principales síntomas para saber que hay algún problema con la cremallera de la dirección es que se nota holgura en las ruedas. La forma más fácil de detectarlo es girando el volante a un lado y a otro haciendo movimientos cortos y rápidos. Si se nota holgura, es posible que haya algún problema en la cremallera de dirección.

Cuando realices un giro, si necesitas girar más el volante que antes, es posible que haya algún fallo en la cremallera.

Por último, si al circular en línea recta el coche no mantiene la trayectoria, se escuchan ruidos en la dirección o esta se pone rígida, lo más probable es que exista alguna avería en la cremallera o en el piñón.