Bomba de aceite

La bomba de aceite es esencial para asegurar que la presión dentro del circuito de engrase del motor sea la óptima. Por tanto, la bomba de aceite es el elemento que hace circular el aceite para que la presión y el caudal sea el idóneo.

Los motores están compuestos por muchas piezas delicadas que necesitan una presión de trabajo y una lubricación constante. Sin la bomba de aceite se producirían rozamientos que afectarían a las principales partes del motor inmovilizándolas. A esta avería se le conoce como “gripado”.

¿Qué es la bomba de aceite?

La bomba de aceite, también denominada bomba de lubricante, es el componente encargado de distribuir el aceite por todo el motor, garantizando unos niveles de presión y lubricación adecuados para evitar el desgaste prematuro de los elementos metálicos del motor. La correcta lubricación del motor se traduce en una menor fricción, rozamiento, desgaste y exceso de temperatura, permitiendo su óptimo funcionamiento.

Se trata de una pieza fundamental, siendo necesario garantizar revisiones periódicas y sustituirlo cuando se requiera. Una avería podría suponer una inversión elevada para su reparación, no tanto por el precio de la bomba de aceite sino por la cantidad de horas de mano de obra que se requerirían. 

Componentes de la bomba de aceite

Toda bomba de aceite está formada por cinco partes:

  • Cárter o cuerpo de la bomba.
  • Anillo de control: cumple la función de regular la presión.
  • Paletas del rotor.
  • Retorno: se encarga de desplazar el anillo de control. 
  • Entrada y salida de aceite.

Funcionamiento de la bomba de aceite

El funcionamiento de la bomba de lubricante es bastante sencillo. Cuando el vehículo se encuentra estacionado, todo el aceite se deposita en el cárter. Una vez empieza a funcionar el motor, este aceite es succionado hacia la parte superior, desde donde será distribuido a todas las piezas del motor. La bomba de aceite tiene como función mantener los niveles de presión y lubricación adecuados y constantes. Si la presión se eleva, se acciona la válvula de descarga hasta que esta presión vuelve a una situación normal. 

Es necesario contar con un nivel de aceite adecuado, que se podrá comprobar levantando el capó de nuestro automóvil. 

Tipos de bombas de aceite 

Si nos fijamos en el mecanismo de funcionamiento de las bombas de aceite, podemos distinguir tres tipos:

  • Bomba de rotor: cuenta con un sistema de engranajes interno. El piñón o rotor arrastrará un anillo o rodete entre entrantes, que gira en el mismo sentido que el rotor.
  • Bomba de engranaje: se compone de dos engranajes colocados muy próximos entre sí. Convierten su energía de rotación en energía hidráulica, que desplazará el aceite.
  • Bomba de paletas: se compone de rotor, paletas deslizantes y carcasa.
vender mi coche