Copelas o torretas

Las copelas o torretas de un vehículo son piezas del sistema de suspensión cuya función es unir la carrocería con la parte de arriba del amortiguador.

¿Qué son las copelas?

Las copelas o torretas de suspensión son piezas que forman parte del sistema de suspensión del coche y que hacen posible el giro de los amortiguadores con la dirección. Las copelas reciben la carga generada por la suspensión y el chasis se flexiona debido a esa carga. Si la flexión del chasis es excesiva puede perjudicar a la conducción perdiendo algo el control. Es ahí donde las barras de torretas toman protagonismo, ya que son las encargadas de aportar rigidez reforzando el chasis y consiguiendo evitar la deformación del chasis al someterse a tanta presión. 

¿Qué es una barra de torretas?

Una barra de torretas es aquel elemento que une las dos torretas de suspensión y redirige la carga sobre el sistema de suspensión. Las diferencias son notables según el vehículo y la conducción. De todas formas, esta barra aumenta la estabilidad del vehículo en las curvas y mejora la reacción de la suspensión, además del refuerzo que ofrece al chasis para evitar la rotura de éste. 

¿Cuando hay que cambiar las copelas de los amortiguadores?

Las copelas o torretas de la suspensión como cualquier otro elemento del vehículo pueden dañarse y cuando esto ocurre producen un ruido fuerte y continuo. Cuando se produzcan este tipo de averías deberemos acudir a un mecánico y reparar la pieza, algunos de los síntomas que pueden sufrir las copelas y nos pueden servir para identificar si están en mal estado son los siguientes:

  • Se escuchan ruidos fuertes y metálicos en los giros.
  • La dirección funciona muy dura o muy blanda.
  • Neumáticos mal alineados.
  • Vibraciones al conducir.
  • El coche puede desviarse hacia un lado.

¿Qué ruido hacen las copelas del amortiguador?

Cuando realizamos un giro a una velocidad baja o media si las copelas o torretas están agrietadas se puede escuchar un ruido, debido a que cuando se agrietan comienzan a crujir. Es un ruido muy fuerte por lo que no pasará desapercibido, es un sonido metálico. Si las copelas del amortiguador se encuentran en mal estado comenzaremos a escuchar el ruido cuando la suspensión esté en reposo, es decir, cuando el vehículo circule a velocidad baja. Este ruido puede ser difícil de distinguir ya que puede confundirse con el sonido que producen los casquillos de transmisión o los rodamientos, por eso cuando se aprecie el sonido lo mejor será acudir a un profesional para localizar y reparar la avería.

Vida útil de las copelas de suspensión

Las copelas normalmente se dañan por el paso del tiempo y a su vez, pueden dañarse por qué las gomas hayan perdido elasticidad. Si se da un mal uso del vehículo y la conducción es brusca los daños serán notables con anterioridad, sin embargo las copelas pueden funcionar sin problemas hasta los 100.000 kms cuando realicemos una conducción correcta.

vender mi coche