Control de crucero (CC)

El control de crucero es el sistema que permite al conductor de un vehículo mantener automáticamente la velocidad establecida por el conductor, de modo que este último no tenga que pisar el pedal. En otras palabras, el control de crucero mantiene la velocidad del vehículo en lugar del conductor.

Es habitual que este sistema sea conocido por las siglas CC que corresponden a las siglas Cruise Control o, en algunos modelos de origen alemám, se nombre como Tempomat que es su traducción al alemán. 

¿Qué es el control de Crucero (CC)?

El control de crucero es un sistema que controla automáticamente la velocidad de un vehículo. El conductor establece la velocidad y el sistema de control del vehículo acelera o decelera para mantener una velocidad constante.

 

¿Cuándo fue la primera vez que se usí el control de crucero en automóviles?

El control de crucero es uno de los mecanismos del automóvil que automatizaban alguna función que antes se desarrolló. Los primeros mecanismos de control de velocidad se desarrollaron en los albores del automóvil, pero no se utilizaron como tales hasta finales de la década de 1950. 

Se considera que el Chrysler Imperial de 1958 fue el primer vehículo comercial en utilizarlos, aunque hizo popular solo años después.

Hoy en día, el sistema es ampliamente utilizado en el mercado, disponible en modelos de todos los segmentos.

Sin embargo, los sistemas de control de crucero utilizados hoy en día son evoluciones más complejas de la versión original. Los sistema ACC o ISA son el desarrollo moderno del CC.

¿Cómo funciona el control de Crucero (CC)?

El control de crucero adaptativo se sirve de una serie de radares o láseres para mantener la misma velocidad que el vehículo que tiene delante, incluso a baja velocidad. Calcula la distancia entre el coche y el resto de vehículos para regular la velocidad y mantener una distancia de seguridad. 

Para poner en funcionamiento el conductor debe accionarlo desde los mandos del vehículo pudiendo precisar a que velocidad por hora desea mantener. De tal forma que una vez accionado, el conductor puede retirar el pie del acelerador y el vehículo sostiene él solo la velocidad. 

El control de velocidad conservará la velocidad del vehículo indistintamente de las condiciones de la carretera, es decir, aunque el vehículo esté ascendiendo o descendiendo una pendiente el vehículo seguirá al mismpo ritmo de conducción. 

vender mi coche