Ballesta

Las ballestas son una parte fundamental en la suspensión de muchos vehículos. Consiste en un conjunto de láminas superpuestas de acero elástico unidas en el centro por una tuerca de tipo “capuchino” y manteniéndose unidas por un grupo de abrazaderas que evitan que tomen forma de abanico y permitiendo el deslizamiento de las hojas. Todo esto forma un conjunto elástico y resistente. A día de hoy, este sistema de suspensión es muy utilizado por los vehículos más pesados.

Definición de ballesta 

La ballesta es un sistema de amortiguación de coches empleado principalmente en vehículos pesados, como puede ser el caso de camiones y furgonetas. Se compone de una serie de láminas de acero, también denominadas hojas, todas ellas unificadas a través de una abertura ubicada en la parte central de estas. Las características de su constitución permiten que esta no se deforme tras sufrir la aplicación de una gran fuerza, siendo capaz de volver a su posición inicial tras su uso. 

Tipos de ballestas 

Desde el inicio de su uso como amortiguadores para carruajes tirados por caballos, las ballestas han ido evolucionando y se han rediseñado hasta llegar a su versión más moderna, flexible y adaptada a las características de los vehículos. Fruto de esta transformación, actualmente podemos distinguir hasta 4 tipos de ballestas, siendo estos los siguientes:

  • Ballesta transversal.
  • Ballesta elíptica y semi-elíptica.
  • Ballesta elíptica de un cuarto y tres cuartos.
  • Ballesta parabólica. 

Ventajas y desventajas de la suspensión de ballestas

Las ballestas cuentan con una serie de ventajas e inconvenientes que son necesarios tener en cuenta a la hora de sopesar distintos tipos de sistemas de amortiguación. Gracias a la solidez de su diseño, las ballestas son capaces de soportar tensiones elevadas y de absorber impactos producidos por baches u otras regularidades que se puedan encontrar en la carretera. Sin embargo, este tipo de amortiguación cuenta también con limitaciones, siendo la principal la falta de comodidad debido a las propiedades de su composición. 

Ventajas 

Entre los principales factores a favor de las ballestas, podemos destacar:

  • Estructura de composición simple.
  • Coste de fabricación bajo.
  • Mantenimiento sencillo.
  • Diseño robusto, preparado para absorber eficazmente los impactos. 

Desventajas 

En cuanto a los inconvenientes o factores en contra de las ballestas, hablamos de:

  • Reducida comodidad de conducción.
  • Difícil adaptación a las distintas funciones que pueda requerir.
  • No cumple con las exigencias de confort y estabilidad requeridas en vehículos de menor tamaño.
vender mi coche