Quitamiedos

Se ha desarrollado una gran cantidad de elementos de seguridad para las carreteras, ya sea con el fin de delimitar la misma, contribuir a su visibilidad o reducir los impactos. Entre estas medidas podemos encontrar el quitamiedos. Este elemento se sitúa a ambos lados de la carretera, especialmente en los tramos de mayor peligrosidad, con el objetivo de evitar que los vehículos colisionen contra otros elementos o se salgan de la calzada. 

¿Qué es el quitamiedos?

El quitamiedos de carretera, también conocido como bionda, guardarrail o sistema de contención, es un elemento de protección de seguridad vial pasiva que se instala como medida para delimitar calzadas de sentido contrario o como barrera para prevenir que los coches puedan salirse de la vía en los tramos de carretera considerados más peligrosos. 

Composición

Es de vital importancia que todo quitamiedos se fabrique con materiales de gran resistencia, como puede ser una combinación de metales entre los que predominan el zinc y el acero. Estos dos componentes aportan rigidez y durabilidad, al mismo tiempo que permiten cierto grado de deformación en caso de impacto, permitiendo absorber los impactos. Además, con el fin de contribuir a su visibilidad, en muchos casos suelen incorporar elementos reflectantes. 

Cuentan con una medida estándar de 7,65 metros.

Pruebas de validación de los quitamiedos

Dada la importancia de estos elementos de seguridad, es necesario que los quitamiedos pasen por ciertos protocolos de validación para obtener la “Marca CE”, lo que permitirá su instalación en las carreteras. Una vez aprobados tanto su diseño como los materiales que se emplearán para su fabricación, se realizan ensayos de colisiones reales siguiendo diversos estándares: se alternan modelos de vehículos y sus masas, velocidades, ángulos y puntos de impacto, etc. 

Para que estos sistemas de contención pasen definitivamente las pruebas, habrá que fijarse en tres aspectos:

  • la adecuación al terreno,
  • los posibles daños que puedan sufrir los pasajeros,
  • y la trayectoria que sigue el vehículo tras el impacto, ya que la barrera deberá ser capaz de redirigir al coche evitando post-colisiones.

Modelos de quitamiedos

Aunque desde su primer uso los quitamiedos han ido evolucionando constantemente, con el ojo puesto en garantizar al máximo la seguridad tanto de conductores de vehículos de todos los tamaños como de motocicletas, actualmente podemos clasificarlos en tres modalidades principales:

  • Quitamiedos flexibles: se componen de cables de acero, lo que permitirá una mayor absorción del impacto.
  • Quitamiedos semirrígidos: son los más habituales. Se fabrican con barras de metal, montadas sobre postes. 
  • Quitamiedos rígidos: es el tipo más seguro. Se componen de una doble bionda y caucho reciclado. 
vender mi coche