X

Calcula tu
cuota de renting

Conducción a la defensiva

La conducción a la defensiva implica conducir de tal manera que se eviten accidentes, a pesar de cualquier comportamiento inadecuado o comportamiento demostrado por otros conductores u observado en la carretera, como carreteras malas, alarmas inadecuadas, etc.

Mantén un ojo en todo lo que está sucediendo a tu alrededor. El conductor necesita visión panorámica. Esto significa que no es suficiente con ver lo que está sucediendo delante del coche. También debemos ser conscientes de lo que está sucediendo en el mundo que nos rodea. Para ello, debemos revisar constantemente nuestros espejos retrovisores, vigilar lo que está sucediendo frente a nosotros y controlar nuestros puntos ciegos. Mantenga un ojo en la carretera y tenga en cuenta todos los peligros potenciales.


 

Recomendaciones para la conducción defensiva

  • Esperar es importante. Si conduces más lento, tendrás una mejor perspectiva y más tiempo para moverte y responder a posibles eventos imprevistos. 
  • Ten cuidado. No existe tal cosa como una garantía. El conductor puede pasar la señal de "Stop" en cualquier momento o no ceder.
  • Mantenga un espacio seguro entre el coche delante de usted y el coche detrás de usted. Reduzca la velocidad temprano y sin problemas para dar a otros conductores tiempo suficiente para reaccionar. 
  • Sepa qué tipo de coche tiene. Es muy importante entender el propósito de cada uno de los sistemas de seguridad de su automóvil y cómo aprovecharlos al máximo.
  • Aprenda habilidades de conducción para ayudarle a responder a incidentes inesperados como aquaplaning y fallo de conducción de frenos. 
  • No beba ni coma nada que pueda empeorar sus sentimientos (alcohol, drogas, etc.). También debe tener cuidado al tomar medicamentos. Tenga en cuenta que muchos de ellos no son adecuados para la conducción.
  • Por supuesto, siga las reglas y las señales de tráfico. 
  • Tómese su tiempo tanto como pueda. Si utilizamos la comunicación ruidosa o gps, no seremos capaces de conducir con eficacia. 
  • Mantener ambas manos en el volante de diez a diez menos cuarto, lo que nos permite reaccionar rápidamente en caso de emergencia.