X

Calcula tu
cuota de renting

Frenos carbocerámicos

Los frenos carbocerámicos son un tipo de sistema de retención del vehículo que actúa sobre éste de la manera más efectiva debido a la alta resistencia y calidad de los materiales empleados para su fabricación. Normalmente este tipo de frenos se instalan en coches de alta gama y deportivos debido a su alto valor.

¿Qué son los frenos carbocerámicos?

Los frenos carbocerámicos son un sistema de retención de alta calidad fabricado con materiales de alta resistencia, están fabricados con un tipo de composte cerámico que posee una cierta adherencia y se pega a la fibra de carbono, haciendo que sea mucho más eficaz, se caliente menos y sea mucho más resistente. 

El material empleado se llama carburo de silicio y aporta una gran rigidez, lo que incrementa la seguridad además del sistema de frenado ya que evita que se puedan producir fracturas debido a la alta fricción a la que están sometidos unos frenos. Además como hemos comentado anteriormente este tipo de frenos están instalados en vehículos de alta gama, por ello que tienen mucha potencia y el frenado debe ser resistente y seguro, ya que un coche que lleva una alta potencia en el motor debe incorporar un sistema de frenado acorde para poder detenerlo de manera segura.

Ventajas de los frenos carbocerámicos

En este apartado nos dispondremos a analizar las ventajas que supone montar un sistema de frenado carbocerámico, ya que aporta una seguridad extra al vehículo.

  • Más resistencia: Este sistema de frenado aguanta una temperatura mucho mayor sin sufris daños y deformarse, este tipo de sistema puede aguantar hasta 1.300 grados de temperatura sin sufrir daño, por lo que supera a un sistema de frenado convencional en todos los aspectos.
  • Mayor eficacia: Además como hemos visto en los apartados anteriores, este sistema de frenado cuenta con diversos materiales que reaccionan a la fricción y hace que se vuelvan más pegajosos, es por ello que tienen mucha más adherencia y disminuyen la distancia de frenado.
  • Mayor durabilidad: Este tipo de frenos aguantan más de 300.000 kilómetros de distancia, también dependiendo del uso que se les dé, pero aún llevando una conducción deportiva superan a la vida útil de un freno convencional.
  • Menor peso: Es mucho más liviano que los sistemas tradicionales, ya que está fabricado en materiales más ligeros que el hierro, es por ello que el sistema como bien hemos comentado se instala en coches deportivos que quieren ser más ligeros y más eficaces.
  • Otras mejoras: Reduce el ruido y las vibraciones al volante, lo que aporta una mayoro seguridad al piloto y puede disfrutar más de la conducción.

Inconvenientes de los frenos carbocerámicos

Este sistema de frenado tienen un precio muy elevado y no es apto para todos los bolsillos, es por ello que este sistema únicamente suele venir montado en vehículos cuyo precio supera los 200.000 euros de pvp, ya que si no no sale rentable el proceso de instalación en dicho vehículo ya que este también es muy costoso y laborioso.

Por otro lado este sistema de frenado tampoco es apto para todos los vehículos, ya que si se instalara en vehículos normales se acabarán estropeando ya que este tipo de sistema requiere de unas frenadas fuertes y bruscas para que sigan calentando y manteniendo.

Por último, estos frenos son muy ineficientes cuando están fríos, ya que el material hace reacción con la fricción y la temperatura, es por ello que al realizar una frenada brusca cuando el sistema no está a la temperatura correcta puede provocar un mal funcionamiento del sistema y no ser igual de eficaz que si se encuentran a la temperatura correcta.