X

Calcula tu
cuota de renting

Calcula tu renting de forma online sin compromiso
X

Vende tu coche

Tasa tu coche gratis en pocos pasos

Vende tu coche de forma online sin compromiso

Parachoques

Pieza del automóvil situada en su parte delantera y trasera del vehículo que sirve para amortiguar el efecto de los golpes y proteger la carrocería, protegiendo de esa forma a los pasajeros del turismo.

¿Qué es el parachoques?

 

El parachoques o paragolpes es la pieza de un vehículo que se encuentra en la parte trasera y delantera de este con el objetivo de amortiguar y proteger al vehículo y a los pasajeros en caso de colisión, absorbiendo la energía cinética y empujándola en forma de rebote hacia el centro del choque, consiguiendo así una reducción de daños, pero no de impacto.

 

¿Para qué sirve el parachoques?

 

Aunque por su nombre un parachoques parezca un elemento más de la seguridad de los automóviles, que protege en caso de impacto a los ocupantes del vehículo, este elemento tan solo está diseñado para disminuir al máximo posible los daños causados en la parte delantera y en la parte posterior de los coches en caso de sufrir un impacto.

La función principal de un parachoques es la de proteger elementos como el capó, la zona del maletero, la parrilla delantera, el depósito de combustible, el sistema de escape o el de refrigeración.

 

Tipos de parachoques

 

Hay parachoques que pueden ofrecer una protección mayor que otros. En función del tipo de material que se haya empleado en su fabricación, se pueden distinguir varios tipos.

El parachoques más barato y más fácil de fabricar es el de plástico, pero tiene un inconveniente importante y es que se agrieta muy rápido con un ligero impacto.

Un parachoques más resistente podría ser uno fabricado en aluminio, estos, al ser muy ligeros, reducen el peso del coche y por lo tanto el consumo de combustible.

Existen parachoques hechos de fibra de carbono o de vidrio, estos últimos tienen la ventaja de no tener un precio tan elevado como los de carbono aunque presentan menos flexibilidad que los de plástico. Tanto la fibra de carbono como la de vidrio son materiales muy ligeros y resistentes.

Por último, uno de los parachoques que mejor protege ante impactos son los de acero, aunque presentan la desventaja de tener un peso muy elevado.