AHR (Active Head Restraint)

AHR es el acrónimo de Active Head Restraint, que podría traducirse por sistema de reposacabezas activo. 

En el caso de un accidente trasero, algunos fabricantes montan reposacabezas especiales que tiran de la cabeza y ceden ligeramente, absorbiendo parte de la energía del impacto y reduciendo el riesgo de lesiones en el cuello.

¿Qué es el AHR?

AHR, Active Head Restraint o reposacabezas activo es uno de los elementos de seguridad pasivos con los que cuenta cualquier coche. Su función se basa en reducir la fuerza del impacto en caso de colisión trasera, evitando posibles lesiones cervicales provocadas por el efecto látigo. Cuando se produce este impacto, tanto los pasajeros como los asientos se desplazan hacia delante de forma brusca. Es en ese momento cuando el reposacabezas se activa automáticamente, ajustándose de forma que limite la trayectoria de la cabeza en su vuelta a su posición inicial.

Para que este elemento de seguridad sea efectivo, debe existir una separación de 4 a 7 centímetros entre la cabeza del ocupante y el mismo reposacabezas. Además, es necesario mantener una posición correcta durante la conducción y no olvidar que se trata de un sistema de seguridad, no un complemento de confort. 

¿Cómo funciona el AHR?

El reposacabezas activo se monta sobre una placa de presión en el respaldo del asiento mediante unos muelles, y cuenta con una parte externa acolchada. Cuando se aplica una fuerza elevada a estos muelles, resultado de la colisión, la placa de presión se moverá, subiendo y desplazando frontalmente el reposacabezas de modo que pueda sujetar la cabeza antes de que se produzcan lesiones importantes. 

Tipos de reposacabezas activos

Desde su invención en los años 50, los reposacabezas eran considerados como un elemento de lujo. Tras comprobar su efectividad a la hora de reducir lesiones, pasaron a considerarse obligatorios para todos los vehículos. Se pueden distinguir dos tipos de reposacabezas: los integrados o fijos, más básicos pero eficaces si se ajustan adecuadamente, y los activos o ajustables.

Dentro de los reposacabezas ajustables podemos encontrar tres modalidades, que se distinguen en función de su funcionamiento:

  • Mecánico: funciona gracias al efecto palanca, de modo que en el momento en que la espalda del pasajero presiona el respaldo, los sistemas internos mueven el reposacabezas. 
  • Pirotécnico: en este caso, el reposacabezas se mueve gracias a la acción de unos generadores de gas a presión.
  • Electrónico: combina los dos tipos anteriores. Cuenta con un sensor electrónico que, al detectar el impacto, activa unos muelles que moverán el reposacabezas. 
vender mi coche