Culata

La culata es una de las partes principales del vehículo, ya que sirve de soporte para otros muchos elementos y componentes. En concreto, la culata es un bloque, generalmente de hierro fundido o de una aleación de aluminio, que se encuentra sobre los cilindros. Su papel es evitar las pérdidas por compresión.

¿Qué es la culata del motor?

La culata es un elemento fundamental en todo coche, puesto que alberga componentes importantes del motor como pueden ser el cigüeñal, las bielas y los pistones, entre otros. Su tarea es evitar pérdidas de compresión del interior de los cilindros del motor, actuando como un bloque que se coloca en los extremos de dichos cilindros. 

Se suele fabricar a partir de hierro fundido o aleación de aluminio, aprovechando las propiedades de conductividad térmica, resistencia y rigidez de estos materiales. 

Partes de la culata

Las culatas de los coches se encuentran compuestas por varias piezas: 

  • Tapa de la culata: se encuentra en la parte superior, y garantiza que el aceite se mantenga en el interior de la culata, evitando que pierda lubricación.
  • Junta de la tapa de la culata: permite conservar la hermeticidad entre la culata y su tapa.
  • Culata: en ella encontramos piezas como las válvulas, los árboles de levas, etc.
  • Junta de la culata: permite conservar la hermeticidad entre la culata y el resto del motor.

Tipos de culata

Podemos distinguir distintos tipos de culatas a partir del diseño de estas: 

  • Culata con cabeza de cilindro plana: obsoletas en la actualidad, se trata del modelo más simple. Las levas actuaban directamente sobre las válvulas.
  • Culata con cabeza de válvula aérea o OHV: se pueden encontrar en motores con disposición V8. Las válvulas, ubicadas en el interior de los cabezales, funcionan desde la leva a través de un tren de válvulas.
  • Culata con árbol de levas simple o OHC: a pesar del auge que han experimentado en los últimos años, están siendo sustituidas por el siguiente tipo. Se ubica en la misma posición que la leva, en la parte de arriba de la cabeza del cilindro.
  • Culata con árbol de levas doble o DOHC: los árboles de levas se ubican en la parte superior de la cabeza de los cilindros, y garantizan un mayor nivel de control del motor. 

Averías y mantenimiento de la culata 

Existen varios síntomas que podrían anunciar la avería de la culata de un motor, siendo indicadores de que has de llevar tu coche al taller.

  • Se pueden dar fugas, tanto de aceite como de líquido refrigerante.
  • Puede apreciarse en el rendimiento del mismo motor, que se puede resentir. 
  • Si nuestro vehículo sufre una avería, también podemos apreciarlo por un fallo en el encendido del motor.
  • Aunque es menos habitual, puede producirse salida de humo blanco y espeso por el escape. 

Para evitar, en la medida de lo posible, que se produzcan estas averías, existen varias formas de cuidar el estado de la culata de tu motor.

  • En primer lugar, resulta conveniente apretar las tuercas de la culata tras recorrer los primeros 2.000 kilómetros o tras cada sustitución de la junta. 
  • Se puede comprobar si existen deformaciones, fruto del sobrecalentamiento producido por la falta de agua o por fallos en la bomba de agua.
  • Finalmente, es importante garantizar que la culata esté limpia.
vender mi coche