Volante de inercia

Un volante de inercia o un volante motor en términos automovilísticos se encarga de acumular energía y administrarla al motor. Su función es regular el giro y es el encargado de transmitir el movimiento del motor a la caja de cambios, logra disminuir las vibraciones y cambios violentos.

¿Qué es el volante de inercia?

El volante de inercia es una pieza fundamental en los coches ya que sus funciones son regular el giro, evitar las vibraciones y a su vez transmitir el movimiento del giro del motor a la caja de cambios. 

El volante de inercia por lo tanto también tiene relación con la fuerza de inercia y con la resistencia que oponga. Cuanto mayor sea el volante mayor será la resistencia, la fuerza de inercia. Es por esto que el motor trabaja más en este caso que en un volante de inercia o de motor ligero como pueden tener los coches de competición. Uno ligero te permite realizar aceleraciones más rápidas ya que la fuerza de inercia es menor.

Tipos de volantes de inercia

Existen dos tipos de volantes de inercia: 

  • Volante SMF o monomasa  
  • Volante  DMF o bimasa.

Funciones del volante motor

La principal función de esta pieza va a ser regular el giro de forma que no se produzcan alteraciones. Esto es porque el motor produce unas explosiones que provocan un giro a una velocidad no constante sino que lo hace en forma de impulsos. A su vez, su función es transmitir el giro del motor a la caja de cambios.

¿Cómo saber si el volante de inercia está dañado?

Como cualquier pieza del coche, el volante de inercia es objeto de averías. La manera más sencilla de mantenerlo correctamente sería haciendo un buen uso del embrague y no forzar los acelerones. Esta pieza tiene mucha unión a su vez al motor osea que tanto con el embrague como con el motor deberemos hacer un buen uso de ambos si queremos mantener el volante de inercia en buen estado. 

¿Cuándo hay que cambiar el volante motor?

El volante motor va directamente relacionado con el embrague por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de cambiar el volante. Normalmente, los fabricantes recomiendan cambiar ambas piezas a la vez, embrague y volante de inercia, al funcionar como un equipo su desgaste generalmente va a ser similar. Se debe tener en cuenta también el desgaste si se realizan muchos kilómetros deberemos prestar atención, a su vez, va relacionado con el mal uso, por lo que si la conducción es brusca es más fácil que se produzca el desgaste.

Y por supuesto, si se produce algún accidente, golpe será necesario una revisión.

vender mi coche