X

Calcula tu
cuota de renting

Carril de deceleración

Los carriles de deceleración son unos tipos de vías anexas a la vía principal que sirven para abandonarlas de manera segura y eficaz sin perturbar la circulación del resto de conductores, evitando así situaciones de riesgo y accidentes.

¿Qué es un carril de deceleración?

Un carril de deceleración es un sistema de ayuda al conductor que sirve para abandonar las vías más rápidas de manera segura y eficaz para evitar posibles accidentes y de ese modo ayudando y generando seguridad en los conductores. Estos sirven para ir frenando poco a poco nuestra velocidad para poder adaptarnos a la vía a la que vamos a incorporarnos después de haber salido de la vía rápida.

Cómo actuar en un carril de deceleración

No podremos utilizar el arcén a la hora de entrar en ese carril, ya que es una parte de la vía por la que pueden circular determinados vehículos, en este caso como hemos dicho no podrán acceder los vehículos que quieran incorporarse al carril de deceleración ya que es muy peligroso y podremos causar un accidente.

Deberemos advertir el tipo de maniobra que vamos a realizar con el tiempo suficiente para que seamos vistos por el resto de conductores, de ese modo también nos colocaremos a la derecha lo antes posible. Del mismo modo operaremos si la salida se encuentra en el lado izquierdo de la vía, avisaremos de todas nuestra maniobras y nos cambiaremos de lugar lo antes posible para ser vistos por el resto de conductores y permitirles que se anticipen, pero por norma general los carriles de salida y por tanto de deceleración de las vías rápidas se encuentran a la derecha.

Tendremos que salir por el principio del carril de deceleración, no debemos esperarnos hasta el último momento para entrar ya que podemos ocasionar diversos problemas al resto de conductores, así, de este modo, contaremos con más distancia para poder frenar progresivamente y realizaremos la maniobra de un modo mucho más seguro.

También debemos valorar la longitud del carril de deceleración, por norma general estos carriles suelen tener una longitud larga para poder frenar bien, pero se dan casos en los que la distancia de frenado de este carril se ve muy reducida sobre todo suele tener lugar en carreteras convencionales, en esta situación lo que deberemos hacer es frenar un poco antes de entra al carril de deceleración para así poder hacerlo de una manera segura y progresiva y así no poner en riesgo al resto de ocupantes de la vía.