X

Calcula tu
cuota de renting

Toyota C-HR

El crossover híbrido

346€/mes (60meses-5000km/año)
Renting idoneo

  • Mucho kit estándar
  • Un diseño rompedor
  • Fiabilidad e hibridación
  • Los rivales son más prácticos
  • Precio de compra elevado

Descubre el Toyota C-HR

Toyota es, a día de hoy, sinónimo de fiabilidad y de hibridación. La firma japonesa fue la primera que puso en circulación, hace ya más de 20 años, el primer automóvil con grupo motor híbrido de producción en serie. Aquel primer “coche híbrido”, el Toyota Prius, apareció en Japón en el año 1997 y en el resto del mundo en el año 2000, rompiendo todos los moldes aunque sin convencer a todo el mundo.

No hace falta decir que finalmente, la idea fue un éxito y actualmente, la hibridación es la tecnología que se postula para servir de paso previo a la electrificación total.

Muchos son las marcas que han dado el paso hacia la hibridación, aunque no está de más aceptar que lo hacen un poco tarde. Toyota lleva dominando la tecnología desde hace décadas y ha sido un viajero que ha recorrido este camino casi en solitario. Únicamente Honda supo reaccionar a tiempo, aunque nunca ha tenido una tecnología híbrida tan desarrollada como la de Toyota. Hyundai también supo plantar cara a la firma japonesa, con una de las gamas electrificadas más completas del mercado, aunque tampoco han sido capaces de lograr hacer sombra a los japoneses. De hecho, apoyados en su división de lujo, Lexus, fueron los primeros en retirar los diésel de su oferta mecánica, ofreciendo tan solo opciones híbridas.

El cambio fue un éxito y ahora, Toyota evoluciona todavía más su tecnología ofreciendo un funcionamiento y unas prestaciones que le han supuesto convertirse, una vez más, en el mayor fabricante de vehículos del mundo. Es, a día de hoy, la marca más importante del mundo y quizá, por eso, tenga el enorme éxito que tiene. Uno de los mejores ejemplos que se nos ocurren para ilustrar este éxito es el Toyota C-HR, un SUV de diseño bastante personal, que a pesar de ser un coche caro y de tener, únicamente, motorizaciones “hibridadas”, se vende como pan caliente.

C-HR Active 1.8 (125CV)

60 meses 5000 km/año

346 / mes

IVA e impuestos incluidos

¿Quieres más información del Toyota C-HR?

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Diseño toyota C-HR

Diseño del C-HR

Un diseño rompedor es parte de su éxito

Los SUV son coches que han calado profundamente entre los usuarios, han dado en el centro de la diana y su expansión, en todos los segmentos, es sencillamente brutal. De hecho, se ha llegado a un punto que algunos fabricantes, como Ford, sólo fabricarán vehículos SUV, todoterreno, pick-up y el Ford Mustang en Estados Unidos, mientras que el resto de fabricantes crean diseños un tanto confusos, a medio camino entre un SUV y un turismo convencional, retiran del mercado a los clásicos sedanes para poner en su lugar un coche de aspiraciones SUV, al mismo tiempo que los diseños se vuelven más bajos, más anchos y más deportivos.

Una evolución muy llamativa e incluso interesante, porque permite ver cómo ha ido cambiando el gusto de los usuarios. Si nos fijamos en los últimos lanzamientos en el segmento SUV, podremos ver como la tendencia es volver hacia el origen, hacia el turismo convencional, pero sin perder los rasgos que están haciendo de los SUV un auténtico éxito de ventas. Y ahí, el Toyota C-HR toma protagonismo. Desde que salió al mercado, hace ya varios años (se puso en circulación en 2016, ahora está a la venta el restyling), su diseño ha estado claramente a medio camino entre un SUV y un compacto, con unas formas rotundas y muy japonesas, cargadas de personalidad. No nos cabe duda que este apartado, es uno de los motivos de su éxito, pues destaca claramente entre el resto del tráfico rodado.

Hay que decir, aunque se trata de un coche que nos gusta, que ese diseño tan personal afecta mucho a su habitabilidad y a su capacidad de carga. Si bien, estamos hablando de un coche bien fabricado y sin mayores críticas que el empleo del negro piano en algunas zonas del habitáculo, tampoco es menos cierto que por dentro no es todo lo grande que podría ser, si tenemos en cuenta la media del segmento. Su maletero es pequeño, poco más de 370 litros en el mejor de los casos frente a los más de 450 litros que marca la media del segmento y ciertos detalles de su diseño provocan que algunos pasajeros no vayan del todo cómodos. Detalles como la ventanilla de las puertas traseras, que tiene un tamaño bastante contenido e influye con una sensación un poco agobiante para todos los que puedan tener algo de claustrofobia.

Tu Toyota C-HR de RENTING
Cuota fija sin riesgo.

  • 31.590,00€ - 35.350,00€ Rango de precios

  • Desde 346€/mesCon todo incluido

  • Híbrido, tipos de motor

  • 3 l/100Km. Consumo medio

  • 122CV - 122CV Potencia máxima

  • Desde 86g/km Emisiones CO2

Su diseño rompedor está cargado de personalidad

toyota C-HR GR sport

Tamaño y equipamiento

No es coche para papás, aunque sí es un buen coche para parejas sin hijos

Con todo esto no queremos decir que sea un mal coche, sería un error por nuestra parte. Lo que buscamos es dejar claro que, aunque se trate de un SUV, un coche que se presupone algo más grande que un homólogo compacto, no lo es. Muchos usuarios optan por este coche como vehículo familiar, pero no es la mejor opción porque pronto se quedará pequeño, tanto por habitáculo como por maletero. No es un coche grande, aunque sí es una buena opción como segundo coche o como coche para una pareja sin hijos. Si eres conductor soltero, también es una buena opción, sobre todo si eres joven y quieres un coche que llame la atención.

Su equipamiento es de primer nivel, apenas faltan cosas reseñables y lleva de serie hasta el sistema de aparcamiento automático (no hay que mover el volante, sólo accionar los pedales y el selector del cambio).

Es muy fácil de conducir, con un comportamiento más próximo a un turismo convencional que a un SUV, los cuales, encuentran el límite antes que cualquier otro coche por su centro de gravedad más elevado. Es, dicho de forma sencilla y rápida, un coche muy agradable de conducir y además, los consumos son bastante ajustados. Es, claramente, un coche enfocado a conductores jóvenes, que quieren estar a la última en cuanto a tecnología y diseño, y que gustan de seguir las tendencias de mercado.

En caso de ser papás y estar pensando en un Toyota C-HR, lo mejor será que acudáis a un concesionario oficial y lo veáis en vivo y en directo. Las plazas delanteras son bastante buenas, con espacio para los dos ocupantes más que sobrado, pero las plazas traseras no son tan grandes y el maletero se quedará pronto pequeño. Tampoco tiene muchos huecos para dejar objetos y los materiales que conforman el habitáculo, aunque de buena factura, no están pensados para soportar el trote que suelen presentar los más pequeños de la casa (roces, golpes, suciedad, agua, leche…). Como segundo coche si podría cumplir un buen papel, sobre todo en los desplazamientos urbanos dado sus contenidos consumos.

Sin embargo, encontramos un serio inconveniente en su precio,que nos parece un tanto elevado para lo que ofrece el coche y su capacidad de carga. Es cierto que estamos ante un coche tecnológico, con un grupo propulsor muy complejo y eficiente (además de tener una finura de funcionamiento destacada), pero aún así nos parece que si fuera un poco más barato las ventas serían mucho más altas.

Su equipamiento es de primer nivel, muy fácil de conducir y con un comportamiento muy próximo a un turismo convencional

Interior toyota c-hr

Opciones y acabados

Dos opciones motoras y tres acabados diferentes

Una de las mayores características del Toyota C-HR son sus opciones mecánicas, siempre híbridas y con cambio automático. Es más, sólo ha existido un híbrido con cambio manual, el Honda CR-Z, pero no se volvió a repetir el experimento y quedó como una rareza que hoy día no ha perdido mucho valor en el mercado de segunda mano y eso que hace varios años que abandonó el mercado. Así, por tanto, el Toyota C-HR siempre se ofrece con el cambio e-CVT, una transmisión cuyo funcionamiento es similar al de un variador contínuo, aunque sus características sean totalmente diferentes.

La gama se compone del Toyota C-HR 125H y del Toyota C-HR 180H.

En el primer caso, el grupo propulsor híbrido rinde 122 CV, mientras que en el segundo caso, la potencia asciende hasta los 184 CV. Ambos presumen de consumos muy contenidos, siempre por debajo de los 4 litros cada 100 kilómetros de media a poco que nos adaptemos a su funcionamiento, pudiendo ser muy bajos, por debajo de los 3 litros, si los recorridos son siempre por ciudad (se aprovecha mucho más el motor eléctrico). Por otro lado, la versión más potente no es, curiosamente, mucho más rápida que la básica, porque la transmisión es la misma. No obstante, sí es más rápido en aceleración y responde mucho mejor a las solicitudes con el acelerador.

En cuanto a los acabados, son tres, aunque uno de ellos sólo está disponible con el motor más potente. El más básico y barato es el Active, seguido del Advance y completando la gama está el GR-Sport. Éste último es el más caro y completo de la gama, además de contar con suspensiones específicas, detalles de equipamiento y estéticos exclusivos.

Todos sus motores son híbridos y con cambio automático

Opinión Toyota C-HR

No podemos negar que el Toyota C-HR entra por los ojos. Es un coche claramente juvenil y deportivo y apuesta sin duda por este tipo de usuario. Tiene un diseño llamativo, con una carrocería muy esculpida y enormes llantas que destacan mucho cuando se ve una unidad circulando por la calle. También nos gusta mucho su tacto a la hora de conducirlo, aunque no es un coche deportivo ni en la versión GR-Sport. Admite una conducción razonablemente rápida, pero no deportiva y la respuesta del motor está muy condicionada por la transmisión e-CVT.

Si no importa que su habitáculo no sea muy amplio y que el maletero sea el más pequeño dle segmento, podría ser una buena opción por sus bajísimos consumos incluso en carretera. Rara vez supera los 6 litros cada 100 kilómetros en una conducción normal y velocidades elevadas en autopista y carretera. Si tenemos en cuenta la diferencia de precio, la mejor opción sería un Toyota C-HR Advance y siempre con el motor de 184 CV, las prestaciones son mucho mejores (los adelantamientos, por ejemplo, se completan de forma mucho más veloz que con el de 122 CV) y los consumos apenas varían. Además, sólo con este motor podemos acceder al GR-Sport, sin duda, la opción más interesante de la gama.