AGR (Exhaust Gas Recirculation)

AGR (Exhaust Gas Recirculation) es un acrónimo para el sistema de reciclaje de escape. 

Se trata de un término proveniente del alemán, y es común encontrarlo en guías de vehículos y especificaciones. 

¿Qué es AGR? 

Más conocida como válvula EGR en la actualidad, los primeros fabricantes empezaron a utilizar el acrónimo AGR para referirse al sistema de recirculación de gases de escape. 

Esta válvula actúa redirigiendo los gases que emite el motor, introduciendo de nuevo estos gases en los cilindros. El objetivo de esta recirculación es el de reducir la emisión de gases contaminantes producidos en la combustión, siendo la instalación de la válvula EGR una medida de los gobiernos a favor del medioambiente. 

¿Dónde se localiza la válvula EGR?

La válvula EGR se encuentra situada en la cámara de combustión de todo coche, entre los colectores de admisión y de escape, siendo el nexo entre ambas piezas. 

¿Cómo funciona la válvula EGR?

Para disminuir la emisión de óxido de nitrógeno (NOx), uno de los principales gases contaminantes generados por los motores de los vehículos, la válvula EGR reduce la temperatura de la combustión en determinadas fases. 

Cuando esta válvula se abre, los gases emitidos por el escape se reintroducen en la admisión. Una vez allí, estos gases se mezclan con el aire a temperatura ambiente, y vuelven a pasar a la cámara de combustión para ser quemados. Esta nueva quema permite dos cosas: reducir la temperatura de la cámara de combustión y ralentizar la combustión, puesto que se inyecta menos oxígeno. Ambas situaciones permiten reducir la emisión de NOx, cumpliendo así el objetivo de producir menos gases contaminantes.  

Tipos de válvula EGR

Podemos encontrarnos dos modalidades de válvulas EGR, en función de su funcionamiento:

  • Válvula mecánica o neumática: común en coches de mayor antigüedad. La apertura de la válvula se realizará mediante un muelle y una varilla punzante. 
  • Válvula electrónica: presente en los modelos más actualizados, se trata de una opción más cara que las válvulas mecánicas. Actúan de forma autónoma, sin necesidad de emplear una bomba de vacío. 

Mantenimiento de las válvulas EGR

Existen una serie de pasos o recomendaciones que se pueden seguir para evitar que las válvulas EGR sufran una avería. 

  • Conducir a altas revoluciones: el empleo de marchas más cortas permitirá reducir la acumulación de carbonilla.
  • Usar aceites de calidad, evitando lubricantes baratos que puedan producir un exceso de carbonilla. 
  • Seguir un mantenimiento periódico.
  • Descarbonizar el motor y el propio sistema de admisión, especial si el vehículo circula sobre todo en ciudades.
vender mi coche
vender mi coche