Admisión

La admisión de un vehículo es el punto donde el cilindro está lleno. Esto ocurre cuando se abre la válvula de admisión y el pistón se mueve desde el punto muerto superior (TDC) hasta el punto muerto inferior (BDC). El canal de admisión recoge aire de la atmósfera y lo inyecta en el motor utilizando un vacío dejado por el pistón.

Los motores Otto están formados tanto por aire como por combustible, mientras que los motores diésel solo están formados por aire.

Lo mismo se aplica a los motores de gasolina con inyección directa.

¿Qué es la admisión de un coche?

El sistema de admisión de un vehículo es el elemento encargado de permitirle “respirar”. Su función consiste en dejar pasar aire limpio hasta el motor, en la temperatura y velocidad adecuadas. 

Elementos del sistema de admisión

La admisión de todo coche se encuentra formado por cuatro piezas:

  • Filtro de aire: evita que pasen partículas contaminantes del exterior a los cilindros, que podrían afectar a la eficiencia del motor.
  • Colector o múltiple de admisión: hace llegar la mezcla de aire y combustible a cada cilindro que permitirá vaporizar y atomizar la gasolina. 
  • Caudalímetro: se trata de un sensor que mide el aire que aspira el motor, y suele encontrarse al lado del sensor de temperatura del aire. 
  • Cuerpo del acelerador o cuerpo de mariposa: mediante una “mariposa”, se controla el flujo de aire que se dirige al colector de admisión.

¿Cómo funciona el sistema de admisión?

Para llenar el cilindro de la mezcla de aire y combustible, el pistón ha de descender desde el punto muerto superior hasta el punto muerto inferior. Manteniendo la válvula de escape cerrada y dejando abierta únicamente la de admisión, se producirá la succión que permitirá llenar el cilindro. Una vez el pistón llega al punto muerto inferior, la válvula de admisión quedará sellada para poder iniciar la fase de compresión. 

Tipos de sistema de admisión

Dependiendo del colector empleado, existen dos tipos de sistemas de admisión, siendo estos: 

  • Admisión convencional: permite lograr un par motor alto con pocas revoluciones o una potencia elevada con muchas revoluciones, pero nunca las dos a la vez. Suele emplearse en motores de gasolina con carburador o sistema de inyección monopunto. 
  • Admisión variable: perfecciona la entrada de aire a los cilindros, logrando un par motor alto y mejorando la potencia. Es habitual en vehículos con motores de cuatro válvulas por cilindro, con sistema de inyección multipunto. 
vender mi coche