Caudalímetro

El caudalímetro es una pieza que se encarga de medir la cantidad de aire que entra en el motor y envía el resultado a la centralita. Se puede encontrar en casi todos los vehículos diésel y gasolina.

¿Qué es el flujómetro del coche?

El caudalímetro es un sensor que mide la cantidad de aire que entra en el motor, para que la centralita sepa qué cantidad de combustible debe inyectar para que se queme todo. Si este proceso no funcionase, no se conseguiría una mezcla correcta entre oxígeno y combustible.

¿Para qué sirve el caudalímetro?

Gracias al flujómetro se consigue quemar toda la mezcla para alcanzar un buen rendimiento y eficiencia del vehículo y evitar emisiones excesivas. Si no se consigue quemar toda la mezcla correctamente, las emisiones serían muy altas.

¿Dónde está el flujómetro?

Está situado en el tubo de admisión, después del filtro del aire. Se distingue fácilmente ya que lleva una conexión eléctrica que se encarga de enviar la información sobre la cantidad de aire que pasa a la centralita del motor.

Tipos de caudalímetro

Existen dos tipos: 

  • De mariposa: se usaban en los sistemas de inyección mecánica y funcionaban gracias a piezas móviles. Eran más grandes y más susceptibles a sufrir una avería. Contaban con una válvula de tipo mariposa que se abría en función del aire que entraba. El sensor sabía la posición de la mariposa gracias a una resistencia variable. Este sistema es mucho menos preciso que los actuales.
  • De hilo caliente: se usan en los sistemas de inyección electrónica, por lo que se utilizan en todos los turismos de hoy en día. 

Funcionamiento del caudalímetro

El funcionamiento de los caudalímetros es muy sencillo. Cuenta con un hilo de metal que se calienta y trata de mantenerlo constante. Cuanto más aire pasa, más se tiende a enfriar el hilo y más corriente eléctrica necesita para mantenerlo caliente. Por lo que hay una relación entre cantidad de aire y corriente eléctrica, que es lo que usa el sensor para saber cuánto aire entra en el motor. Los caudalímetros también tienen un termómetro que añade la temperatura del aire a los datos y así poder ofrecer una medición precisa a la centralita.

La información que envía el caudalímetro es analizada por la centralita del motor y se ajusta el combustible inyectado en los cilindros para una mejor combustión. Gracias a esto, se ahorra combustible y se consigue reducir la contaminación. 

Averías en el flujómetro

Las averías en el caudalímetro son poco comunes. Pueden venir por un defecto de fábrica, por manipular el caudalímetro sin cuidado o de la suciedad acumulada. caliente. Los 

  • El caudalímetro no comunica con la centralita:  los cables se han desconectado o el sensor ha dejado de funcionar por un defecto o una manipulación incorrecta. 
  • El caudalímetro da valores incorrectos: por la suciedad. Un filtro de aire que haya dejado entrar polvo, polución en exceso u óxido. 

Los síntomas más comunes son: 

  • encendido del testigo de motor
  • ruido anómalo en el ralentí del motor 
  • revoluciones irregulares
  • mayor gasto de combustible
  • pérdida de potencia 
  • humo de un color diferente

Consejos para prolongar la vida útil del caudalímetro 

Las piezas en las que hay que tener cuidado para no tener averías en el caudalímetro son el filtro de aire y el aceite del motor:

  • Un filtro de aire de calidad evitará que entren residuos que se adhieran al hilo caliente.
  • Los gases que produce se introducen en la admisión para ser quemados y así evitar un tipo de emisiones muy nocivas. Si el aceite está muy mal, estas emisiones pueden ser perjudiciales para el caudalímetro. 
  • Cuanto menos se toque mejor, así las conexiones no se dañarán y los cables no perderán contacto en ningún sitio. No conviene limpiar el motor con agua a presión porque se puede dañar alguna conexión y puede entrar agua donde no debe.
vender mi coche