X

Calcula tu
cuota de renting

Calcula tu renting de forma online sin compromiso
X

Vende tu coche

Tasa tu coche gratis en pocos pasos

Vende tu coche de forma online sin compromiso

05 Noviembre, 2021

¿Puedo vender un coche con multas?

Hay una cuestión que a mucha gente le genera muchas dudas cuando se propone vender su coche de segunda mano, pero que en realidad tiene una solución rematadamente fácil. El mayor problema es la desinformación, que siempre provoca dudas y gastos más elevados de lo esperado. Te vamos a decir la respuesta y luego, te diremos la pregunta y te explicaremos por qué: sí, puedes vender tu coche con multas, con excepciones.

Para vender un coche usado no sirve, simplemente, con poner un anuncio y esperar a que nos llamen. Es imprescindible tener el coche al día de todo, tanto ITV como seguro y, sobre todo, el mal llamado impuesto de circulación, pero no es necesario que las posibles multas que se hayan recibido estén al día. Es posible que hayáis leído o escuchado en algún sitio que no se puede vender un coche con multas, pero eso es en parte falso, sí es posible vender un coche con multas, salvo en contadas ocasiones.

¿Puedo vender mi coche con multas?

Según la normativa, la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad vial (Ley 18/2009), hay ciertas limitaciones a la hora de vender un coche de segunda mano con sanciones. La reglamentación respecto a esto es muy sencilla, realmente fácil de recordar. El artículo 87 de dicha ley dice que “el titular de un vehículo no podrá efectuar ningún trámite relativo al mismo cuando figuren como impagadas en el historial del vehículo cuatro sanciones firmes en vía administrativa por infracciones graves o muy graves”.

Es decir, resumido de forma sencilla, no se puede vender un coche que tenga, al menos, cuatro sanciones graves o muy graves. Si por el contrario, se tienen 10 sanciones leves, no habrá ningún problema en vender el coche de segunda mano. Y las sanciones deben ser firmes, si esas sanciones se están recurriendo no sumarían en el cómputo final, sería como si nunca se hubieran puesto a efectos de vender el coche con multas.

Tenemos que saber, además, que las infracciones de tráfico no se imponen al vehículo, se imponen al conductor pues es quien ha cometido la falta. Los coches, al menos de momento, no se mueven por sí solos y no son ni personas jurídicas ni personas físicas, no pueden ser multados. Por tanto, se podrá vender el coche con multas sin problemas, pues las sanciones le llegarán al primer propietario del coche aunque éste haya cambiado de titular. Incluso si el coche ha sido dado de baja, las multas le llegarán al conductor.

Tipos de multas: leves, graves y muy graves

Las multas son una forma que tiene el gobierno y la Dirección General de Tráfico, de incentivar el cumplimiento de la normativa. Es decir, las multas son un castigo porque, según se ha visto en diferentes ocasiones, cuando se toca el tema económico, los ciudadanos somos más propensos a cumplir las regulaciones con tal de no tener que pagar. Suena mal, pero es la realidad. Y claro, según sea el incumplimiento, así será la sanción.

Hay tres tipos: infracciones leves, infracciones graves e infracciones muy graves. Son cosas que todos los conductores deberían saber al dedillo, tanto como el combustible que usa su coche y que para cambiar de marchas hay que pisar el embrague, es algo básico.

  • Infracciones leves: Según el artículo 65 de la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a motor y Seguridad Vial, las infracciones leves son “las cometidas contra las normas contenidas en esta Ley y en los Reglamentos que la desarrollen que no se califiquen expresamente como graves o muy graves en los apartados siguientes”. Es decir, son faltas sin mucha importancia que no están indicadas, porque son todas aquellas que no son graves o muy graves, que si están detalladas.
  • Infracciones graves: El artículo 65.4 de la Ley de Tráfico dice que las infracciones graves son aquellas referidas a límites de velocidad, estacionamiento en lugares no autorizados, conducir usando dispositivos móviles o no hacer uso del cinturón. Todas ellas no constitutivas de delito. Son las más comunes en España.
  • Infracciones muy graves: En el artículo 65.5 indica que las infracciones muy graves son constitutivas de delito y abarcan cosas como conducción bajo los efectos del alcohol, conducción temeraria o circulación en sentido contrario.

¿Cómo saber si un coche tiene multas?

En ocasiones, cuando se procede a el cambio de titular, aparece un aviso sobre las multas pendientes y que, por el motivo que sea, no conocía el conductor. Es algo relativamente común, sobre todo cuando hay cambios de domicilio y no se comunica a Tráfico para que haga llegar las notificaciones a la nueva dirección.

Si queremos saber si un coche tiene multas antes de venderlo, lo más sencillo es acudir a Tráfico y pedir un informe del vehículo. No es gratis, hay que pagar tasas, pero no llegan a 15 euros y en ese informe, además de las posibles multas pendientes, también aparecerán los propietarios y el estado administrativo del vehículo. Es posible que soliciten desde Tráfico un motivo por el que se solicita el informe, pero con especificar que se está pensando en adquirir el coche de segunda mano será suficiente.