X

Calcula tu
cuota de renting

Calcula tu renting de forma online sin compromiso
X

Vende tu coche

Tasa tu coche gratis en pocos pasos

Vende tu coche de forma online sin compromiso

27 Octubre, 2021

¿Cuáles son los trámites necesarios para vender un coche?

Ha llegado la hora, vamos a cambiar nuestro “viejo” coche y vamos a comprar uno nuevo, pero no haremos la compra hasta que hayamos podido vender el coche que ya tenemos en casa. Es un proceso que no supone mucho problema, pero que, curiosamente, nadie tiene en cuenta cuando se compra un coche nuevo. ¿Alguna vez alguien compra algo pensando en el momento de venderlo? Evidentemente, esto solo lo hacen aquellos que buscan invertir y claro está, no es el caso de un usuario normal.

Vender un coche de segunda mano a simple vista parece sencillo, pero hay cosas que lo complican un poco. ¿Se lo vendo a un particular o acudo a un compra-venta? ¿Qué precio pido por el coche? ¿Dónde pongo el anuncio? ¿Qué trámites tengo que hacer? Un montón de preguntas que requieren solución y que muchas veces, hacen que algunos usuarios no tomen la decisión más acertada. Vender un coche usado es igual a comprar un coche, necesita paciencia y necesita hacer las cosas paso a paso.

Pero hay algo que, independientemente de lo que hagamos, siempre tenemos que conocer: los trámites para vender un coche. Al igual que hacemos unos trámites para comprar, tenemos que hacer unos trámites para vender un coche, siempre y cuando queramos que sea una compra legal, obviamente. También se puede dar el caso, y no es nada raro, que el coche vaya a terminar sus días en una finca y los trámites terminan en una simple firma en un contrato de compra-venta, pero por lo general, el coche será para uno uso cotidiano.

Hay que estar al día con los pagos

Bien, una vez hemos decidido vender nuestro coche, tenemos que ponernos manos a la obra. Y lo primero que debemos hacer, es comprobar que tenemos todos los pagos al día. Es decir, tenemos que mirar si se han abonado todos los impuestos de circulación anuales, que por cierto, llamarlo “impuesto de circulación” es un vulgarismo usado entre la gente, su nombre real es “impuesto a vehículos de tracción mecánica”. Te cobran no por circular, sino por usar un vehículo con motor. Una bicicleta circula igual que un coche, pero no paga impuesto…

No pagar el impuesto de circulación, significa que no podremos realizar el cambio de titular, es decir, no podremos poner el vehículo a nombre de otra persona. Podremos vender el coche, sí, pero seguirá a nombre de quien lo venda con los consiguientes riesgos. No sería la primera vez que se vende un coche, no se hace el cambio de titular y al anterior dueño le llegan las multas y las denuncias de su propietario actual. Es un problema.

Otro apartado importante es la reserva de dominio. Cuando compramos un coche, por lo general es financiado. Esto quiere decir que una empresa, sea banco o financiera, nos ha prestado el dinero y tenemos que devolverlo con un pago todos los meses. Estas empresas llevan a cabo lo que se llama “reserva de dominio”, es una cláusula que impide cambiar el coche de titular hasta que no se haya pagado el préstamo o la financiación. Y no, ningún banco o financiera retira esta cláusula cuando se ha pagado todo, es el usuario el que debe solicitar su anulación.

Más cosas: embargo. Puede que, por el motivo que sea, no hayamos pagado el préstamo y todavía debamos dinero a quien nos lo prestó. Y es posible que haga mucho tiempo que deberíamos haber abonado el dinero y no lo hemos hecho. Esto supone que la empresa que nos haya prestado el dinero emita una orden de embargo, lo que imposibilita su venta. ¿Qué debemos hacer en este caso? Pues negociar con la empresa o bien, pagar lo que tengamos pendiente.

Nunca te fíes de nadie

Con todo esto revisado, toca el siguiente paso: el papeleo. En los trámites para vender un coche, no puede faltar la firma del contrato de compra-venta, ni tampoco el pago de los impuestos pertinentes. Todo esto es imprescindible para vender un coche completamente legal y no se puede dejar “para otro día”. Esto debe quedar completado el mismo día que se entregan las llaves, sí o sí.

Lo mejor para completar esta parte es acudir a una gestoría, quienes se encargarán de hacer todo, pero si no queremos gastarnos el dinero y lo queremos hacer nosotros mismos, debemos ser completamente desconfiados. Suena mal, lo sabemos, pero no queda otra. Así, por tanto, cuando vayamos a rellenar el contrato, es importante comprobar que los datos facilitados por el comprador son correctos y para ello, deberemos mirar su DNI. No pasa nada, no es ilegal, se lo pedimos y comprobamos. Si se niega a enseñarnos el DNI, mala señal.

Una vez completado el contrato compra-venta, hay que llevarlo a la Jefatura de Tráfico para dar el aviso y que sepan que ese coche ha cambiado de propietario. No importa lo que haga quien compra el coche, nosotros, como vendedores, debemos acudir para presentar el contrato y que ellos tengan en cuenta dicho cambio de dueño. Puede que el comprador nunca avise a Tráfico, pero ya lo habremos hecho nosotros y estaremos libres de toda culpa.

También estamos obligados a pagar un impuesto, el “Impuesto de Transmisiones Patrimoniales”, que por lo general lo abona el comprador pero, aunque nadie lo haga, se puede negociar y pagar entre los dos, lo puede pagar el vendedor… supone aproximadamente el 4% del valor del coche.

Obviamente, una gestoría se encarga de todo esto por nosotros y además, no habrá problemas con el cambio de titularidad del coche, pues el contrato se firma en la gestoría, realizar fotocopias de los DNI y casi en el mismo instante, comunica a Tráfico el cambio de propietario del vehículo.