Mazda CX-3

Marca tu estilo con un exquisito diseño, tecnología y rendimiento avanzados

25.848,08€
Precio medio

3.409,86€
Ahorro idoneo

  • Comportamiento de gran dinamismo
  • Diseño atractivo
  • Calidad en sus materiales
  • Plazas traseras reducidas
  • Necesitaría un motor diésel más potente
  • Pocos huecos portaobjetos

Mazda es una de las marcas más curiosas del mercado. En su gama podemos ver vehículos bastante atractivos que, aunque tienen similitudes entre ellos, no todos son iguales. Una marca nipona que apuesta por las sensaciones deportivas en la conducción.

Esa intención de diferenciarse, podemos verlo en su decisión de alejarse del downsizing (hacer motores más pequeños para bajar los consumos). Ellos optaron por los motores SKYACTIV de gran eficiencia y podemos decir que tomaron el camino correcto. En este caso tenemos un modelo que cumple con todo lo dicho y que además lo encontramos en el segmento ahora tan de moda, el de los SUV.

  • 21.295,00€ - 30.080,00€ Rango de precios

  • 4.259,00€ - 6.016,00€Ahorro medio por oferta

  • Gasolina, Diésel tipos de motor

  • 6.4 l/100Km. Consumo medio

  • 105CV - 150CV Potencia máxima

  • Desde 105g/km Emisiones CO2

Solicita tus presupuestos
Ahorra una media de 3.409,86€

Interior Mazda cx3

Diseño moderno

Diseño exterior

En lo estético, el exterior del nuevo Mazda tiene un morro de los más afilados, en estrecha consonancia con los demás productos de la marca. Su parrilla frontal tiene una línea cromada con forma de sonrisa que podemos ver como se extiende hasta los pilotos delanteros, donde destaca su zaga redondeada y uno de los aspectos que más llaman la atención es el techo “flotante.

Sus llantas de aleación son grandes y además esta sensación se acrecienta por las protecciones plásticas en los bajos de la carrocería que le dan mayor imagen de todo camino, aunque fue creado para circular en carretera.

Diseño interior

En cuanto al exterior, se encuentra en consonancia con el diseño kodo, donde el habitáculo es una perfecta mezcla entre lo que el conductor tiene que sentir al montarse en su coche y al conducirlo.

A lo largo y ancho del interior, se encuentran pocos huecos portaobjetos, en la línea minimalista de la marca. Eso sí, en los dos asientos delanteros echamos de menos el que hubiese un apoyabrazos central que sea también cofre, donde hay un pequeño hueco, eso sí, la guantera si que ofrece un espacio más importante.

Detrás del volante podemos observar un cuentarrevoluciones de gran tamaño y a la izquierda un cuentakilómetros digital. El salpicadero deja las costuras al aire y es asimétrico, De la misma forma, muchas de sus funciones podemos controlarlas mediante su pantalla digital, lo que significa que no cuenta con demasiados botones en la consola central.

Los asientos delanteros son bastante cómodos y agarran bastante bien en las curvas, algo que no podemos decir de la fila trasera. Cuenta con reducida superficie acristalada en la carrocería, algo que además influye de forma negativa en cuanto a la visibilidad trasera, la cual es algo claustrofóbica.

Aunque cuenta con buena altura y espacio para las cabezas de sus ocupantes por las formas del vehículo, las cotas en cuanto a anchura y longitud para el torso y las piernas de los ocupantes no son las mejores. Si vamos al maletero, tiene una capacidad de 350 litros, que si abatimos la fila de asientos posterior llega a ser de hasta 1260 litros. Las formas en su interior son bastante regulares, que junto a la amplia boca de carga ayuda a facilitar la introducción de objetos voluminosos, contando con doble fondo.

Motorización

La gama de motores en el CX-3 no es demasiado amplia en cuanto a diésel, donde solo hay un motor y no demasiado potente. Los motores de gasolina son solo dos, pero están bien escalonados. Eso sí, debemos decir que los dos combustibles podemos combinarlos con tracción total y cambio automático. De la misma forma gastan realmente poco y las cifras homologadas se acercan a las reales.

Gasolina

Las dos opciones tienen 120 y 150 caballos, los que cuales comparten el bloque Skyactiv-G de 2.0 litros, los cuales se encargan de mover con bastante soltura al modelo japonés. El consumo medio es de unos 6,4 litros de media en ambas. La versión de mayor potencia puede asociarse a una tracción a las cuatro ruedas.

Diésel

Entre los puntos más débiles de este modelo está el que solo podemos escogerlo con una mecánica diésel de 105 Cv a partir del bloque Skyactiv-D de 1.5 litros que, aunque suele ser suficiente para gran parte de las situaciones, hace que se eche en falta algo de potencia en algunos momentos.  El consumo homologado es de 4,0l/100km y puede configurarse con un cambio automático, con una tracción a las cuatro ruedas o con ambas opciones.

A lo largo y ancho del interior, se encuentran pocos huecos portaobjetos, en la línea minimalista de la marca. Eso sí, en los dos asientos delanteros echamos de menos el que hubiese un apoyabrazos central que sea también cofre, donde hay un pequeño hueco, eso sí, la guantera si que ofrece un espacio más importante.

Lateral mazda cx3

Disfruta conduciendo

Comportamiento

Si en algo se parece este modelo al resto de la competencia es en la postura de conducción, que supera en altura a la que un turismo. Por lo demás cuenta con una respuesta ágil y un comportamiento de lo más deportivo para encontrarse en el segmento en el que está, donde tiene unas reacciones más dinámicas que muchos de sus compañeros de segmento.

A nivel de capacidad fuera del asfalto, podemos decir que es casi nula, aunque si eliges la opción de la tracción a las cuatro ruedas, el coche mejora bastante en este aspecto, mostrándose firme y seguro en las curvas, aunque hay variantes donde la suspensión podría ser bastante más dura. Los tramos más revirados y con mayor número de curvas le dan más confianza al conductor.

Debemos hacer mención a su peso, pues la versión que más peso tiene no llega si quiera a los 1300 kg, lo que colabora a sacar un mejor rendimiento a sus motores, homologando consumos más contenidos. La dirección en este sentido es directa, con buen tacto y donde el radio de giro realmente es destacable.

Equipamiento

En el equipamiento tenemos dos niveles. Lo cierto es que, aunque sean solo dos niveles, es una ventaja puesto que la versión básica ya tiene un equipamiento bastante amplio, que hace que sea un vehículo más equipado que gran parte de los rivales en terminaciones intermedias.

CX-3 Style

La versión de acceso a la gama del Mazda CX-3 2017 cuenta ya de por . De este modo, el nivel Style incluye start&stop, llantas de aleación de 16 pulgadas, pantalla táctil multimedia de 7 pulgadas, espejos calefactados y plegables eléctricamente, control de velocidad, asistente de arranque en pendiente, arranque por botón, frenada automática de emergencia y Bluetooth, entre otros.

CX-3 Luxury

Esta versión suma a la anterior extras como llantas de aleación de 18 pulgadas, sistema de audio BOSE, acceso sin llave, alerta de cambio involuntario de carril, sensores de aparcamiento trasero con cámara de visión posterior, Head-Up Display, faros completos de LED o sensor de lluvia.

Seguridad

En este aspecto queremos destacar el gran equipamiento. Los test de Euro NCAP realizados sobre el Mazda CX-3 le dan cuatro estrellas.  Las puntuaciones fueron buenas, pues llegó a obtener 85% en protección a los pasajeros adultos, un 79% en la protección a ocupantes infantiles, un 84% en lo que respecta a la protección a los peatones y un 64% en la valoración de sus sistemas de seguridad.  Esto demuestra que a veces no obtener cinco estrellas en Euro NCAP no es algo que deba preocupar excesivamente.

Incluso en su nivel de equipamiento de acceso, se incluyen elementos que mejoran bastante la seguridad. Destacamos el control de velocidad, el sistema de ayuda al arranque en cuesta, el ESP el sistema de frenada automática de emergencia, sensor de presión de los neumáticos o el volante multifunción en cuero.

Si en algo se parece este modelo al resto de la competencia es en la postura de conducción, que supera en altura a la que un turismo. Por lo demás cuenta con una respuesta ágil y un comportamiento de lo más deportivo para encontrarse en el segmento en el que está, donde tiene unas reacciones más dinámicas que muchos de sus compañeros de segmento.

Opinión Mazda CX-3

Comentarios idoneo

Mazda sabe hacer coches con una adecuada relación calidad/precio, lo que es una de las claves de su buen rendimiento a nivel de ventas y que de no ser por la “marquitis” en nuestro país, sería aún mayor. El Mazda CX-3 es un excelente modelo, donde tanto en ciudad como en carretera da un buen rendimiento.

Se ha hecho buen trabajo para que sea un coche realmente cómodo, aunque la suspensión delantera sea blanda y la trasera dura según las versiones. La postura de conducción es superior en altura a la que ofrece un turismo, lo que ayuda a contar con buena visibilidad delantera.

Si a esto sumamos un buen comportamiento y unos motores que homologan unos consumos contenidos, tenemos un conjunto realmente destacable. Reacciones rápidas y es un coche de gran agilidad en la mayor parte de las situaciones.

En lo negativo, las plazas traseras, demasiado pequeñas y los pocos huecos existentes para meter los objetos. Algo que parece carecer de importancia, pero que en el día a día se puede echar de menos.

Nuestra valoración es positiva, aunque debieron hacerse algunas concesiones a la practicidad, en un modelo en el que a nivel de diseño es realmente bonito de ver. Una compra racional para todo aquel que quiera un coche bien hecho y con mecánicas de lo más fiables.