28 Julio, 2022

Gestor de flotas para vehículos eléctricos

Son cada vez más las empresas que necesitan una flota de vehículos para poder realizar sus actividades. Contar con una flota de vehículos no es nada sencillo y no es tarea fácil gestionarla, y menos aún si es una flota de vehículos eléctricos.

Muchas empresas cuentan con un gestor de flotas, que es el encargado de sacar el máximo rendimiento a los vehículos de una empresa. Sin embargo, no todas cuentan con este perfil en la empresa. Vamos a echarte una mano de todo lo que necesitas saber para gestionar una flota de vehículos eléctricos.

¿Qué es una flota de vehículos eléctricos?

Una flota de vehículos eléctricos es el conjunto de vehículos que forman parte de las necesidades de la empresa para realizar las actividades y que se mueven a través de fuentes eléctricas.

¿Cómo se gestiona una flota de vehículos eléctricos?

Para gestionar una flota de vehículos, hay que tener muchas cosas en cuenta. Desde el precio de los vehículos, hasta lo que consume cada uno, las reparaciones, o la ruta que sigue cada vehículo. Sin embargo, la diferencia entre gestionar una flota de vehículos eléctricos y una flota de vehículos no eléctricos es escasa.

Gestionar una flota de vehículos eléctricos implica saber el precio por kilómetro recorrido de cada vehículo, además de contar con zonas de carga para los vehículos eléctricos. Además de eso, el resto es prácticamente igual que si fuese una flota de vehículos no eléctricos.

Ventajas de tener una flota de vehículos eléctricos

En general, se han destacado los beneficios ambientales de cambiar a flotas eléctricas, pero hay muchos otros aspectos a considerar.

Los vehículos eléctricos se consideran más seguros que los vehículos de combustión interna debido a tres factores: 

  1.  Deben estar certificados adicionalmente
  2. Su batería está distribuida en la parte inferior del automóvil, lo que proporciona un centro de gravedad más bajo y reduce la posibilidad de que el automóvil vuelque debido a una colisión
  3. Debido a que no hay motor de combustión interna y componentes asociados, está diseñado con espacio libre adicional que absorbe la mayor parte de la energía en caso de choque.

Por otro lado, aunque el coste inicial de un vehículo eléctrico es superior al de un motor de combustión, el coste de mantenimiento es mucho menor y la fuente de combustible también es más económica.

Finalmente, existen otros beneficios como el acceso a áreas de bajas emisiones o incentivos fiscales y económicos. Si necesitas más información sobre el impuesto verde, puedes encontrarla en el siguiente enlace.

Gestiona tu flota
Solicita tu acceso gratis

vender mi coche
vender mi coche

Tu renting a tu medida

Adaptalo a tus necesidades