Luces antiniebla

Las luces antiniebla, a menudo conocidas como faros antiniebla, son un tipo de faro de automóvil que emite luz en forma de haz. La viga se construye generalmente con un corte empinado en la parte superior, y las luces reales se colocan bajas y orientadas en un ángulo agudo al suelo.

En realidad, los faros antiniebla solo son efectivos en situaciones muy específicas, a diferencia de los faros de largo alcance y las luces de cruce, que se utilizan de forma regular. Por otro lado, las luces antiniebla están diseñadas para su uso en condiciones meteorológicas adversas y en otras situaciones en las que la visibilidad se ve gravemente obstaculizada por la niebla, el humo o incluso la arena y el polvo en el aire.

¿Qué son las luces antiniebla?

Las luces antiniebla son aquellas que utilizamos en condiciones meteorológicas adversas o en presencia de humo, polvo o arena. Tienen como función mejorar la visibilidad del conductor y contribuir a que nuestro coche sea visto por los demás en la carretera. Pueden ser tanto de una tonalidad de amarillo concreta, siendo ideales para mejorar la visión por la noche. 

Mientras la instalación de las luces antiniebla traseras es obligatoria y vienen de fábrica en todos los vehículos, la instalación de faros delanteros es opcional. 

¿Cuándo es obligatorio usar las luces antiniebla?

Dado que no son igual de importantes las dos modalidades de luces antiniebla, vamos a explicar cuándo debemos o podemos usar cada una de ellas.

  • Al ser las únicas que la DGT obliga a instalar, el uso de luces antiniebla traseras se encuentra meticulosamente recogido por el Reglamento General de Circulación. La ley establece que estas luces solo deben activarse en situaciones de reducida visibilidad, cuando no se pueda garantizar la visibilidad de los próximos 10 o 20 metros de carretera. Esto se daría en condiciones de lluvia o nieve intensa, niebla espesa o, en su defecto, humo o polvo intenso. 
  • El caso de las luces antiniebla delanteras es especial. Se pueden activar en situación de lluvia intensa o polvo, aún siendo de día, y pueden ser sustituidas perfectamente por las luces de cruce o de largo alcance si el vehículo no dispone de ellas. 

Multa por usar luces antiniebla

El uso incorrecto de estos faros, ya sean delanteros o traseros, trae consigo una sanción que puede alcanzar los 200 euros. Esto se debe a que, si las condiciones no requieren su uso, pueden causar deslumbramiento al resto de conductores, suponiendo un peligro para la circulación. Por ello, si las activas cuando su uso no es requerido o si se te olvida desactivarlas cuando ya ha mejorado la visibilidad, te puedes enfrentar a dicha sanción.

vender mi coche