X

Espera un segundo...

¡Te asesoramos de forma totalmente GRATUITA!


Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Llámame GRATIS

17 Octubre, 2019

Nissan Qashqai: ¿Por qué tiene tanto éxito en el mercado?

Es muy posible, que ni siquiera en Nissan, esperaran tener un éxito tan abrumador cuando comenzaron a dar forma al Nissan Qashqai. Un coche que para muchos inauguró el segmento de los SUV, aunque no sea cierto. Sin embargo, sí es cierto que su llegada al mercado fue un revulsivo para dicho segmento, fue el instigador de todo lo que vio después; el enorme auge de los SUV es, principalmente, culpa del Nissan Qashqai. Revolucionó por completo el mercado europeo y tras dos generaciones, el modelo japonés es el espejo en el que todos se miran.

Lo más curioso es que l Nissan Qashqai nació como sucesor del Nissan Almera, el modelo con el que la marca competía entre los compactos. Cuando los ingenieros tenían parte del desarrollo empezado, se dieron cuenta que no podrían ofrecer algo que fuera realmente competitivo y al mismo tiempo rentable para la empresa. Los SEAT León, Ford Focus y, sobre todo, el Volkswagen Golf, habían puesto el listón muy alto así que, para aprovechar el trabajo completado hasta el momento, se redirigió el desarrollo hacia algo que fuera diferente, funcional y romepdor.

Todos los fabricantes buscan ese ‘algo’ que les otorgue un elevado número de ventas, pero se trata de un objetivo tremendamente complicado. Nissan es un ejemplo perfecto, pues hasta la llegada del Qashqai, nunca fue una marca muy popular en el segmento C. No obstante, este coche lo cambió todo hasta tal punto, que todas las marcas rivales comenzaron a trabajar en sus propias propuestas. De hecho, su éxito afectó a otros modelos como el Nissan X-Trail, que pasó  a ser casi un calco del Qashqai pero más grande. Y esto no es lo normal, suele ocurrir al revés.

parte trasera nissan qashaiq

Las claves del Nissan Qashqai: diseño, precio... y moda

Hay detalles que ofrecen pequeñas pinceladas sobre algunos de los motivos, que han hecho de este modelo la gallina de los huevos de oro de Nissan. Por ejemplo, el nombre ‘Qashqai’ se toma de una antigua tribu iraní, que continúa con la idea iniciada durante su concepción, pues el proyecto se llamó ‘El nómada urbano’. Por tanto, queda claro el enfoque que estaba tomando Nissan en cuanto a su nuevo coche y ahora con perspectiva, se puede apreciar el acierto. El Nissan Qashqai es, por definirlo de una forma sencilla, un compacto con la suspensión algo elevada para reducir las limitaciones de movilidad y una carrocería robusta, que busca desprender fuerza, seguridad y por supuesto, imagen.

Y esto de la imagen es una de las cosas que más peso tienen en el segmento SUV. Si analizamos un coche como éste, podemos ver que realmente no ofrece demasiados argumentos adicionales frente a un compacto o un compacto familiar. La mayor altura respecto al suelo puede ser una ayuda en determinadas situaciones, pero también es un problema cuando se habla de física ya que cuanto más alejado del suelo esté el peso del coche, peor es la estabilidad y por tanto, su comportamiento en carretera está por debajo de cualquier otro coche convencional. Su habitáculo no presenta una ganancia en cuanto a espacio disponible frente a un turismo, y las soluciones de modularidad están muy lejos de las que puede ofrecer un monovolumen. Además, el seguro es más caro, consumen algo más de gasolina y su precio de adquisición es más elevado que un turismo normal.

No obstante, esto no quiere decir que sean malos coches, que nadie malinterprete nuestras palabras, queremos decir que en ocasiones la compra de un SUV no está justificada y se hace más por modas e imagen, que por necesidades reales. De todas formas, sí podemos enumerar muchas ventajas de un coche como el Nissan Qashqai y que sin duda, son culpables de parte de su enorme éxito de ventas, que incluso le ha llevado a ser líder en el sector de los coches de renting y a estar en las tres primeras posiciones entre los más vendidos en varias ocasiones.

Entre las cosas que podemos destacar, la distancia respecto al suelo del Qashqai le hace un coche muy cómodo por ciudad, dado que permite pasar con más soltura por los típicos badenes que tienen muchas poblaciones (y que en ocasiones son como montañas), por los baches de los pavimentos y por las rampas de garajes tanto particulares, como comunitarios y de supermercados. También ofrece una posición de conducción más elevada que un turismo convencional, algo que a muchos usuarios les resulta más atractivo para conducir ya que pueden ver, casi siempre, por encima del resto de coches y se sienten más seguros. La amplitud, que realmente no es tanta, es un apartado que ha hecho del Nissan Qashqai un coche para toda la familia, dejando de lado el monovolumen, cuya imagen ‘de papá’ no gusta a muchos conductores.

Por otro lado, también hay que confesar varias cosas. Primero, que el Nissan Qashqai es un vehículo agradable de conducir, cómodo y que transmite buenas sensaciones generales en todo momento, aunque si se busca un coche que ofrezca sensaciones, es mejor olvidarse del Qashqai. Sin embargo, un usuario medio no echará nada en falta en su día a día, ni potencia, ni espacio, ni comodidad. El equipamiento es numeroso, llegando en las últimas versiones a disponer del sistema ProPilot de conducción semi autónoma. Los motores, compartidos con Renault, son suaves en la entrega de potencia, fiables y con consumos contenidos. La calidad de fabricación tampoco es mala, con ajustes muy correctos y un aspecto general muy al gusto europeo (tonos oscuros, formas del salpicadero, iluminación…).

Los precios del Nissan Qashqai según la web oficial de la marca, arrancan en los 18.500 euros del acabado Visia y el motor de gasolina DIG-T con 140 CV.  La opción más cara parte de los 31.450 euros, con acabado Tekna+ y el motor de gasolina DIG-T de 160 CV con cambio automático DCT de siete relaciones.

lateral nuissan qashqai azul

El modelo más vendido de Nissan en Europa

Cuando los SUV comenzaron con la tendencia alcista en sus ventas, muchos aseguraron que era una moda pasajera. Pero al final, al igual que pasó con los monovolúmenes a finales de los 90, los SUV se expanden por todos los segmentos habidos y por haber. Respecto a 2017, las ventas se han disparado por encima del 6% y han borrado del mapa a los mencionados monovolúmenes y también a los sedanes, mientras amenazan a los utilitarios y también a los compactos (desde hace décadas, el segmento más vendido en Europa con mucha diferencia). Incluso marcas como Lamborghini, Rolls-Royce, Bentley, Aston Martin o Maserati, han desarrollado y puesto a la venta sus respectivos SUV. Extremadamente caros, rápidos y asfálticos, cierto, pero SUV al fin y la cabo.

Toda esta locura SUV es por culpa del Nissan Qashqai, que por sí solo, a contribuido con más de 2,5 millones de unidades desde el año 2007, momento en el que se puso a la venta la primera generación del modelo. Fue diseñado en Reino Unido, mientras que su habitáculo fue responsabilidad del equipo de diseño establecido en Estados Unidos. Su objetivo era Europa y suponía la primera vez que Nissan desarrollada un coche en Europa y para Europa. Esto le ha llevado a poder ofrecer un coche que se adapta mucho a los gustos del Viejo Continente, convirtiéndose en el Nissan más vendido en Europa de toda la historia de la marca.

En 2018 se matricularon en España un total de 31.200 unidades y supone cerca del 50% de las ventas de Nissan en nuestro país. Y no parece que esto vaya a cambiar próximamente, aunque haya cada día más opciones en el mercado y el Nissan Qashqai comience a notar el peso de los años. La tercera generación no debería tardar en llegar, pero por el momento el modelo es un éxito ejercicio tras ejercicio y Nissan, posiblemente, estire su vida comercial y aproveche el tiempo extra para pulir todos los detalles del nuevo desarrollo. Además, la electrificación y la conducción autónoma están muy presentes en la marca y el Nissan Qashqai tiene que adoptar dichas tecnologías (la conducción semi autónoma ya está disponible).

Conclusión/Opinión

Los SUV son los coches que todo el mundo quiere. No son los mejores, ni tampoco los más prácticos ni mucho menos los más seguros, pero aun así gustan y los fabricantes encantados, pues tienen un mayor margen de ganancia. Es decir, los fabricantes ganan más dinero con ellos que con cualquier otro coche y eso es porque los cobran más caros aunque no sea necesario. Esto significa que habrá muchos más ofertas de SUV en el mercado, con más equipamiento, más tecnología y mejores acabados. Pero ni aun así podrán hacer sombra al Nissan Qashqai.

El Qashqai es el referente, aunque no sea el mejor. Hay modelos con mejor terminación, más equipamiento y mejores motores, pero no tienen la imagen que se ha fraguado el Nissan Qashqai hasta ahora, y eso tiene más peso entre los usuarios que cualquier otra cosa. También es cierto que se trata de un modelo agradable de usar, que no consume en exceso y que no tienen averías destacadas (es un coche fiable). Además, se comporta casi como un turismo, pero tiene esa imagen de ‘coche grande y seguro’ que muchos buscan, sin olvidar ese argumento de presentar ante los demás una imagen especial.

De todas formas, si me preguntas a mí sobre el SUV que me llevaría a casa, el Qashqai no estaría en la lista. Hay mejores y más fiables opciones como el Toyota RAV4 Hybrid o más deportivas y mejor fabricadas como el Ford Kuga.

X

Espera un segundo...

¡Consigue tu ebook de renting GRATUITO!


Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Quiero mi ebook