07 Junio, 2019

¿Qué motor y acabado elegir para mi Opel Grandland X?

El Opel Grandland X es un SUV que podemos encuadrar entre el segmento de los compactos, debido a su tamaño de 4,47 metros, que da paso a un interior de gran amplitud. Realmente es un vehículo que posee un buen tamaño para contentar al conductor, tanto si busca un coche con gran capacidad y aspecto contundente como a las pequeñas familias que lo que desean es utilizar cada centímetro de espacio.

Cada cliente puede optar por tres acabados:

Selective, el básico, pues cuenta con tecnologías como el sistema Intellilink 4.0 con pantalla táctil y conectividad para smartphones. El intermedio sería el Excelence que aumenta el equipamiento y por último el Ultimate que es el acabado más lujoso.

Los motores del Opel Grandland X

Cuando se quiere hacer pocos viajes y generalmente lo que se hacen es trayectos de corta distancia diariamente, la opción más aconsejable es optar por el motor de gasolina 1.2 turbo de 130 CV, el cual está disponible por 3 acabados.

Las motores diésel son de lo más interesantes cuando se quiere recorrer multitud de kilómetros y circular más por autovías y autopistas. Aquí hay dos vías, la más eficiente y de gran utilidad 1.6 CDTI de 120 CV, que encontramos disponible en los acabados Selective y Excelente, donde aquí cuenta con opción automático.

Igualmente, el potente Opel Grandland 2.0 CDTI de 177 CV que tiene cambio automático de ocho velocidades y que solo puede disponer de él con el equipamiento más completo, la versión Ultimate.

grandland lateral

Opel Grandland X, qué presupuesto voy a necesitar

Básicamente, es posible adquirir un Opel Grandland X a partir de 25.000 euros con motor turbo de 130 CV y equipamiento Selective. Si te gusta estar tiempo con el mismo coche y crees que el Grandland X puede durarte mucho tiempo, es interesante que la inversión sea algo mayor y optar por el acabado Excellence que tiene por unos 2.000 € más un equipamiento más completo.

A la hora de viajar y realizar gran cantidad de kilómetros, la versión diésel con acabado Excellence está cerca a los 30.000 €. Otra opción para los que gusten de los cambios automáticos es el Grandland X Excellence CDTI de 120 CV que está cerca de los 27.000 €.

Opel Grandland X, qué novedades incorpora

Algo claro es que el Opel Grandland X ha vuelto a meter a la firma alemana en el segmento de los SUV de tamaño medio, pero lo interesante es que lo ha hecho con un coche actual, de gran dinamismo, interior de lo más versátil y una seguridad que queda avalada gracias a las cinco estrellas Euro NCAP.

El diseño exterior de este SUV viene con unas líneas de gran elegancia y se completa con una pintura bicolor donde el techo está realizado en control de contraste. Los faros delanteros pueden llegar a ser de LED adaptativos de lo más inteligentes, contando con luz de curva y asistente de luz de carretera.

Este partido viene de serie altamente equipado desde el acabado más alto con llantas de aleación, climatizador, sistema de infoentretenimiento IntelliLink 4.0 y el asistente personal de conectividad y servicio OnStar, el cual puede llegar a incluir punto de acceso Wi-Fi.

Si se va al interior, podemos destacar un diseño de gran elegancia y donde destaca su gran calidad, con buena postura y un volumen de piel con mandos. El espacio con el que cuenta tiene gran utilidad para la familia media y además puede decir que tiene uno de los maleteros de mayor amplitud del segmento, donde destacan sus 514 litros de capacidad, pudiendo llevar un suelo donde destacará un organizador de carga.

Su gama de motorización tiene una gran eficiencia y nos muestra como rinden los motores de gasolina y diésel que se libran además del impuesto de matriculación por bajas emisiones y buenas prestaciones por el gran par motor que nos ofrecen los motores turboalimentados.

A todo ello se une un chasis de lo más ágil unido a un peso ligero que proporciona los beneficios de una cabina que se encuentra ligeramente elevada, pero que tiene un comportamiento similar a una berlina convencional. Las credenciales SUV quedan aseguradas con el paquete All Road en la función IntelliGrip que eleva la tracción fuera del asfalto y los neumáticos especiales.

interior grandland

Un modelo de lo más confortable

Aunque tiene una suspensión de gran flexibilidad, el Grandland X no tiene un gran balanceo en las curvas y se agarra razonablemente bien a la carretera.

Si vamos a la dirección, en rectas es quizá algo perezosa en las rectas, pudiendo ser esto un problema en las autovías o autopistas. Quizá es posible que tardemos algo en aclimatarnos.

Si te gusta conducir y es importante para ti, es un buen modelo, no balanceándose en las curvas demasiado y además se agarra muy bien en la carretera.

Destaca el diésel por tener un 1.6 de lo más silencioso, teniendo el motor gasolina de tres cilindros nota toda la velocidad, pero no lo hace de manera desagradable. El caso es que los dos motores envían muchas vibraciones mediante sus pedales y en la palanca de cambios.

A una velocidad de unos 80 km/h debe aguantarse el viento proveniente de los espejos retrovisores exteriores y cuando el asfalto no está muy bien, también apreciamos cierto ruido en la rodadura. La palanca de cambios funciona realmente bien.

Otros temas donde el equipamiento también influye es en la visibilidad, donde, aunque el modelo tiene una óptima visión hacia delante, la ventana trasera tiene poca profundidad y los sensores de aparcamiento traseros son de tipo estándar en toda la gama, con sensores delanteros que se añaden desde Tech Line Nav hacia arriba.

Tiene además un útil sistema que se encarga de avisar si otro vehículo aparece en el cristal y que viene instalado en todos los modelos, salvo en el modelo SE.

Los faros adaptables de tipo LED cuentan con buena iluminación y vienen de forma estándar si en el equipamiento Ultimate y es opción en las demás variantes.

Más sobre su interior

Para la mayor parte de las personas les va a resultar sencillo ponerse cómodos, pues se puede contar con buenos ajustes en asiento, volante y pedales, que se alinean con el asiento del conductor.

El apoyo lumbar de tipo ajustable viene en los modelos de gama alta. Esto puede ser particularmente útil en el caso de que hagas travesías largas al volante o tengas problemas en tu espalda, pero son asientos donde el gran protagonista es un buen apoyo.

Estamos pues ante un modelo que tiene una gama de motores bastante equilibrada y donde los motores responden a las necesidades de los conductores actuales.

Solicita tus ofertas GRATIS
Ahorra una media de 6.202,54€