05 Septiembre, 2019

Dacia Duster: ¿gasolina, diésel o mejor GLP?

Cuando Renault relanzó la compañía rumana Dacia, nada hacía presagiar el enorme éxito que están teniendo. Es cierto que los coches de bajo coste son muy populares en España, donde no existe una cultura entorno al automóvil como sí hay alrededor del fútbol, por poner un ejemplo. En nuestro país se da más importancia a un coste reducido, aun sacrificando cosas que pueden ser interesantes, que a una buena relación calidad-precio-producto. En España, cuando se trata de coches, importan el precio y la imagen que se proyecta al resto, en contrapartida con otros mercados como el de telefonía, donde todo el mundo quiere un iPhone cueste lo que cueste.

Así, Dacia es uno de los fabricantes que más coches vende en España, con el Dacia Sandero como la gallina de los huevos de oro y el dacia Duster como uno de los SUV de tamaño medio más vendidos del mercado. De hecho, el Dacia Duster es uno de los coches más vendidos de Europa, gracias al auge de este tipo de vehículos y a sus precios de derribo, imposibles de igualar por sus rivales que, por otro lado, superan al ‘todocamino’ rumano en casi todos los apartados. El hecho de ser más caros no es por gusto, sino por un montón de detalles que influyen en el precio final, desde el coste de desarrollo hasta el coste de fabricación, equipamiento y comercialización.

Pero no vamos a hablar de esto ahora, lo dejaremos para otra ocasión. Nos vamos a centrar en el Dacia Duster, el SUV ‘low cost’ que arrasa en el mercado y que, además, cuenta con una variante con etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico, con todas las ventajas que ello supone. Nos centramos en este coche precisamente por su éxito entre los conductores y porque, aun anunciándose como vehículo de bajo coste, resulta muy interesante si estamos dispuestos a sacrificar ciertos aspectos de un coche moderno que si ofrecen sus rivales más caros.

dacia duster naranja lateral

¿Dónde está el truco de Dacia?

Según los datos publicados por Jato Dynamics, una empresa británica especialista en análisis de mercado, el Dacia Duster fue el segundo SUV más vendido de Europa en 2018, justo por detrás del Renault Captur, con el que comparte algún que otro órgano mecánico. Además, en el primer trimestre de 2019, el fabricante afincado en Rumanía logró una cuota de mercado en Europa del 3,63%. Puede parecer poco, pero es la más alta del mercado. Sin embargo, no hay ‘truco del almendruco’ de ninguna clase, es simple ingeniería de costes y aprovechamiento de desarrollos pasados.

Dacia juega la baza del bajo coste, sólo así se pueden lograr esos precios que ofrece en sus concesionarios. Pero eso no quiere decir que deje las cosas al azar, ni mucho menos. Es mejor que eso, Dacia aprovecha elementos ya desechados de Renault, a los que da nueva vida en sus coches. Es decir, se ahorra miles de millones de euros que irían destinados al desarrollo de nuevas plataformas, nuevos elementos para el habitáculo, nuevos sistemas, etc. Si bien, algunos de los dispositivos equipados en los modelos de Dacia son actuales, no todo es así y pequeños detalles como los indicadores del cuadro de instrumentos, los botones, las palancas de la columna de dirección y similares, se toman del banco de órganos de Renault.

Así, la firma rumana tiene unos márgenes de ganancias enormes, incluso vendiendo sus coches a costes reducidos. Por ejemplo, no hay ningún SUV de un tamaño similar al Dacia Duster que tenga precios ni remotamente parecidos. Actualmente, el precio del Duster más barato, con el motor 1.0 TCe de 100 CV, es de 11.460 euros (IVA, impuesto de matriculación y transporte incluidos). Si a esto le sumamos que el Dacia Duster tiene un buen habitáculo, un equipamiento que sin ser el más puntero del mercado resulta interesante para muchos conductores y, además, ofrece un comportamiento fuera de carretera entre los mejores del segmento, el éxito está asegurado. Y sí, tiene una gama con 147 accesorios para personalizarlo.

dacia duster rojo

Gasolina, diésel y GLP. Tres opciones para la gama del Dacia Duster

El Dacia Duster, en realidad, no engaña a nadie, no vende humo. Entras en el coche y encuentras plásticos duros y un diseño simple, pero con un ajuste y un aspecto general mucho mejor que en la generación anterior. No pretende ser nada más que un coche simple, económico, capaz y fiable. La gama de motores también apunta hacia este objetivo y ofrece opciones limitadas con potencias contenidas. De hecho, ofrece la media de potencias que más se venden entre los particulares, asegurando que acertará siempre.

Así, en la gama de motores de gasolina tiene tres opciones, que pueden sumar hasta siete combinaciones. Por un lado, como acceso a la gama del Dacia Duster y recién puesto a la venta en agosto de 2019 se encuentra el 1.0 TCe de 100 CV. Sólo puede elegirse con el acabado Access (desde 11.460 euros), Essential (desde 12.800 euros) y Comfort (desde 14.450 euros). El cambio es manual y no puede optar a la tracción total. Los consumos parten de los 6,3 litros cada 100 kilómetros.

El siguiente escalón en la gama gasolina es el TCe de 130 CV que puede asociarse al acabado Essential (desde 14.150 euros), Comfort (desde 15.700 euros) y Prestige (desde 17.050 euros), cuyo consumo parte de los 6,8 litros. Esta opción mecánica si puede optar a la tracción total en los acabados Comfort y Prestige, cuyos precios aumentarían en 2.000 euros. Los consumos, al aumentar el peso, serían desde 7,4 litros. La última opción mecánica a gasolina rinde 150 CV, pero está restringida a la serie limitada Xplore, tanto con tracción delantera como tracción total y el precio parte de los 17.570 euros con tracción a las ruedas delanteras (2.000 más para el 4x4).

Como se puede ver, los propulsores alimentados por gasolina no destacan por potencia, ofreciendo opciones en el rango que más ventas acumula y algo similar ocurre con las posibilidades diésel. Sólo hay dos: dCi de 95 y 115 CV. El menos potente sólo está disponible con el acabado Essential con un precio de partida de 14.400 euros, por tanto, si queremos algo más de equipamiento hay que decantarse obligatoriamente por el motor diésel más potente que da acceso al acabado Comfort (desde 16.300 euros) y al Prestige (desde 17.650 euros). La tracción total también está ligada al motor más potente y a los acabados Essential (desde 17.010 euros), Comfort (desde 18.300 euros y Prestige (desde 19.500 euros). Los consumos, en todos los casos, son siempre más bajos y no superan los 5,8 litros ni con tracción total.

La opción ECO se relega a una versión del motor gasolina atmosférico alimentada por GLP (Gas Licuado de Petróleo). Rinde 115 CV, tiene etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico y puede asociarse a dos acabados: Essential (desde 13.500 euros) y Prestige (desde 16.500 euros).

Conclusión/Opinión

Dacia es un fabricante que está haciendo muy bien las cosas. Se encuentra dentro de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y eso le viene muy bien, porque va recogiendo elementos que los demás no quieren y les saca provecho, mucho provecho. La compañía no ha publicado los márgenes económicos con los que trabaja, pero según varios analistas, el margen de beneficio por modelo supera el 10%. Marcas como Mercedes o Audi no se acercan a esa cifra y tan sólo Porsche o Ferrari se permiten el lujo de superar ese 10% con holgura (en el caso de Ferrari se roza el 20%).

Esto quiere decir que comprar un Dacia tiene sus ventajas, aunque también sus inconvenientes (menos equipamiento, faltan cosas como la regulación del volante en profundidad, peores materiales, construcción menos cuidada…). Si tenemos esto claro y no tenemos problema con ello, un Dacia Duster es una compra casi redonda por su relación calidad-precio-producto. Yo me decantaría por el motor gasolina de 130 CV y por los dos acabados más altos: el Comfort y el Prestige; como hemos visto, por menos de 20.000 euros podemos tener cualquiera de los dos. Los motores menos potentes los descartaría al tratarse de un coche relativamente grande, podría notarse mucho la falta de prestaciones con el coche muy cargado, al hacer adelantamientos o en zonas con muchas pendientes.

Respecto al GLP, que seguro será objetivo de muchos usuarios, todo depende de lo cerca que tengas una estación de servicio con gas licuado de petróleo para particulares. La etiqueta ECO permite evitar ciertas restricciones de tráfico en Madrid y Barcelona, con un ahorro de costes que se notará mucho cuantos más kilómetros hagamos. El litro de diésel no baja de los 1,20 euros, la gasolina tampoco baja de los 1,30 euros, pero el GLP está siempre por debajo del euro con una media de 0,72 euros el litro. Tú decides.