06 Febrero, 2019

¿Cuál el al diferencia entre un todoterreno, un SUV y un crossover?

Las modas siempre ha sido un influyente en la evolución de la industria del automóvil. Unas veces ha sido un avance provechoso, como en el caso de la tecnología y otras tantas, meros caprichos de los usuarios como es el caso de la actual demanda de vehículos SUV. ¿Quieres decir esto que se trata de un error? Desde luego que no, nada mejor que disponer de una oferta con muchas opciones donde elegir, ya que habrá más posibilidades de encontrar nuestro coche ideal. El problema es, que como ocurrió con el auge de las carrocerías monovolumen, se puede llegar a perder un poco el norte y lanzar modelos al mercado que poco más ofrecen respecto al resto, más allá de un diseño diferente o una sensación especial al verlos y conducirlos.

En esto, aquella época en la que se puso en circulación infinidad de versiones monovolumen y la actual de los SUV, hay muchos paralelismos y es curioso comprobar como unos, han devorado sin miramientos a los otros. Actualmente, los SUV ocupan el lugar que antaño tuvieron asignado los monovolumen, el de coche familiar, con mucho espacio, versátil e incluso ‘de imagen’. Conducir uno de aquellos coches de un solo volumen significaba estar a la moda, tener buen gusto y pensar en la familia. Justamente lo que ocurre con los SUV, aunque estos ofrecen un pequeño extra por su concepción, como es la posibilidad de aventurarse por caminos no asfaltados con cierta libertad y seguridad.

Otro paralelismo con aquel momento, es la enorme oferta que se ha creado y la que está por venir. Cuando se pusieron de moda los monovolúmenes, el futuro se planteaba entorno a ese tipo de automóvil apareciendo incluso modelos deportivos de altas prestaciones, con tintes más exclusivos o bien, una mezcla de ambos como fue el Renault Avantime. Una mezcla entre monovolumen, coupé de dos puertas y modelo de alta gama por equipamiento, motores y planteamiento general. Sin embargo, los SUV van un poco más allá y se han diversificado de tal manera que ahora, podemos elegir entre los mencionados SUV, los crossover o los todoterreno. Pero, el caso es, ¿conoces las diferencias?

Mercedes Clase G

Todoterreno, el precursor y el más capaz fuera del asfalto

Pues bien, nada mejor que comenzar por el origen de toda esta locura, que ha terminado por enterrar algunas categorías plenamente asentadas en el mercado sin aparente dificultad. Poca explicación necesitan estos vehículos que no deje claro ya su denominación: todoterreno. Básicamente, un automóvil capaz de circular por el asfalto como cualquier otro, pero también fuera del mismo con bastante soltura, sin importar, hasta cierto punto, el estado de la senda por la que queramos transitar. Desde siempre, los todoterreno han sido coches grandes, torpes y pesados. Sus características, obligadas a ofrecer un compromiso entre dos usos casi opuestos, repercute en muchos apartados como el peso.

El mayor inconveniente de los todoterreno es, precisamente, su capacidad para circular por zonas muy complicadas. Para ello, se requiere unas suspensiones que tengan mucho recorrido y que no sean muy duras, para adaptarse mejor al terreno y sortear así las complicaciones. Para que esas suspensiones cuentan con mucho movimiento deben ser muy concretas y contar, en la mayoría de los casos, con ejes rígidos que en carretera no ofrecen un comportamiento muy eficaz, sino más bien lo contrario, haciendo que su forma de afrontar curvas sea torpe y lenta. Además, las necesidades de rigidez estructural obligan al empleo, generalmente, de un chasis independiente de la carrocería y eso, afecta mucho al peso del conjunto.

Pero, a cambio, se obtiene un vehículo casi imparable, con un habitáculo muy grande, sistemas de tracción total super eficaces y con varios modos de funcionamiento, así como diversos dispositivos tecnológicos que en zonas de climatología adversa, como regiones con muchas nevadas por ejemplo, les hace los coches ideales. Debido a su alto precio, los fabricantes han tomado un camino que parece ser todo un acierto como es que lleva al segmento premium. De esta forma, ofrecen varias versiones del mismo modelo según el cliente objetivo: versiones industriales y pensadas para trabajos poco agradecidos, opciones más equipadas pero pensadas para usos ‘rurales’ como fincas o bien, los más vendidos que son aquellas versiones sumamente equipadas, con motores muy potentes y diseños mucho más cuidados.

Solicita tus ofertas GRATIS
Ahorra una media de 0,00€

seat ateca rojo

SUV, Sport Utility Vehicle. El coche de moda

Los SUV son derivados directos de los todoterreno, de hecho, en España también se les denomina ‘todocamino’, haciendo referencia a su capacidad para circular por sendas no asfaltadas o, dicho de otra manera, por caminos de tierra de toda la vida. Esto se debe a su evolución hacia el asfalto, que les ha hecho perder muchas de las características que distinguen a los todoterreno. De hecho, ese ha sido el porqué de su éxito pues mantienen el aspecto robusto y la sensación de seguridad que transmite un todoterreno, pero con mejor comportamiento en carretera donde pasa el 95% de su vida útil. Esta última cuestión ha sido el desencadenante de su evolución hacia el asfalto, pues los usuarios querían un todoterreno por su imagen y por su diseño, pero exclusivamente para usar por carretera.

Se dice que el precursor de toda esta locura entorno a los todocamino fue el Nissan Qashqai, pero antes de su llegada Toyota puso en el mercado la primera generación del RAV4, que personificaba a la perfección la definición que les otorga: vehículo deportivo utilitario. Aquel RAV4 dista mucho de los actuales SUV, pero el mercado ha ido dando forma al mercado hasta convertir estos coches en una especie de combinación de coche familiar y todoterreno. Ofrecer un amplio margen de uso una versatilidad que los hace muy interesantes, pero el crecimiento de la oferta desvirtúa un poco esas características poniendo en circulación modelos SUV que poco más ofrecen respecto a cualquier compacto o cualquier utilitario.

Un SUV, además de un habitáculo puramente de turismo convencional por terminación y equipamiento, cuenta con una altura al suelo algo más elevada que se ha convertido en un aliado en las carreteras españolas actuales, necesitadas de un mantenimiento intenso, o para circular por poblado, donde los baches y los ya típicos badenes pasan a un segundo plano. El factor imagen es un potente argumento de venta, al igual que una falsa y errónea mayor seguridad, otro argumento que emplean muchos comerciales para convencer a sus clientes y no es correcto, aunque esto quizá lo tratemos en otra ocasión. No obstante, la posibilidad de equipar los tracción total y de circular fuera del asfalto con cierta soltura, son cosas a tener en cuenta si llevamos una vida activa y nos gustan los momentos de ocio al aire libre ya sea para practicar deportes, disfrutar de nuestra mascota o salir ‘al campo’ con los más peques de la casa.

Solicita tus ofertas GRATIS
Ahorra una media de 5.815,40€

Opel insignia blanco

Crossover, un turismo disfrazado

Acabamos nuestro repaso con los últimos en llegar, los crossover. Son, quizá, los coches menos lógicos de toda la moda actual respecto a los SUV y derivados, ya que no son tan capaces como estos en ninguno de los apartados, mientras que pretenden emular su imagen y algunas de sus características. Básicamente, son turismos disfrazados de SUV, un coche normal, por así decirlo, con un diseño que busca ofrecer una imagen más ‘campera’ ya sea con protecciones de plástico en su carrocería, combinación de colores, posible empleo de neumáticos mixtos (se venden como M+S) y un ligerísimo aumento de la distancia libre al suelo.

Los cambios que sufre un turismo para convertirse en un crossover son casi todos estéticos, cuyo objetivo es ofrecer una opción más dentro del mercado debido a la demanda de este tipo de automóviles. Apenas cuentan con aptitudes para circular por caminos no asfaltados tanto por configuración de suspensiones como por monta de ruedas (llantas de aleación ligera y neumáticos puramente asfálticos en la mayoría de los casos). Por lo general, suelen tener origen en carrocerías familiares como pueden ser los Audi Allroad, Opel Insignia Country Tourer o SEAT León ST Xperience, por poner unos ejemplos. También se denomina crossover a los modelos SUV, pero no es correcto y son vehículos diferentes.

El mayor atractivo de los crossover es su condición de turismo, que mantiene todas las características de manejo en carretera de estos, pero los combina con una mínima adición de altura libre al suelo que permite sortear pequeños obstáculos, baches y agujeros. Hay fabricantes que permiten elegir versiones con tracción total o con sistemas electrónicos diseñados para potenciar la adherencia y la capacidad de control en zonas complicadas como nieve o hielo, tales como el Grip Control del grupo PSA (Peugeot,Citroën, DS Automobiles y Opel).

Solicita tus ofertas GRATIS
Ahorra una media de 6.475,50€

Conclusión/Opinión

No cabe duda que el mercado manda y si los usuarios demanda un tipo de coche concreto, los fabricantes ofrecerán eso y más si es necesario. Cada tipo de coche aquí descrito tiene sus pros y sus contras, pero las modas no entienden de estas cosas. Si me preguntaran a mí sobre qué coche de estos sería el que ocuparía mi garaje, no dudaría en elegir un crossover ya que, en mi caso, sería un coche que me permitiría disfrutar con mis perros pudiendo visitar ciertas zonas que con mi coche actual no resulta tan sencillo, por ejemplo, y porque ofrecen lo que prácticamente demanda todo el mundo: una imagen robusta y atractiva, un comportamiento fácil y seguro y gracias a su mayor altura al suelo, los baches, agujeros y badenes son meros trámites sin importancia.