Peugeot e-208

Diseño irresistible

  • Cargado de tecnología
  • Motor eléctrico
  • Diseño detallado y atractivo con aire deportivo

    El Salón de Ginebra, como cada año, se presenta cargado de novedades. Se trata de uno de los salones dedicados al automóvil más importante de Europa, cuya celebración acumula varias décadas. Tras sus puertas, los fabricantes lucen sus mejores galas, muestran los últimos adelantos, las novedades más importantes y los concept car más espectaculares, nada se deja al azar en un evento que da comienzo, o casi, al desembarco de novedades en el ‘Viejo Continente’. Y así se lo ha tomado la firma francesa Peugeot, que aprovechará para dar a conocer uno de sus lanzamientos más importantes de los últimos años: el Peugeot 208.

    Peugeot ha dado un cambio importante en su lenguaje de diseño desde que puso en circulación los Peugeot 3008 y 5008. Ambos SUV, prácticamente el mismo coche si no fuera por las diferencias de tamaño, llegaron con un diseño rompedor que se ha destapado como un auténtico acierto. Son dos de los modelos más vendidos de su categoría y además, también de los más dinámicos y apetecibles de conducir, una característica que, por lo general, suele ser muy común en los modelos sellados con el león en su frontal. Tras ellos, la francesa, que por cierto, es una de las empresas más antiguas del mundo, lanzó el Peugeot 508 y nuevamente, demostró que no pretende dejar títere con cabeza y se ha propuesto arrasar, al menos en diseño, con todo lo que se ponga por delante.

    Ahora le ha tocado el turno al utilitario, un coche super importante para Peugeot por nivel de ventas, herederos directo de los Peugeot 205 y Peugeot 206, dos best seller cuyo éxito fue notable. La anterior generación del 208 también acumuló un gran número de matriculaciones, demostrando que no hay secretos para los ingenieros de Peugeot y que no importa lo que se les proponga desde la dirección de la empresa. De hecho, la marca se suficientemente fuerte como para planear un nuevo ataque al mercado estadounidense, de donde se retiró en 1991. No es nada nuevo después de todo, pues en 2018, el grupo PSA (formado por la propia Peugeot, Citroën, DS Automobiles y Opel/Vauxhall) abrió una sede en Atlanta, Georgia.

      interior e208

      Diseño marca de la casa

      Revolución en el 208 aniversario de Peugeot

      Que la marca haya conservado la denominación de 208 no es una sorpresa. Lo ha hecho con el modelo compacto, el 308 y con el sedán, el 508. Pero con el utilitario cabe más lógica cuando este mismo año, Peugeot cumple 208 años de historia. ¿Casualidad que se presente la nueva generación justo ahora? Desde luego que no. Pero además, esta nueva generación es mucho más que una evolución del modelo saliente, es una ruptura total, una revolución completa y muy llamativa, con la que doblegar a todos los rivales. Si lo comparamos con el recientemente lanzado Renault Clio, el Peugeot luce más moderno, más atractivo y hasta más potente. No obstante, se ve un poco influenciado por modas como los crossover, con unos pasos de rueda pintados en negro que recuerdan a las protecciones de plástico de ese tipo de coches.

      Se articula sobre la plataforma CMP (Common Modular Platform) que sirve de base para varios y diversos modelos, pero cómo característica más importante, se trata de una plataforma diseñada para poder acoger motores gasolina, diésel y eléctrico. El devenir del automóvil pasa por la electrificación, nos guste o no, y se hace obligatorio tenerlo en cuenta. No obstante, el nuevo Peugeot 208 llega, desde el primer momento, con una variante de motor eléctrico denominada e-208, que rinde 100 KW (136 CV) y 260 Nm de par. Es, quizá, una de las novedades más importantes del nuevo utilitario francés y de todo el segmento en el que milita. Ya se hablaba de esta posibilidad durante el desarrollo de esta nueva generación y finalmente se ha convertido en realidad.

      Pero además, también rompe con todo lo visto en equipamiento, tecnología y en el diseño del habitáculo, donde se estrena un nuevo pasos adelante del conocido como ‘i-cockpit’ de la marca, una configuración del puesto de conducción muy particular que se componen de un pequeño y extraño volante, una ausencia casi total de botones, simpleza de líneas y una instrumentación que se coloca por encima de la parte superior del volante, bordeando por abajo la línea de visión del conductor y permitiendo que no haga falta mover la cabeza para su consulta. Requiere adaptación, pero una vez acostumbrado cualquier otro coche parece poco natural. Obviamente, también toma inspiración de modelos ya conocidos de la marca y en especial del Peugeot 508, convirtiéndose en uno de los utilitarios con el habitáculo más avanzado y moderno, nada que ver con los rivales.

      Se articula sobre la plataforma CMP (Common Modular Platform) que sirve de base para varios y diversos modelos, pero cómo característica más importante, se trata de una plataforma diseñada para poder acoger motores gasolina, diésel y eléctrico

      lateral e208

      Toda la tecnología necesaria

      Más tecnología y una cuidada aerodinámica

      Vivimos en la era de la tecnología, de la conectividad y en la era de internet. Todo, absolutamente todo gira en torno a la máxima conectividad e incluso un ‘simple’ televisor, ofrece la posibilidad de conectarse a la red de redes para navegar. Si a esto le sumamos que la industria del automóvil es una de las más innovadoras en cuanto a producto (aunque los concesionarios e incluso las marcas se resistan todavía a una digitalización total), nos encontramos con vehículos cuyo contenido tecnológico es casi de ciencia ficción si lo comparamos con los coches de hace no muchos años. Lo más destacable de la nueva generación del pequeño león es la adopción del nuevo sistema llamado ‘Drive Assist’, un dispositivo que a través del control de crucero adaptativo, permite mantener la distancia con el coche que nos precede (fijada por quien conduce) y mantiene la trayectoria del coche dentro del carril. Es decir, es muy similar a un sistema de conducción semiautónoma.

      Al mismo tiempo, el nuevo Peugeot 208 incorpora sistema de estacionamiento automático, frenada de emergencia automática con detección de peatones y ciclistas, reconocimiento de señales de tráfico, control de objetos en el ángulo muerto del espejo y asistente de luces de carretera entre otros gadgets como la alerta de riesgo de colisión, alerta activa de cambio involuntario de carril o el sistema MirrorLink y Apple Car Play. Una larga lista de sistemas impropios de un coche de este segmento y más próxima a la lista de equipamiento de su hermano el Peugeot 308.

      El diseño, frente al 208 que abandona la línea de producción, sorprende por la personalidad que desprende. Ahora los volúmenes están más definidos y está más redondeado. Hay quien dice que tiene cierto parecido con el Audi A1 por lo redondeado del perfil del techo o por las formas del frontal vistas desde un lateral. Sin embargo, el nuevo Peugeot 208 esconde una cuidada aerodinámica que incluso recurre a tomas de aire activas. Es decir, unas tomas de aire que según necesidades pueden abrirse para mejorar la entrada de aire frío al motor y al sistema de refrigeración o bien, cerrarse y mejorar la penetración aerodinámica y rebajar los consumos. Se ha trabajado también en reducir la resistencia a la rodadura y se ha optimizado toda la oferta mecánica.

      El nuevo Peugeot 208 incorpora sistema de estacionamiento automático, frenada de emergencia automática con detección de peatones y ciclistas, reconocimiento de señales de tráfico, control de objetos en el ángulo muerto del espejo y asistente de luces de carretera entre otros gadgets como la alerta de riesgo de colisión, alerta activa de cambio involuntario de carril o el sistema MirrorLink y Apple Car Play

      trasera e280

      El poder de un eléctrico

      Peugeot e-208, la electrificación está aquí

      La mayor novedad del nuevo 208, como ya se ha comentado, es la puesta en circulación desde el mismo inicio de comercialización de una variante de motor eléctrico. De hecho, esta versión también dará vida a otra variante similar en los DS 3 Crossback y al futuro Opel Corsa. Estrena un motor eléctrico de 100 KW (136 CV) con un par máximo de 260 Nm que según la marca, permite acelerar de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos. Una cifra que para un coche con esta tecnología supone un tanto innecesaria, ya que su objetivo no es ser el más rápido, sino el más eficiente. Por tanto, lo realmente importante se encuentra en su autonomía, que según la marca es de 340 kilómetros homologados con el ciclo WLTP.

      Incorpora una batería de 50 kWh situada en el suelo del coche, de tal forma que no afecta al espacio disponible en el habitáculo y mantiene el peso cerca del suelo, mejorando el centro de gravedad y por tanto, la estabilidad. Contará con una garantía de ocho años o 160.000 kilómetros, en los cuales debería conservar al menos el 70% de su carga máxima original. Puede cargar al 80% en 30 minutos si se emplea un cargador de 100 KW, aunque con un cargador trifásico de 11 KW necesita 5 horas y 15 minutos. Si conectamos la carga a una toma monofásica de 7,4 KW el tiempo necesario para completar la batería es de ocho horas y en un enchufe convencional, como los de casa, se tarda 16 horas. Como se puede comprobar, el mayor inconveniente de cualquier coche eléctrico sigue estando presente en los más modernos.

      La tecnología equipada por el Peugeot e-208 viene a ser ya costumbre en estos coches. Por ejemplo, cuenta con dos niveles de frenada regenerativa (a través del selector del cambio o del acelerador) y tendrá tres programas de funcionamiento: ECO, Normal y Sport. Dispondrá de un sistema que ofrecerá la posibilidad de programar la carga sin estar en el propio coche con la aplicación para teléfono móvil ‘MyPeugeot’ o a través de la pantalla táctil del sistema Connected Navigation. La marca, para completar el atractivo del nuevo 208 eléctrico, ha confirmado una nueva oferta de servicios para clientes que facilitarán la transición hacia una movilidad más limpia, tales como una herramienta para planificar viajes, consejos de uso, conducción y ahorro de energía, contratos especiales de asistencia en carretera o pases para vehículos de alquiler.

      Puede cargar al 80% en 30 minutos si se emplea un cargador de 100 KW, aunque con un cargador trifásico de 11 KW necesita 5 horas y 15 minutos