Guardapolvo coche (Fuelle de transmisión)

El fuelle de la transmisión (también llamada como guardapolvo del palier) protege el eje de transmisión de la suciedad. Al conducir, este fuelle o bota se expone a una carga constante y por lo tanto se desgasta con el tiempo. Aquí puedes averiguar cómo cambiar un guardapolvo de transmisión roto y cuáles son las ventajas y desventajas del fuelle de transmisión universal.

¿Qué es el guardapolvo de un coche?

Los guardapolvos o también conocidos como fuelles de transmisión, son protecciones en forma de capuchón situados a ambos lados del palier. 

Su función es la de proteger a los rodamientos y otros órganos delicados de la dirección y de la transmisión para que no se ensucien de polvo. 

Los guardapolvos antiguos solían construirse de materiales como caucho o goma. En la actualidad, se construyen de neopreno u otros materiales sintéticos resistentes a la acción de las grasas y de los aceites. Desempeñan también funciones de estanquidad, y como recipientes de lubricante 

Estos fuelles también pueden  ser utilizados  para cubrir los orificios de los alojamientos de las bujías. Su función aquí es doble: hacen de capuchón aislante y de protección de filtraciones de agua y cuerpos extraños que podrían introducirse en el cilindro al extraer la bujía.

 

¿Cuánto cuesta cambiar el guardapolvo?

En un taller multimarca, el cambio del fuelle de transmisión cuesta entre 150 y 400 euros. En un taller, oficial mucho más. Como el guardapolvos del palier en sí sólo cuesta alrededor de 20 euros, es mucho más barato hacerlo uno mismo, siempre que se tenga la experiencia necesaria.

vender mi coche
vender mi coche