Deportivo

La definición más tradicional de deportivo hace referencia a un vehículo de dos pasajeros, pequeño y bajo diseñado para ofrecer una respuesta rápida, de fácil manejo y con capacidad para conducir a altas velocidades. 

Estos vehículos son muy populares y por ello, hoy en día, casi todos los vehículos cuentan con un acabado inspirado en los deportivos que suelen tener elementos más aerodinámicos y motores más potentes. 

¿Qué es un coche deportivo?

Conocemos como coche deportivo a aquellos vehículos bajos, diseñados para transportar generalmente a dos pasajeros y que tienen la capacidad de circular a altas velocidades. Adicionalmente, estos coches han de tener un tiempo de aceleración reducido, contar con una velocidad máxima elevada y disponer de un sistema de frenado y más caballos de potencia que los vehículos convencionales.

Actualmente, la diferencia estética entre los modelos deportivos y los no deportivos pueden resultar menores. Los automóviles deportivos han ido adaptando su diseño, contando cada vez con más formas y tamaños. Al mismo tiempo, los coches no deportivos también han ido adoptando características de los deportivos: algunos modelos han desarrollado carrocerías de apariencia deportiva, se equipan con accesorios típicos de los vehículos deportivos, etc. Sin embargo, aún con dichos cambios, no todos cumplen con las características necesarias para ser clasificados como vehículos deportivos, por lo que es importante no confundirlos. 

Características de los deportivos

Además de los aspectos ya mencionados en la definición, existen otros rasgos que identifican a los modelos deportivos y los diferencian del resto de automóviles, de los que podemos destacar: 

  • Su diseño trata de asemejarse a los coches de circuito, con el fin de ofrecer mayor rendimiento.
  • Alcanzan velocidades elevadas en un espacio de tiempo muy reducido.
  • Son coches más ligeros que los convencionales. 
  • Su eje se encuentra más cerca del suelo.
  • Debido a las velocidades que soporta, el motor se encuentra reforzado.
  • Los neumáticos se fabrican de un compuesto blando, siendo además más anchos en el eje motriz. 

Tipos de coches deportivos

Podemos encontrarnos tres tipos de coches deportivos en el mercado:

  • Deportivos: cuentan con tracción delantera, trasera o total.
  • Superdeportivos: con más de 500 CV, no suele incorporar solo tracción delantera. 
  • Hiperdeportivos: deportivos de 1.000 CV, aproximadamente. Su motor se localiza en la parte trasera. Cuenta con las características más extremas, tanto en su diseño como en sus prestaciones y precio.

Ventajas e inconvenientes de un deportivo

Como sucede con cualquier otro vehículo, un coche deportivo cuenta con sus propias ventajas e inconvenientes.

Ventajas

  • Gran aceleración en pocos segundos.
  • Adecuado para terrenos no urbanos.
  • Su interior transmite seguridad.

Inconvenientes

  • Precio elevado.
  • Falta de mecánicos especializados. 
  • Gran gasto de combustible.
  • Aunque puede alcanzar velocidades muy elevadas, se han de seguir respetando los límites de velocidad.
vender mi coche
vender mi coche