25 Abril, 2019

¿Qué motor y acabado elegir para mi Hyundai Ioniq?

El Hyundai Ioniq es el primer híbrido de Hyundai, el cual se presentó en el año 2016, llegando como un rival para luchar con otro modelo asiático tan conocido como el Toyota Prius. Los parecidos son evidentes, como por ejemplo en el diseño, que se parece a este mítico híbrido nipón.

Desde la marca coreana, en su lanzamiento se anunciaron que este modelo se iba a vender en tres tipos diferentes de motores, híbrido, híbrido enchufable y eléctrico. Este modelo pertenece al segmento C midiendo 4,47 m de longitud, 1,82 m de anchura y 1,45 m de altura, siendo medidas muy parecidas a las de su competidor directo, el Toyota Prius, y le permiten alojar cuatro personas adultas con toda normalidad.

Si vamos al maletero, todo depende de la versión que elijamos, pues el modelo eléctrico y el híbrido enchufable van a perder bastante capacidad por las baterías que utilizan y el sistema de propulsión.

Si hablamos del híbrido convencional contamos con un buen maletero que cubica 456 litros, en el híbrido enchufable se pierden 115 litros, quedando 341 litros por los 350 litros de la versión eléctrica.

inteiror ioniq

¿Qué motor elijo?

Cuando hay que elegir un motor para el Hyundai Ioniq, las dudas aparecen ¿eléctrico? ¿hibrido? ¿híbrido enchufable? Todo va a depender bastante de lo que necesite cada usuario y el uso que le vaya a dar a su vehículo.

Híbrido

Este modelo híbrido comparte mecánico con su hermano coreano, el Kia Niro, los dos tienen un motor de gasolina de 1.6 litros GDI con 105 CV, el cual se combina con un motor eléctrico de 44 CV. La potencia combinada se queda en 141 CV. Estos son más que suficientes para la mayoría de las situaciones.

Entre los puntos más fuertes del Hyundai Ioniq está la transmisión de doble embrague de seis velocidades que monta (DCT), pudiendo usarla secuencialmente usando el modo Sport.

En el Prius, al igual que ocurre con muchos híbridos, nos encontramos con un cambio tipo CVT o de convertir de par, una transmisión que nos ofrece un menor número de sensaciones y que no es tan suave como la que utiliza el Ioniq, lo que sin duda es algo que habla muy positivamente del modelo coreano.

El Ioniq es bastante fácil de conducir en prácticamente todas las situaciones, en especial en ciudad, donde siempre que pueda usará el modo eléctrico, no se puede elegir manual, pero si se es cuidadoso con el gas, utilizará con frecuencia el modo eléctrico, hasta cuando marche a 80/90 Km/h.

El Ioniq híbrido llega a homologar un aceptable consumo mixto de 3,4 litros a los 100 km, que logra unas emisiones de únicamente 79 gr/km, esto le permite tener la etiqueta medioambiental ECO.

Híbrido enchufable

Este híbrido enchufable (PHEV) usa la misma base mecánica que el híbrido convencional. Cuenta con la misma potencia combinada de 141 CV, pero aquí el motor eléctrico es diferente. Un motor eléctrico del Ioniq PHEV que llega a rendir 61 CV y que tiene una batería de 8,9 kWh. La batería puede llegar a cargarse en la red eléctrica a diferencia del híbrido convencional que la recarga llega a recuperar energía y usa el motor de gasolina.

Este modelo es capaz de circular en modo solo eléctrico, homologándose 63 km de autonomía en modo eléctrico 100%, que realmente terminan quedándose en unos 50-55 km de autonomía eléctrica en conducción real.

Entre las bondades, está que en los trayectos cortos no vamos a gastar ni una sola gota de gasolina, y vamos a poder cargarlo en nuestra casa o en muchos de los puntos de recarga que ofertan las grandes ciudades. La batería llega a tardar del orden de 2 horas y 15 minutos en cargarse en un wallbox a 7,1 kW. Si vamos a las tomas convencionales, se tarda del orden de 4 horas y media.

La transmisión que tiene es la misma de doble embrague que monta el híbrido convencional, por lo que el funcionamiento es bastante suave y agradable. El motor llega a homologar un consumo de únicamente 1,1 litros a los 100 km y unas emisiones de únicamente 26 gr/km. Estos datos y el que pueda circular a una velocidad mayor en modo eléctrico hacen que obtenga la etiqueta medioambiental CERO.

Con dicha etiqueta se puede circular por cualquier clase de ciudad, pese a que existan restricciones, lo mismo que haríamos con el eléctrico puro.

Eléctrico

En el caso del Ioniq eléctrico, lo que hace es representar el futuro próximo del automóvil. Este modelo es diferente al resto de sus compañeros, rindiendo el motor eléctrico 120 CV, gracias al par que ofrecen los eléctricos, permitiendo que sea solvente para muchos de los usuarios. La batería que monta el Ioniq eléctrico (EV) llega a ser de 18 kWh, bastante alejado de los 85 kWh que montan otros modelos eléctricos de alta gama, caso del Tesla Model S, pero que hacen posible que cuenta con una autonomía lo suficientemente importante para muchos conductores.

La homologación de Hyundai en cuanto a la autonomía es de 280 km para el Ioniq eléctrico y en condiciones normales suelen quedarse en unos 180 km aproximadamente. Esta autonomía es escasa si pensamos en los números que nos ofrecen sus rivales, como el Nissa Leaf, que llega a homologar cerca de 300 km de autonomía.

Los tiempos de carga llegan a variar bastante según el amperaje y voltante de la toma a la que se conecte, pero para hacernos una idea, en una toma doméstica llega a tardar aproximadamente 12 horas en llegar a cargar la batería por completa, donde un wallbox específico para cargar eléctricos se quedaría en 4 horas, mientras que, a la hora de usar un cargador rápido de 100 kWh, como en el caso de Tesla llegaría a tardar unos 24 minutos.

lateral ioniq

¿Qué acabado escoger?

Este modelo tiene tres acabados diferentes en su gama: Klass, Tecno y Style. Aunque el acabado más básico, el Klass viene bastante completo de serie, contando con radio Bluetooth, cámara de visión trasera, climatizador bizona, control de crucero, sistema de alerta involuntario por cambio de carril y sistema de aviso por colisión frontal.

Su acabado intermedio Tecno añade además faros de xenón, faros LED, llantas de aleación de 17 pulgadas, y navegador de 7 pulgadas con conectividad para smartphones.

El más alto de gama Style viene prácticamente con todos los extras como por ejemplo: asiento del conductor con ajuste eléctrico y memoria, climatización en plazas traseras, tapicería de cuero y pantalla táctil con navegador de 8 pulgadas.

En nuestra opinión el acabado intermedio está mucho mejor equipado, pues cuenta con la totalidad de elementos precisos para todo tipo de usuario o familia. Lo elegiríamos por encima del acabado base, aunque cueste algo más, puesto que, con elementos de su equipamiento como el navegador, llantas o los foros de xenón, aunque ese sobrecoste está bastante más que justificado.

Conclusiones idoneo

Si piensas en hacerte con un Ioniq, lo mejor que puedes hacer es plantearte el uso que vas a darle: los kilómetros que harás, por donde se harán tus recorridos, la ciudad en la que habitas, etc.

La autonomía del modelo eléctrico va a limitar bastante la utilización del modelo a entornos urbanos o extraurbanos, salvo que sea posible hacer un viaje largo tranquilamente y parando con frecuencia.

Si por motivos de autonomía precisas un modelo alimentado por gasolina, plantéate qué modelo es el que puede convenirte más, si el híbrido convencional o el que es enchufable. Aquí deberás calcular cuanto vas a tardar en poder amortizar la diferencia existente de precio dependiendo del kilómetro anual que hagas.

Las diferencias de precios son de cerca de 10.000 euros, con un consumo en uso real de unos 3 litros a los 100 km, por lo que vas a tener que sacar la calculadora teniendo en cuenta los kilómetros anuales, para así poder saber en cuántos kilómetros vas a poder amortizarlo.

En principio, la diferencia de precio es alta sino hacemos mucha utilización el vehículo por la ciudad y con un punto de carga en casa.

Ahora te toca a ti decidir, como puedes ver, es una decisión bastante personal y merece la pena pensarlo con tranquilidad, puesto que es mejor no equivocarse.

Solicita tus ofertas GRATIS
Ahorra una media de 5.100,55€