X

Espera un segundo...

¡Te asesoramos de forma totalmente GRATUITA!


Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Llámame GRATIS

20 Noviembre, 2019

KIA Sportage Mild Hybrid

Los primeros automóviles con el sello de KIA llegaron a España allá por 1992. Eran coches que todavía no se habían adaptado totalmente al mercado europeo y seguían desprendiendo una imagen asiática muy marcada, que no a todo el mundo gusta. En aquellos años ya formaba parte del Grupo Hyundai, quienes también tenían presencia en el Viejo Continente aunque muy lejos de su actual cuota de mercado. Se les tenía por coches baratos, meras herramientas de bajo coste para quienes buscaban un simple medio de transporte. Y no es menospreciar, es, sencillamente, la imagen que se tenía de ambas marcas en aquel entonces.

No fue hasta el año 2004 cuando se fundó KIA Motors Iberia, la filial española de la firma surcoreana. Cuando esto ocurrió, la marca ya había cambiado mucho respecto a sus primeros pasos en España y en Europa, tomando el camino que hoy día está recorriendo y ofreciendo modelos que, con el paso del tiempo, han ido ganando diseño, calidad y tecnología. Emilio Herrera, director general de KIA Motors Iberia en 2014 y actual director de operaciones de KIA Motors Europa, en el décimo aniversario de su puesta en marcha, afirmó que la marca comenzó vendiendo precio, pero ahora venden calidad y diseño.

Ha sido un cuidadoso plan de producto que ha sido seguido al pie de la letra, hasta lograr unos resultados que pueden verse a simple vista. KIA es una de las marcas más populares en España, asidua a los primeros puestos en los rankings de fiabilidad y en los últimos años, uno de los mayores actores en cuanto a electrificación de sus coches. No en balde, la firma tiene una gama realmente completa de coches electrificados que van desde el KIA Niro y sus tres versiones (híbrido, híbrido enchufable y eléctrico puro), pasando por el KIA Soul EV o las versiones ‘mild hybrid’ del KIA Sportage.

interior kia sportage

Hibridación suave o mild hybrid, una segunda vida para el diésel

KIA no tiene, ni de lejos, la misma imagen que hace unos años y la mejor muestra que se puede tener es el KIA Sportage. El SUV coreano va por su cuarta generación, presentada en 2015, con claros avances respecto al anterior modelo. Este coche lleva en España desde 1994, pero no fue hasta 2004 cuando comenzó a ser una opción bastante popular tanto por concepción, como por calidad, equipamiento y motores. Era un coche europeo, o casi, y eso caló entre los usuarios en un momento en que los SUV empezaban a ganar adeptos y ventas.

Hoy, el KIA Sportage acapara una de cada cuatro matriculaciones de la marca, es el modelo más vendido de KIA en España y uno de los SUV con más matriculaciones tras el Nissan Qashqai y el Peugeot 3008. Para ello, ha sido necesario una evolución muy destacada en todos sus apartados la cual, ha culminado con la aparición de las versiones con hibridación suave o mild hybrid, que ofrecen tres escalones de potencia con dos motores diferentes como base. No obstante, cabe destacar que son motores de ciclo diésel y no gasolina, como suele ocurrir en la hibridación convencional.

El SUV asiático fue el responsable de estrenar esta tecnología en la marca, y lo hizo con una variante con nada menos que 185 CV y tracción total, que además se podía combinar con un cambio manual o un automático. Un propulsor que se compone de un bloque 2.0 turbodiésel que monta un dispositivo eléctrico que sustituye al alternador tradicional y hace funciones de motor de arranque del sistema start-stop, alternador y además, de propulsor añadiendo 16 CV al cómputo total. No puede mover el coche por sí solo, pero ayuda en demandas de potencia elevada y recupera energía que se almacena en una batería de iones de litio que funciona a 48 voltios. El hecho de no poder mover el coche le otorga la característica de ‘hibridación suave’ y luce la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico.

kia sportage blanco y rojo en el monte

KIA Sportage 1.6 Híbrido 48v, dos versiones para complementar al 2.0 Mild Hybrid

No cabe duda que la variante de 185 CV es un caramelo para muchos conductores, pero también es un coche que no está al alcance de todos por tener un precio algo elevado (alrededor de 36.000 euros sin descuentos ni promociones). El caso es que como presentación de la tecnología es un paso muy bueno, que debía completarse con otros que acercarán esta opción al resto de conductores, algo que ocurrió poco después con la llegada del motor 1.6 Híbrido 48v (así lo denomina la marca).

Este motor 1.6 también es diésel, el 1.6 CRDi, que se ofrece en dos opciones de potencia que tienen etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico. La menos potente y seguramente, al más vendida de todas, anuncia 116 CV, cambio manual de seis relaciones y tracción delantero sin posibilidad de equipar la tracción a las cuatro ruedas. La más potente alcanza los 136 CV, también es tracción delantera, pero en esta ocasión monta el cambio automático 7DCT de siete relaciones. Esta última, representa, quizá, la versión más equilibrada de las opciones de hibridación suave disponibles en el KIA Sportage. Tiene una potencia más que suficiente para cualquier desplazamiento sin que se eche en falta más, los consumos no son muy superiores respecto al menos potente y el precio tampoco se dispara.

Pero dejemos esto para otra ocasión y centrémonos en sus características. Ambas versiones montan el alternador/generador que añade 12 CV en aceleraciones fuertes, y que también recupera energía que se almacena en unas baterías de iones de litio con 0,88 kWh de capacidad (ubicada en el hueco donde debería ir la rueda de repuesto). Dicha batería se recarga como en cualquier otro híbrido convencional, es decir, aprovechando las inercias en deceleraciones o mediante un sistema de frenada regenerativa. El consumo de menos potente es de 5,5 litros según ciclo WLPT de media, mientras que el de 136 CV es tres décimas más alto, sólo 5,8 litros cada 100 kilómetros. Para rematar, los precios sólo se diferencian en 1.000 euros a favor del menos potente.

Conclusión/Opinión

La hibridación suave está siendo objeto de algo de polémica, pues muchos afirman que no merecen la etiqueta ECO. En parte tienen razón, pero sólo en los casos que se usa esta tecnología para modelos de altas prestaciones y consumos elevados, donde su presencia apenas sirve para bajar unas décimas consumos que rozan las dos cifras. No es lo mismo un automóvil con 110 CV y sistema eléctrico de 48 voltios que otro con 400 CV también con hibridación suave. Es evidente que el menos potente será menos gastón.

Pero dejando eso de lado, la tecnología mild hybrid es una buena opción para que los motores diésel puedan evolucionar y dejar atrás esa imagen de máquinas sucias. Imagen, por cierto, totalmente equivocada. Muchas marcas apuestan por la ‘micro hibridación’ para sus motores diésel y parece ser todo un acierto ya que pueden presumir de etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico, con las ventajas que ello supone.

En cuanto al KIA Sportage, tendría muy clara mi elección en caso de decidirme por su compra: el 1.6 Híbrido 48v de 136 CV. Es el más equilibrado, con buenas prestaciones (es sólo 20 km/h más lento que el de 185 CV), unos consumos muy bajos y un precio que sólo supera al de 116 Cv en 1.000 euros pero queda más de 4.000 euros por debajo del más potente. El par disponible es de 320 Nm, 40 Nm por encima del menos potente. Y por supuesto, el seguro no es mucho más caro, ni el impuesto a vehículos de tracción mecánica tampoco. El KIA Sportage mild hybrid de 185 CV es un coche para quienes gustan de tener potencia bajo el pie derecho o para los que circulan con el coche muy cargado.

X

Espera un segundo...

¡Consigue tu ebook de renting GRATUITO!


Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Quiero mi ebook