X

¡Te asesoramos de forma totalmente GRATUITA!

¡Te asesoramos de forma totalmente GRATUITA!


Llámame GRATIS

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

17 Enero, 2019

Plan Movea 2019 para la compra de coche eléctrico

A nadie se le escapa que se hace necesario, y de forma casi urgente, una reducción de las emisiones contaminantes de forma drástica. La situación cada día que pasa es más complicada, las grandes ciudades están atestadas de vehículos, su tráfico es lento y sus calles están masificadas de coches, se suceden continuos cortes de circulación por episodios de alta contaminación y los ciudadanos sufren sus efectos con problemas de salud que, en ocasiones, son muy graves. Pero no es un camino sencillo pues además de los ciudadanos, las grandes empresas, aquellas que más contaminan, deben apoyar el cambio forma mucho más notoria, con enormes inversiones de capital que no siempre son fáciles de afrontar. Por otro lado, se hace necesario también un cambio de mentalidad a todos los niveles que ayude a un cambio hacia tecnologías y formas de obtener la energía mucho más limpias.

Por el momento, una de las industrias más castigadas por las normativas anticontaminación es el automóvil. Actualmente centra toda la atención de medios, administraciones y ciudadanos de todo el mundo y se afirma que el automóvil es uno de los principales causantes de la contaminación. No es una afirmación del todo correcta, aunque si analizamos las emisiones contaminantes de, por ejemplo, una ciudad como Madrid, veremos que el transporte rodado es el responsable del 48% de las emisiones mientras que el 52% restante, se debe a edificios e infraestructuras. De ese 48%, el transporte privado es culpable del 80%, lo que deja claro que una restricción de uso del vehículo privado en el centro de Madrid rebajaría notoriamente la contaminación. Y así lo han visto en el Ayuntamiento de la capital, en el de Barcelona y en muchos otros.

El problema llega cuando un usuario se ve obligado a cambiar su actual vehículo, que por viejo que sea, funciona a la perfección. Comprar un coche no es precisamente barato, sobre todo los modelos de última generación con tecnología que parece sacada de películas ‘del espacio’ y no todo el mundo puede permitirse el lujo de comprar un coche nuevo. Si alguien tiene un automóvil con muchos años, posiblemente sea porque no puede comprar otro. Y este problema no tiene una fácil solución, pues habría que subir los sueldos para que todo el mundo tuviera acceso a un vehículo moderno, más limpio y por supuesto, mucho más seguro. Además, también se hace necesaria la implementación de infraestructura específica, información sobre estas nuevas tecnologías y alguna serie de ventajas que incentive el uso de automóviles más ecológicos.

bmw i3 marron

Ayudas a la movilidad eficiente y sostenible con 66,6 millones de euros

Desde las administraciones se quiere potenciar el uso del coche ecológico a toda costa y se presiona a la industria para que actúe en consecuencia. Al mismo tiempo, la industria, y no sin parte de razón, reclama coherencia en las normativas y ayudas para poder lograr esos objetivos que se exigen. Las empresas automovilísticas, por grandes que sean, no pueden hacer todo el trabajo ‘sucio’ y es aquí donde entran los planes de ayuda a la compra de vehículos ecológicos. Unos planes que comenzaron hace años con el antiguo Plan PIVE, que daba 2.000 euros si se achatarraba un automóvil y se compraba uno de bajas emisiones. También se apoya la compra de coches respetuosos con el medio ambiente mediante el impuesto de circulación, que penaliza a los vehículos que más contaminan.

Y ahora, tras un 2018 sin un plan estatal de ayudas a la compra, se pone en marcha para 2019 un presupuesto incluido en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para incentivar la compra de vehículos de energía alternativas. Este presupuesto para la compra de vehículos más limpios y respetuosos con el medio ambiente ya se diseñó en 2018 y se incluyó en los PGE aunque fueron prorrogados por el PSOE quienes ahora pretenden ponerlo en marcha en 2019. En total, el presupuesto, que forma parte del Plan VEA (impulso al Vehículo de Energías Alternativas), cuenta con un total de 66,6 millones de euros en conceptos de ayudas a la movilidad eficiente y sostenible. De estos, 50 millones de euros se dedicarán a incentivar la compra de vehículos alternativos y 16,6 millones de euros serán para impulsar las infraestructuras.

Raúl Blanco, secretario general de Industria y PYME, ha asegurado que el plan se pondrá en marcha ‘en próximas semanas’ pues está en curso de tramitación. Será el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) quien se responsabilice de su gestión. Los coches que se podrán beneficiar de estas ayudas son los de motor eléctrico, híbridos e híbridos enchufables, Gas Natural Comprimido (GNC), Gas Natural Licuado (GNL) y los coches con motor a Gas Licuado de Petróleo (GLP). Todavía no se han especificado detalles y queda espera a que se publique en el BOE (Boletín Oficial del Estado).

Renovación del parque automovilístico español como principal objetivo

El objetivo de estas ayudas, como cabe esperar, es la renovación del parque móvil español, el cual según estudios cuenta con unos 12 años de media. Un parque automovilístico con muchos años supone un exceso de contaminación, ya que los coches más antiguos no cuentan con los últimos adelantos en materia de control de emisiones y sus motores no son tan eficientes. Con estas ayudas se espera sacar de circulación los automóviles con más años y que en su lugar, se comiencen a emplear otros mucho más modernos con la consiguiente ganancia de reducción de emisiones.

Sin embargo, el sector de la automoción española considera que la cantidad destinada a las ayudas para la compra es insuficiente. En último plan diseñado para incentivar la compra de automóviles de energías alternativas, el Plan MOVALT lanzado en 2017, agotó su presupuesto de 20 millones de euros en 24 horas. Un claro indicio del interés de los conductores en poseer un automóvil moderno, seguro y eficiente, pero también un muestra de lo complicado que resulta para muchas personas adquirir un coche nuevo y la necesidad de crear planes de ayuda como estos para poder renovar el parque de automóviles español.

Conclusión/Opinión

La industria del automóvil es una de las más innovadoras del mundo y también es una de las más potentes tanto por capacidad, por economía y por impacto en la sociedad. Pero hay que tener en cuenta que son empresas y viven de vender coches. Si los conductores no quieren o no pueden adquirir un automóvil nuevo cada cinco o seis años, no se puede exigir que haga ese esfuerzo económico cuando su vehículo cumple todas las legislaciones que se establecieron cuando se fabricó. Por tanto, se hace necesaria una ayuda que incentive esa compra y la haga más fácil, más atractiva y más accesible para toda la población. Estos planes de ayuda a la compra del Gobierno son una buena forma de animar a muchas personas a cambiar de vehículo y elegir uno de bajas emisiones como híbridos o eléctricos. Ahora sólo falta que se mejore la infraestructura para estos últimos y que la tecnología siga avanzando. Por el momento, si alguien me pregunta, yo compraría un híbrido.

X

Espera un segundo...

¡Consigue tu ebook de renting GRATUITO!


Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Quiero mi ebook