X

¡Te asesoramos de forma totalmente GRATUITA!

¡Te asesoramos de forma totalmente GRATUITA!


Llámame GRATIS

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

04 Octubre, 2018

Presentación del nuevo BMW Serie 3 2019

Si tuviéramos que pensar en un coche que represente fidedignamente la idea de un sedán deportivo, las opciones quedaría casi resumidas a un único integrante: el BMW Serie 3. Tras más de 40 años en el mercado y más de 15 millones de unidades vendidas, el sedán alemán se ha colocado como la referencia casi absoluta, en cuanto a dinamismo y deportividad, bajo formato de carrocería con tres cuerpos. Y no es necesario hacer cábalas para darse cuenta, un simple repaso a su historia, a las opiniones de quienes lo han probado, todo lo que se comenta en redes sociales e incluso a sus ventas, dejará totalmente claro que pocos coches de su categoría podrían hacer un mínimo de sombra al Serie 3.

Ciertamente, los rivales han ido evolucionando y poco a poco, el BMW Serie 3 se ha visto contra las cuerdas. No siempre se puede ir con total libertad en un mercado que sería capaz de hundir en el pozo más profundo a cualquier fabricante si tienen el más mínimo descuido. Pero el BMW Serie 3 tiene algo especial que le hace ser un coche muy deseado, tanto, que en el mercado de segunda mano es uno de los coches más buscados en la red de redes y uno de los más vendidos. La imagen de la Bayerische tiene un peso importante en estos sucesos, no en balde, los éxitos en competición, los modelos firmados con la famosa letra ‘///M’ y los comentarios de todos los propietarios de uno de los coches salidos de Bayern, han aupado a la marca hasta lo más alto de su segmento. Sirva de ejemplo la autoría sobre la creación del segmento SUV coupé con el BMW X6, cuando en realidad, el primer modelo de ese estilo fue un SsangYong, el Actyon.

Recuperando un poco el hilo que llevábamos, el BMW Serie 3 ha ido notando la presión de los rivales y aunque parezca que cuando estás arriba todo es muy sencillo, las cosas no son como las pintas. Tanto Mercedes como Audi han puesto mucho empeño en molestar todo lo posible a la firma bávara, Jaguar tiene un rival muy duro con el XE y Alfa Romeo ha sido la sorpresa con el Giulia, cuyo planteamiento es muy similar al de BMW, pero adornado con una carrocería de puro estilo italiano difícil de igualar. Por ello han estado mucho tiempo trabajando sobre su sedán medio y junto a los rumores y especulaciones que han ido surgiendo, han aprovechado para ponernos la miel en los labios publicando algún que otro teaser, aderezado con pequeños detalles, hasta ahora, que se ha dado a conocer la séptima generación del BMW Serie 3.

Lateral BMW Serie 3

Más de 40 años después sigue fiel a sus principios

Con motivo del Salón del Automóvil de París, se ha presentado por fin la nueva generación del BMW Serie 3. Un coche que acumula muchas ventas dentro de la marca, incluso con la completa gama SUV del fabricante y el enorme éxito del Serie 1. El BMW Serie 3 podría calificarse como uno de los modelos que mejor representan la idiosincrasia de la Bayerische Motoren Werke. Y esto se entiende mucho mejor cuando se sabe, que BMW no concibe un coche que no sea placentero de conducir. La propia marca publicó esas declaraciones hace tiempo y es una máxima que emplean desde hace muchas décadas y que, por supuesto, se puede encontrar en la nueva generación del Serie 3.

Esta generación del Serie 3 será conocida como ‘G20’, la nomenclatura interna que ha usado BMW para este desarrollo. Como cabe esperar, es la generación más tecnológica y avanzada de toda la historia y por supuesto, también es la más grande de todas. Ha crecido en todas las cotas y alcanza los 4,70 metros de largo, los 1,82 metros de ancho, 2,85 metros para la distancia entre ejes y los 1,44 metros de altura. Supone haber ganado 85 milímetros en longitud, 16 milímetros de ancho, se ha ganado 41 milímetros en batalla e incluso aumentan 43 y 21 milímetros las vías delantera y trasera respectivamente. Es la tónica general de todos los lanzamientos, un aumento de las cotas que colocan a este sedán de tamaño medio, en la parcela del BMW Serie 5 e39, la generación del sedán ejecutivo que se vendió hasta 12004.

Sin embargo, aunque sus cotas aumentan, la personalidad y la fisonomía del Serie 3 se mantiene inalterada. El frontal es largo, con un voladizo muy corto que ayuda a crear la sensación de una cabina retrasada. En esto también ayuda el corto tercer volumen, el que da lugar al maletero, con un voladizo más amplio que el delantero. Un perfil muy dinámico y deportivo que se ve potenciado por los nuevos rasgos del frontal, donde destaca la nueva calandra de mayor tamaño, y por los cambios efectuados en la zada, donde los pilotos de formas rectas contrastan con lo visto hasta el momento en el BMW Serie 3. Rasgos 100% BMW que se reproducen en un habitáculo moderno, muy equipado, pero de diseño simple y sin complicaciones. Típico de la marca, aunque deberíamos destacar la inclusión de la instrumentación digital totalmente configurable. Las nuevas cotas garantizan un habitáculo más amplio para todos los ocupantes y un maletero de 480 litros, 30 litros adicionales frente al modelo saliente.

Por otro lado, que sea más grande no quiere decir que sea más pesado. Según la versión, se reducen 55 kilos de peso sin que se pierda rigidez estructural. El chasis monocasco es 20 kg más ligero que antes, mientras que se emplea aluminio en elementos de la suspensión y en el subchasis del motor (otros 7,5 kg menos). Tanto el capó como los paneles delanteros de la carrocería se fabrican en aluminio y rebajan nada menos que 15 kilos adicionales.

Trasera BMW Serie 3

Se mantiene la oferta diésel en la gama

La tendencia actual del mercado es retirar las mecánicas diésel del catálogo, pero BMW es uno de los fabricantes que más han apostado por este tipo de propulsor y no puedo prescindir de ellos, al menos de momento. En Estados Unidos sí que habrá consecuencias y en 2019 ya se ofrecerán modelos de la marca con motores de gasóleo. De hecho, los diésel menos potentes del nuevo BMW Serie 3 son las únicas opciones que podrán montar caja de cambios manual. El resto de versiones se verán obligadas a equipar cambio automático. Un movimiento comercial que se está llevando a cabo en muchos casos y que una gran parte de los conductores critica continuamente. Sobre todo, porque los motores de gasolina, por primera vez en la historia del modelo, no podrán contar con cambio manual.

En total, cuando se dé comienzo a las ventas, serán cinco los motores que habrá para elegir. Las mecánicas de gasolina serán para el BMW 320i con 184 CV y para el BMW 330i, de 258 CV. En diésel serán tres, el BMW 318d de 150 CV, el BMW 320d de 190 CV y el más potente de la gama, el BMW 330d de 265 CV. Más adelante, llegará el BMW M340i, que anuncia 374 CV gracias al propulsor de seis cilindros en línea turbo de tres litros. Este contará con tracción total xDrive, cambio automático de ocho relaciones y diferencial deportivo. La tracción total xDrive también estará disponible para el BMW 320d. De igual forma, se podrá optar por una versión híbrida, no en balde, la marca está realizando una inversión importante en esta tecnología. Bajo la denominación de BMW 330e, tendrá un motor de gasolina de cuatro cilindros turbo y un grupo híbrido eléctrico enchufable. No se ha comunicado potencia ni cifras de prestaciones, sólo que ofrecerá 60 kilómetros de autonomía eléctrica. Cabría esperar al menos los 252 CV que ofrece el Serie 3 híbrido a la venta hasta ahora. Sí, es de esperar que llegue un BMW M3, pero la marca no ha dicho nada al respecto.

Interior BMW Serie 3

Más tecnología que nunca

Uno de los apartados donde más destaca el nuevo Serie 3 tiene que ver con el equipamiento tecnológico. De serie contará con faros full LED, quedando en opción los LED con funciones adicionales o los BMW Laserlight que según la marca, tienen un alcance de 530 metros (¡¡medio kilómetro!!). Los pilotos traseros también equipan LED. El habitáculo cuenta con dos pantallas de grandes dimensiones, una para el sistema multimedia y otra para la instrumentación. La primera tiene 10,26 pulgadas y la segunda, 12,3 pulgadas. Son totalmente configurables y ofrecen una imagen interior tecnológica y moderna.

Todos los mandos se han agrupado para hacer más sencillo su manejo y se ha prescindido de casi toda la botonería. En el centro del túnel, junto al selector del cambio, se ha posicionado el botón de arranque, el mando giratorio del sistema iDrive así como los controles del ‘Driving Experience Control’, que vienen a ser como BMW llama al selector de modos de conducción. El sistema BMW Intelligent Personal Assistant se postula como una de las grandes novedades. Se asemeja a los sistemas de famoso ‘Siri’ de Apple y reconoce órdenes vocales. La marca firma que es capaz de responder incluso a posibles conversaciones sin trascendencia. Los coches modernos no sólo serán autónomos, sino que también te darán conversación, según parece. Contará con asistente de aparcamiento, capaz de memorizar los últimos 50 metros y recorrerlos de nuevo marcha atrás. Equipará aviso de tráfico cruzado trasero con cámaras de visión periférica, asistente de mantenimiento de carril e incluso un sistema que alerta si se está circulando en dirección prohibida.

Pero además, el nuevo BMW Serie 3 contará con tres tipos de suspensión, dos de ellas con amortiguadores convencionales y otra de control electrónico adaptativo. Se podrá optar por la dirección de desmultiplicación variable y suspensión M Sport con diferencial trasero activo para los más potentes en opción.

X

Espera un segundo...

¡Consigue tu ebook de renting GRATUITO!


Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Quiero mi ebook