X

Calcula tu
cuota de renting

Audi Q4

El SUV compacto 100% eléctrico

  • 100% eléctrico
  • Diseño atractivo
  • Coche alta gama
  • Precio elevado
  • No hay motores convencionales

Descubre el Audi Q4

Las normativas europeas están obligando, a todos los fabricantes, a evolucionar la tecnología de motores eléctricos a marchas forzadas. Hay un margen de poco más de una década, un tiempo muy limitado para un cambio tan drástico como el que se tiene pensado llevar a cabo. En teoría, para el año 2035, Europa prohibirá la venta de vehículos con motor de combustión interna. Vehículos nuevos, para ser más concretos, de segunda mano seguirá habiendo y se seguirán usando diariamente automóviles con motor convencional.

Cuando se implementa una tecnología nueva, sobre todo tan radicalmente distinta como la que se ha venido usando durante los últimos 100 años, las cosas se complican mucho. No es sólo la tecnología en sí, sino también la infraestructura, los servicios (talleres, repuestos, vendedores… ) y el conocimiento de los usuarios al respecto. Un camino largo y sobre todo, caro, con una inversión cuyo rédito no llegará inmediatamente.

No obstante, las grandes marcas pueden permitirse esa inversión y vender sus coches más caros de lo normal, porque saben que no tendrán grandes problemas para colocar sus unidades. Es por ello que Mercedes, BMW y Audi, el trío alemán por excelencia, se sitúan a la cabeza del desarrollo de la tecnología eléctrica. Y entre ellos, se podría decir que Audi destaca por encima de sus rivales al contar con una gama más amplia de modelos, aunque los que más peso tienen en el mercado son los SUV.

El último en llegar al catálogo es el audi Q4 e-tron,  y el Audi Q4 e-tron Sportback, la versión “coupé”, más deportiva y dinámica. Dos coches que se colocan justo por debajo del audi e-tron y que llegaron al mercado para potenciar la tecnología eléctrica entre los conductores más fieles de la marca alemana.

¿Quieres más información del Audi Q4?

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Audi Q4 e-tron

Diseño diferenciado, pero claramente Audi

Hay un apartado, además de la autonomía con cada carga, que siempre ha sido criticado por los usuarios: el diseño. Los fabricantes han otorgado a sus coches eléctricos diseños diferenciados, con rasgos exclusivos y distintivos, para aumentar el aura tecnológico de los coches y que los usuarios puedan presumir de conducir algo especial. Esto último puede parecer algo tonto y superfluo, pero es uno de los apartados que más se valoran en el segmento de los coches premium. Los clientes de este tipo de coches, quieren que se sepa que conducen algo especial, algo por encima del resto. La imagen es un argumento de venta muy poderoso.

El caso, es que muchos fabricantes dieron demasiada personalidad a sus coches, empleando soluciones de diseño que aún siendo lógicas, chocaban al común de los usuarios. Por ejemplo, la ausencia de una calandra delantera es el primer rasgo de diseño de un coche eléctrico, pues no necesita refrigerar ni surtir de oxígeno un motor de combustión y ya de paso, se mejora la aerodinámica, rebajando los consumos y aumentando la autonomía.

Audi, por el contrario, no ha prescindido de una calandra, aunque si ha prescindindo de la abertura. Es decir, el Audi Q4 e-tron presenta un diseño clásico, reconocible como un Audi a kilómetros de distancia gracias a su enorme calandra, pero este es en realidad un simple adorno, una solución de diseño, pues es totalmente ciega, está cerrada. De esta forma se logra un diseño más convencional y menos chocante, sin tener que renunciar a las mejoras aerodinámicas.

Para el resto del coche no se han buscado soluciones raras o recargadas, aunque sí se nota que no es un Audi convencional. Las llantas, las combinaciones de colores y materiales, algunos detalles de diseño… el Audi Q4 e-tron es especial y lo deja notar.

Audi Q4 e-tron Sportback

Máxima digitalización y equipamiento a la última

El Audi Q4 e-tron y el Q4 e-tron Sportback, son coches caros. No nos engañemos, es un Audi de alta gama con una tecnología muy novedosa, no está al alcance de todos los usuarios. Pero claro, es caro, pero su equipamiento es ultimísima generación y puede llegar a sorprender por la enorme digitalización de todos los sistemas.

Como ocurre con todos los Audi modernos, el habitáculo es un espectáculo visual de primer nivel. A la calidad típica de la marca, hay que sumar un diseño hasta cierto punto futurista y la presencia de dos enormes pantallas, una para la instrumentación con 11,6 pulgadas y otra para el sistema multimedia con 10,1 pulgadas. La consola central presenta un diseño llamativo por la simpleza que presenta y el volante no es totalmente circular, con formas curiosas y llamativas.

Las asistencias a la conducción, los famosos sistemas ADAS, componen una enorme lista que si la enumeramos aquí, seguramente no acabes de leerla por aburrimiento. No obstante, podemos destacar cosas como la cámara de 360 grados, la alerta de tráfico cruzado, el aviso de obstáculos en el ángulo muerto del espejo, iluminación matricial LED, asistente de conducción predictiva e incluso realidad aumentada. Es un coche llegado del futuro, para ser conducido hoy. Y tranquilo, aunque ahora no puedas permitírtelo, no tardarás mucho en ver coches más al alcance de todo el mundo con cosas similares.

interior audi q4 e-tron

Tres versiones y hasta 497 kilómetros de autonomía

El Audi Q4 e-tron sólo se comercializa con motores eléctricos, no hay opción de propulsores convencionales. Emplea la misma plataforma que otros modelos de VAG (Volkswagen-Audi Group), tales como el Volkswagen ID.4 o el Škoda Enyaq, aunque con un público objetivo más exclusivo y exigente. No obstante, en estos momentos, representa el escalón de acceso a la gama eléctrica de Audi.

La primera propuesta es el Audi Q4 35 e-tron, que sólo tiene un motor eléctrico en el eje trasero con 170 CV. Las baterías son de 55 kWh y la autonomía homologada es de 341 kilómetros para Q4 e-tron y de 349 kilómetros para el Q4 e-tron Sportback. La siguiente versión es el Audi Q4 40 e-tron, también con un solo motor trasero pero en este caso con 204 CV, alimentado por unas baterías de 77 kWh, suficientes para una autonomía de 520 kilómetros para las dos carrocerías disponibles.

El último escalón de la gama es el Audi Q4 50 e-tron, el cual equipa dos motores eléctricos, uno sobre cada eje, capaces de rendir en conjunto 299 CV. Las baterías son de 77 kWh y la autonomía asciende hasta los 488 kilómetros, casi 10 kilómetros más en el caso de la carrocería Sportback.

Conclusión/Opinión

No cabe duda que este tipo de coches son necesarios, pues gracias a ellos se podrá ir evolucionando hacia una oferta mucho mayor y con una prestaciones mucho mejores, sobre todo en lo referente a las recargas y a las autonomías. Y no es que sean coches malos, ni mucho menos, si pruebas un coche eléctrico te cambiará completamente la imagen que tienes de ellos, donde fallan estos coches es en las recargas y en la infraestructura disponible.

De todas formas, este tipo de automóviles no se aparca en la calle, los clientes de este tipo de coches tienen garaje y eso facilita mucho las cosas al poder contar con un cargador. Tener un cargador propio siempre disponible hace de coches como el Audi Q4 e-tron una opción muy a tener en cuenta. No habría que preocuparse de buscar cargadores y se podría dejar el coche cargando cada vez que se aparcara.

En cuanto a la versión más interesante, en esta ocasión, sería el Audi Q4 4 e-tron. No es la más potente, pues anuncia 204 CV, pero su autonomía es la mayor de todas con 520 kilómetros y en un coche eléctrico, este dato es muy importante.