X

Calcula tu
cuota de renting

Volkswagen ID.4

El World Car of the Year 2021

  • 100% eléctrico
  • Amplitud interior
  • World Car of the Year 2021
  • Un precio elevado
  • Rango de uso limitado

Descubre el Volkswagen ID.4

Nombrado como World Car of the Year 2021, el Volkswagen ID.4 es el segundo automóvil totalmente eléctrico fabricado por la marca alemana sobre la plataforma MEB, desarrollada exclusivamente para coches eléctricos y que, entre otras cosas, también usará Ford para sus coches 100% electrificados. Junto al Volkswagen ID.3 (y al ID.6 presentado en China), será la punta de lanza en la nueva estrategia de productos de la compañía alemana, la cual, pretende que esta nueva familia de modelos establezcan un referente en el mercado.

Esta nueva estrategia de Volkswagen en cuanto a electrificación de la gama, surgió tras el problema con los motores diésel en Estados Unidos, el famoso “Dieselgate”, que acabó afectando a decenas de miles de unidades y acabó costando a la marca más de 20.000 millones de euros en multas. Su imagen, como cabe esperar, se vio afectada por todo este caos, aunque mucho menos de lo que cabría esperar. Lo que no soportó dicho escándalo fue la tecnología diésel,  la cual ha ido perdiendo cuota de mercado paulatinamente hasta bajar a un porcentaje de poco más del 35%, cuando ha estado copando más del 80% durante al menos 20 años. De hecho, la desaparición de los motores diésel del mercado es un hecho y muchas marcas están dejando de ofrecer esta tecnología en sus coches.

Ahora, lo que Volkswagen pretende es convertirse en el paladín de los coches eléctricos, como hizo anteriormente con los motores diésel. Y para para ello, la inversión en desarrollo ha sido realmente bestial, rondando los 6.000 millones de euros. El Volkswagen ID.4 es uno de los frutos de esa inversión, el coche que debería centralizar gran parte de las ventas de coches eléctricos de la marca gracias a su formato SUV. Aunque, para ser sinceros, el ID.4 no es un SUV al uso, tampoco podemos catalogarlo como crossover, en realidad es una mezcla entre un SUV y una familiar "de toda la vida". Un coche que busca ofrecer versatilidad, amplitud interior y una posición de conducción ligeramente elevada como en un SUV.

¿Quieres más información del Volkswagen ID.4?

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Batería Volkswagen ID4

Motores

Dos opciones de baterías y hasta cuatro niveles de potencia

El Volkswagen ID.4 no será un coche eléctrico al uso, cuenta con una completa gama de versiones que buscan abarcar a todos los posibles usuarios. Con estos coches de tecnología tan diferente a la que hemos disfrutado hasta el momento, las marcas deben calcular todas las implicaciones y ofrecer un producto lo más interesante posible en todos sus apartados. Son coches caros, con un rango de uso un poco más limitado que un vehículo convencional dada su tecnología y la, todavía, reducida infraestructura disponible. Cosas que limitan mucho a los usuarios dispuestos a adquirir un coche eléctrico a pesar de ser un compendio tecnológico especialmente interesante.

Por eso, el Volkswagen ID.4 cuenta con una completa gama con cuatro niveles de potencia y dos opciones de baterías. La opción menos potente es el motor eléctrico de 109 kW, equivalentes a unos 150 CV, pasando a un siguiente nivel con 125 kW (170 CV) y un tope de 150 kW (204 CV). El cuarto nivel de potencia sólo está disponible con el acabado GTX, los “nuevos GTI” de Volkswagen, que anuncia 299 CV. Cuatro opciones, cada cual más interesante que la anterior, que además, se combinan con dos paquetes de baterías. Por un lado están las baterías de 52 kWh y luego las más grandes de 77 kWh. Las autonomías oscilan entre los 343 kilómetros y los 522 kilometros.

Respecto al Volkswagen ID.4 GTX, la versión más prestacional y deportiva, monta el paquete de baterías más grande, con 77 kWh, pero la autonomía se queda en 480 kilómetros. Los motores (tiene dos, uno para cada eje), requieren más energía y el peso adicional también se deja notar. Obviamente, también cuenta con una imagen específica, equipamiento exclusivo y un precio algo mayor, pero también es cierto que es el más potente y rápido de toda la gama y eso, al final, hay que pagarlo. Los coches eléctricos pueden ser muy, muy rápidos, incluso siendo un “pseudo” SUV como este.

Descubre el RENTING de Volkswagen ID.4
Cuota fija sin riesgo

    El Volkswagen ID.4 cuenta con cuatro niveles de potencia y dos opciones de baterías

    interior Volkswagen ID4

    Equipamiento

    En busca de ser el referente de su segmento

    Cuando Volkswagen comenzó con el desarrollo de la familia de modelos ID, lo hizo con el objetivo de convertirse en el referente en tecnología eléctrica. O dicho de otro modo, quiere pasar de ser el paladín de la tecnología diésel, a ser quien marque el camino en cuanto a tecnología eléctrica. De hecho, pocos fabricantes se pueden dar el lujo de desarrollar, desde cero, una plataforma modular específica para vehículos eléctricos sobre la que sustentar toda la futura gama de modelos sin emisiones. Es más, Ford ha llegado a un acuerdo con Volkswagen y empleará la plataforma MEB para sus propios coches eléctricos.

    Para ser un referente a día de hoy, no sirve únicamente con ofrecer buenas prestaciones con bajos consumos, como se hizo en su día con los motores TDI, hace falta algo más. Los coches convencionales han pasado de moda, ahora lo que quiere la gente es que se sepa que conduce un coche especial y diferente, cargado de tecnología y además, respetuoso con el medio ambiente. Por eso, el diseño del Volkswagen ID.4, ya conocido por los anticipos en forma de prototipos que la marca ha ido presentando, es tan particular. En teoría, el Volkswagen ID.4 es un SUV de tamaño medio, pero sus formas apenas dejan atisbar esa idea.

    El Volkswagen ID.4 está más cerca de un coche familiar, que de ser un SUV. Su orientación es claramente asfáltica, con grandes ruedas que ocupan casi todo el hueco disponible y una distancia entre ejes muy larga (2.766 milímetros). La longitud del ID.4 es de 4.584 milímetros, mientras que la anchura es 1.852 milímetros y la altura alcanza los 1.612 milímetros. No es un coche grande, pero tampoco es pequeño, pues supera en dimensiones a un Volkswagen Tiguan.

    Hay cosas muy interesantes en este Volkswagen ID.4, como la ausencia de materiales de origen animal o un head-up display con realidad aumentada. Apenas hay botones físicos (el único es la posición “P” del selector de marchas), en un habitáculo donde el diseño es tan especial como su exterior, aunque también es realmente minimalista. Lo que no falta es equipamiento, con todas las opciones de conectividad disponibles (incluyendo Apple CarPlay y Android Auto), pantalla táctil de entre 10 y 12 pulgadas (según versión), una larga lista de sistemas de seguridad como la frenada de emergencia o la conducción autónoma de nivel 2 (control de velocidad de crucero adaptativo, ayuda al mantenimiento de carril, aviso de cambio de carril involuntario, control de ángulo muerto de los espejos, lector de señales…).

    Apenas hay botones físicos en un habitáculo donde el diseño es tan especial como su exterior, aunque también es realmente minimalista.

    Opinion

    La electrificación es el futuro sí o sí, ya están los gobiernos asentando las bases para que eso ocurra, cómo establecer una ley que impida vender vehículos con motor de combustión en 2040, por ejemplo. Esto da tiempo de sobra a todos los actores de la industria para adaptarse y para evolucionar. Sin embargo, por algún lado hay que empezar y Volkswagen lo ha querido hacer a lo grande, con una familia de modelos que ofrezcan todos los avances posibles. Lo malo de eso es que no serán coches para todos los bolsillos, porque al precio de la tecnología eléctrica, todavía algo elevado, hay que sumarle todos los sistemas, nuevos materiales y demás cosas incorporadas.

    ¿Merece la pena gastar lo que pide Volkswagen? Pues hombre, depende. Sigue siendo un coche eléctrico con todas las pegas de este tipo de vehículos, como una recarga lenta y una autonomía más limitada que la de un vehículo convencional. Además, curiosamente, los coches eléctricos van al contrario que los convencionales y en trayectos por autopista es cuanto más gastan, así que los viajes podrían obligar a planear todo detalladamente con antelación y perdería, hasta cierto punto, la sensación de aventura que se tiene cuando se realizan viajes de largo trayecto.

    El Volkswasgen ID.4 es un coche para los que quieren estar siempre a la última y no les importa pagar un poco más para ello. Las versiones más populares del ID.4 serán las más bajas y las de media gama. Es decir, las versiones Pure y Pure Performance con baterías pequeñas. El primero sólo se puede escoger con el motor de 109 kW (150 CV) y el segundo con 125 kW (170 CV) y ninguno baja de los 35.000 euros, más bien los superan con cierta holgura según la web oficial de la marca.