Cámara de visión trasera

La cámara trasera ha evolucionado con el tiempo y ahora tiene cada vez más capacidades. Al principio era solo la cámara, pero las evoluciones posteriores añadieron elementos como las líneas de guía, que permiten controlar hacia dónde apunta el coche en función de la dirección del volante. Las cámaras de visión trasera, que suelen estar situadas encima de la matrícula trasera, suelen activarse automáticamente al engranar la marcha atrás.

¿Qué son las cámaras de visión trasera?

La cámara de visión trasera, o cámara de marcha atrás, nació años atrás como un complemento adicional para el coche, con el objetivo de incorporar los avances tecnológicos para facilitar la realización de maniobras y el aparcamiento de vehículos. La comodidad y seguridad que confiere su uso ha dado como resultado una rápida expansión de esta herramienta entre los conductores, sustituyendo los tradicionales sensores de aparcamiento que se utilizaban hasta ahora. Ha sido tal la expansión que, aunque la DGT ya recomienda su uso, a partir del año que viene todos los coches nuevos deberán llevarla ya integrada. 

¿Qué hacer si mi coche no tiene cámara?

Aunque los coches de nueva fabricación ya incorporan tanto la cámara con la pantalla que necesita para transmitir la imagen, los coches antiguos también pueden disfrutar de este complemento. Existen diversos paquetes a precio económico en el mercado, que pueden contener únicamente la cámara o la pantalla y la cámara en su conjunto, en función de las necesidades del coche. Una vez comprados estos elementos, instalarlos será un proceso sencillo.

Existen dos opciones a la hora de colocar la pantalla. La más habitual sería sustituir la radio y aprovechar ese espacio para cablear la pantalla. Sin embargo, en caso de no querer quitar la radio incorporada al coche, se podría pasar a la segunda opción: incorporar una pantalla adicional en el parasol, ya sea mediante una ventosa o un soporte fijo.

La elección de la ubicación de la cámara trasera puede ser una de las cuestiones más complejas. Para optimizar su visión, lo ideal sería colocarla lo más centrada posible, en un punto elevado. Una vez resuelto este punto, solo quedaría instalarlo con la broca de corona que suele incluir. 

Existen prestaciones adicionales que se pueden incluir para mejorar la calidad de imagen de la cámara, como pueden ser las luces LED, ideales para usar en condiciones de baja visibilidad. Aunque la inclusión de prestaciones podría elevar el coste económico de este montaje, el precio total no será muy elevado, siendo accesible para todo tipo de público.

vender mi coche
vender mi coche