X

Calcula tu
cuota de renting

Volkswagen ID.3

El primero de su generación

  • Buena alternativa de acceso a los eléctricos
  • Espacioso
  • Múltiples opciones de baterías
  • Sin cámara de visión trasera
  • Precio elevado

Descubre el Volkswagen ID.3

El Volkswagen ID.3 es el primero de la familia totalmente eléctrica de la marca. El ID.3 fue presentado en el Salón del Automóvil de Frankfurt de 2019 y, aunque se estuvo hablando mucho durante el desarrollo y se filtraron cantidad de fotos espía, no fue hasta entonces cuando por fin pudo verse la versión definitiva del Volkswagen ID.3, que según declaraciones de la propia marca, quiere ser otro icono del automovilismo como lo fueron el Käfer (el Volkswagen escarabajo) o el Volkswagen Golf.

Con este modelo, Volkswagen pretende dejar atrás su polémica con los motores diésel "trucados", las multas millonarias que les acarrearon y las negociaciones con entidades bancarias para obtener préstamos de altos niveles. El ID.3 es uno de los coches más importantes de Volkswagen de los últimos años. Ni las diferentes generaciones del Golf han acaparado tanta atención como lo ha hecho este coche pero tanta repercusión está justificada, ya que quienes lo han conducido hablan maravillas del coche. 

¿Quieres más información del Volkswagen ID.3?

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Volkswagen ID.3 lateral

No es un simple coche eléctrico

Plataforma especialmente desarrollada para coches eléctricos

El Volkswagen ID.3 supone un cambio totalmente radical para la marca, aparte de la gran cantidad de dinero que supone el desarrollo de una plataforma específicamente pensada para automóviles totalmente eléctricos. Se llama MEB y además de Volkswagen, la emplearán otras marcas del grupo, como SEAT y Skoda, más la americana Ford, con su acuerdo de colaboración con Volkswagen para el desarrollo de coches eléctricos.

Y es que la plataforma es uno de los aspectos más importantes de este coche. Es la base de los futuros coches eléctricos del VAG (Volkswagen-Audi Group) y ha necesitado de una enorme inversión. El resto del coche también va a la par, buscando ofrecre la misma calidad que en cualquier otro modelo, pero empleando diferentes materiales y un diseño más vanguardista. Todos los coches eléctricos están siendo la excusa perfecta para dar la entrada a un nuevo tipo de diseño de automóviles y, nos guste o no, parece ser una tendencia que pocos fabricantes parecen querer cambiar. Sobre todo en el habitáculo, donde todos parecen apostar por una imagen tecnológica y casi de ciencia ficción.

 

Puerta hacia una nueva era

Muchos son los fabricantes que están apostando por el coche eléctrico como futuro de la industria. Las normativas son cada vez más restrictivas y la única forma de poder superarlas es la retirada paulatina de los motores de combustión. Una epopeya realmente monumental, pues se pretende dejar de vender coches con motores de combustión de aquí a unas pocas décadas, para más adelante, retirar de la circulación todos los coches que queden con motor convencional. Hay fabricantes que han anunciado su paso total a la electricidad, como Jaguar, que lo hará en 2025, mientras que otros prefieren esperar e ir poco a poco. La inversión necesaria es elevadísima y la infraestructura disponible es mínima.

Ese es el principal problema que se tendrá que resolver. El número de gasolineras actual no ha llegado a ser tan elevado por arte de magia y han sido necesarios muchos años de trabajo. Para poder contar con una infraestructura eléctrica del mismo calibre, harán falta muchos años de esfuerzo y de inversiones. Pero no sólo eso, porque cargar un coche eléctrico en España es una odisea no sólo por los pocos cargadores que hay, también por el diferente método de pago en cada cargador (cada uno tiene su aplicación y sus condiciones, incluyendo suscripciones anuales por obligación).

Por todo esto y por toda la tecnología aplicada, más las ambiciones y esperanzas depositadas, el Volkswagen ID.3 no es un simple coche eléctrico, es la puerta hacia una nueva era de movilidad o eso, al menos, es lo que pretenden desde la marca. No es un coche barato, pero toda tecnología es cara en sus inicios, pero sí ofrece buenas prestaciones, cargas rápidas y un rango de uso bastante aceptable. Si se quiere ser la referencia, es necesario destacar en diferentes apartados y Volkswagen siempre ha buscado posicionarse un paso por delante del resto, así que el ID.3 no iba a ser diferente.

Descubre el RENTING de Volkswagen ID.3
Cuota fija sin riesgo

    La tecnología eléctrica será el futuro de la industria y muchos actores quieren entrar a escena.

    Interior Volkswagen ID.3

    Mucho espacio interior y una conducción extremadamente suave

    Habitabilidad y equipamiento

    Uno de los apartados donde los coches eléctricos son referentes —y el ID.3 no es menos—, es en el espacio del habitáculo. Al tener las baterías instaladas en el suelo, se logra un piso totalmente plano al no haber necesidad de túnel central, que siempre roba espacio. Tampoco hay abultamiento en la zona de los pedales ni en la consola central, mejorando igualmente el espacio en las plazas delanteras al no tener caja de cambios.

    La tecnología aplicada a este coche es abrumadora, con sistemas de toda clase que convierten la experiencia de conducir en algo completamente diferente. Por ejemplo, no hay freno de estacionamiento, ni siquiera uno eléctrico, solamente está el modo Park que se activa al estacionar. De hecho, este botón es casi mágico. Cuando llegas a tu destino tan sólo tienes que apretar ese botón y salir del coche. En ese momento se apagan todos los sistemas, se activa el freno de estacionamiento y además, si equipa la llave inteligente, se cierra solo. Cuando vuelvas a ponerte en marcha, tendrás que agarrar el tirador, subir, presionar el botón de puesta en marcha y todo volverá a ponerse en funcionamiento.

    Esto se conjuga con la instrumentación digital y la pantalla del equipo multimedia, logrando una sensación en el interior que no se encuentra en otros coches convencionales. Sobre todo si el acabado es una de las opciones coloristas que se ofrecen en catálogo. Hay botones para calefacción y alguna función secundaria, pero todo se controla desde la pantalla central que cuenta con 10", cuyo funcionamiento es muy intuitivo. Por supuesto, cuenta con control por voz mediante un sistema inteligente que responde cuando le saludas. Y no, no es broma, se activa con un simple “hola ID” .

    Lo que más llama la atención de los usuarios es la suavidad con la que circula el Volkswagen ID.3. Los motores eléctricos no vibran y no suenan, ofreciendo una sensación sedosa y lineal, pero muy contundente si así se requiere. Se puede circular muy despacio con una facilidad increíble, pero también se puede perder la compostura con muchísima facilidad por la enorme fuerza que tienen los motores eléctricos. No obstante, los motores eléctricos serán actores un tanto secundarios, ya que el protagonismo se lo quedan las baterías.

     

    Varias opciones de baterías y varios niveles de potencia

    El Volkswagen ID.3 ofrece una completa gama de opciones motrices, que debería ir creciendo a lo largo de su comercialización. Varias baterías y varios motores que buscan ofrecer soluciones para todas las necesidades. Así, por tanto, habrá tres opciones de baterías: 45 kWh, 58 kWh y 77 kWh. La primera cuenta con más de 300 kilómetros de autonomía, la segunda más de 400 kilómetros de autonomía y la última, la más interesante de todas, promete más 500 kilómetros de autonomía. Siempre según versiones y motores.

    Las baterías más pequeñas aceptan cargas a 7,2 kW en corriente alterna y 50 kW en corriente continua, que puede subir a 100 kW opcionalmente. Las baterías más capaces pueden cargar a 11 kW en corriente alterna y a 125 kW en corriente continua y, según comunicó en su momento Volkswagen, si se carga a 100 kW se puede obtener 260 kilómetros de autonomía en 30 minutos.

    En cuanto a motores también hay varias opciones. El motor de acceso rinde 110 kW (150 CV), pudiendo optar a otro mucho más potente con 150 kW (204 CV). Hay una versión de 107 kW (145 CV) disponible para determinadas versiones.

    Opinión Volkswagen ID.3

    Comentarios Idoneo

    No cabe duda que Volkswagen deposita grandes esperanzas en el Volkswagen ID.3. Pero los precios son elevados, el más barato supera los 35.000 euros sin descuentos, lo que a todas luces es muy elevado. Habrá que esperar a ver como lo acoge el mercado, aunque seguro que en el mercado de los coches de renting tiene un lugar donde despuntar.

    Las versiones más interesantes son las equipadas con las baterías más grandes, que pueden tener más de 250 kilómetros en 30 minutos si se tiene la posibilidad de cargar a 100 kW. Así es posible moverse toda la semana entera o casi. Si se tiene el trabajo a 50 kilómetros de casa y sólo se hace una vez cada trayecto (100 kilómetros al día), se puede estar sin cargar dos días. Si no se tiene cargador en casa o en el trabajo, un coche eléctrico no interesa.