X

Calcula tu
cuota de renting

Toyota Highlander

Un referente en cuanto a tecnología e innovación

  • Detalles de coche premium
  • El SUV híbrido más grande
  • Hasta siete plazas
  • Sólo un motor disponible
  • Modelo caro

Descubre el Toyota Highlander

Toyota se propuso hace muchos años convertirse en un referente en cuanto a tecnología e innovación, fue en el mismo momento en el que lanzó la primera generación del Prius, el primer automóvil de producción con un grupo propulsor que combinaba un motor eléctrico y otro de combustión interna. Desde entonces, la tecnología híbrida ha ganado peso en la gama de Toyota y entre los usuarios, disparando su presencia en el mercado hasta copar todos los segmentos y todas las marcas.

Hoy día, la hibridación es la opción al motor diésel, aunque con mejores resultados en los desplazamientos urbanos. De hecho, un vehículo con grupo propulsor híbrido es la mejor opción para la mayoría de usuarios, pues se ha demostrado que la mayor parte de los recorridos que hace una persona diariamente con el coche, se completan por ciudad sin superar los 60 km/h. Una situación en la que un vehículo híbrido ofrece el mejor rendimiento con unos consumos espectacularmente bajos.

No es de extrañar, por tanto, que los híbridos estén ganando peso en el mercado y que Toyota, auténtico abanderado de esta tecnología, haya convertido casi toda su gama de modelos en coches híbridos. De hecho, no solo ha abandonado el diésel y la gasolina en solitario para los segmentos más importantes, también está ampliando la gama con nuevos modelos como el enorme Toyota Highlander, un SUV “Electric Hybrid” como lo llaman en la marca, con hasta siete plazas casi cinco metro de largo.

SUV toyota barato

El SUV híbrido más grande de Toyota

Si analizamos un poco el mercado actual, sin entrar en demasiado detalle, podemos apreciar poca coherencia entre oferta y necesidades. También podemos encontrar que las cosas no cuadran mucho con las intenciones que se tiene en cuanto a emisiones. Los coches más populares son los SUV, vehículos de gran tamaño, pesados y con consumos más elevados que cualquier otro turismo más compacto y ligero. Por lo general pocos usuarios necesitan coches muy grandes y mucho menos con las características de un SUV, mientras que se aboga por la reducción de emisiones cuando los vehículos más demandados son los más contaminantes.

Poco sentido tiene, eso es innegable aunque seas usuario de SUV o estés pensando en comprar uno. Muchas veces, aunque sea totalmente erróneo, un coche se compra más por gustos y diseño que por cualidades y necesidades personales, algo que tampoco es criticable pero no exime de reconocer los hechos. Por eso, los SUV son los primeros vehículos en hibridarse, porque consumen de media más que un turismo equivalente y por tanto, contaminan más. Sólo hay que ver algunas marcas como Renault, que empezó a ofrecer su tecnología E-Tech en el Renault Captur o incluso Lexus cuando empezó a usar la tecnología híbrida de Toyota, la cual implantó por primera vez en el Lexus RX400h hace cosa de 15 años.

Toyota comenzó la hibridación en los turismos, pero no tardó mucho en hibridar su RAV4, para luego lanzar el Toyota C-HR, el pequeño Yaris Cross y ahora, traído de Estados Unidos, se suma el Toyota Highlander, el SUV Electric Hybrid más grande de la marca. Incluso por encima del todopoderoso Land Cruiser. Un modelo que tiene buena acogida en su principal mercado, Norteamérica (donde se considera un vehículo de tamaño medio) y que llegará a Europa en su cuarta generación con buenos argumentos para plantar cara a lo más granado del segmento, tales como el Volkswagen Touareg o el Land Rover Discovery.

Obviamente, bajo el capó hay un grupo motor híbrido aunque lo mejor sería decir que bajo su espectacular estampa, se esconde un grupo propulsor híbrido ya que tiene dos motores eléctricos, uno sobre cada eje, que junto al motor de combustión ya conocido de otros modelos de la marca (un 2.5 gasolina sin turbo y ciclo Atkinson) anuncia 248 CV y 278 Nm de par, junto a un consumo medio de 7 litros cada 100 kilómetros.

renting Toyota highlander

Muchos detalles de coche premium

Toyota no tiene previsión de vender muchas unidades del Highlander, es un coche caro y no está enfocado a un cliente medio, sino al que busca tener un vehículo distintivo, especial y bien fabricado, con mucha tecnología y un aspecto imponente, que además tenga un gran habitáculo y hasta siete plazas. Un enorme y lujoso coche familiar que al mismo tiempo puede servir como billete a pequeñas aventuras.

El Toyota Highlander es un coche eminentemente asfáltico, como la gran mayoría de SUV, pero cuenta con algunas características que permiten salir fuera del asfalto sin temer por los bajos del coche. La altura mínima respecto al suelo es de 202 milímetros, una distancia más que de sobre para circular sin miedo por caminos no asfaltados (sin miedo, pero también sin prisa). Las cotas todoterreno son malas, como cabe esperar, con un ángulo de ataque de 18,1º y un ángulo ventral, por poner unos ejemplos, de 16,7º. Además, tampoco es un coche precisamente ligero, llegando a los 2.125 kilos en orden de marcha y dejando claro que con el Highlander lo mejor es tomarse las cosas con calma.

De hecho, hay algunos detalles que ahondan en ese punto, en la conducción sosegada, confortable y eficiente al explotar las bondades de su grupo propulsor, tiene un punto premium que seguramente gustará a muchos usuarios. Por ejemplo, el parabrisas y las ventanillas delanteras tienen un tratamiento acústico, al igual que el techo, el salpicadero y el suelo, que reciben varias capas de material aislante. Los guardabarros y el maletero también tienen una mayor cantidad de aislamiento. Todo esto redunda en un mayor confort al ofrecer un habitáculo más silencioso. Hay mucho sitio para los ocupantes, incluso en la tercera fila de asientos, que como suele ser costumbre en este tipo de coches no son muy recomendables para viajar largos.

Una de las particularidades más interesantes del Toyota Highlander es la base de su chasis, la plataforma, que se comparte con el Lexus RX 450h, un modelo de mucho mayor estanding y de precio más elevado. También cabe destacar que es el único en su segmento con un grupo propulsor híbrido no enchufable, algo que tiene varias ventajas. Por un lado, no hay que enchufarlo nunca para cargar baterías, estar acumulan energía siempre durante la marcha y permite aparcar en la calle sin preocuparse de tener punto de corriente para llenar las baterías. La contrapartida es que su autonomía como eléctrico es muy reducida, aunque se pueden lograr consumos realmente contenidos (7 litros cada 100 kilómetros para un coche de cinco metros y casi 2.200 kilos es muy, pero que muy buen consumo).

interior toyota highlander

Sólo un motor disponible y dos niveles de acabado

El Toyota Highlander llega a Europa con las mismas ofertas, o casi, que en Estados Unidos. Aquí sólo contará con una opción mecánica, el grupo propulsor híbrido mencionado anteriormente, mientras que en U.S.A. también se ofrece con un bloque V6 de 295 CV. Al mismo tiempo, se ofrecerá con dos niveles de acabado, exactamente igual que en su principal mercado: Advance y Luxury (allí se llaman LE y XLE).

La lista de equipamiento incorpora cosas interesantes desde el escalón más bajo de la gama: pantalla de 12,3 pulgadas con navegador y conectividad Apple CarPlay y Andriod Auto, sistema de frenado de emergencia con detección de peatones (día y de noche) y ciclistas (solo por el día) programador de velocidad activo que puede funcionar en combinación con el reconocimiento de señales de tráfico, asistente de mantenimiento de carril, alerta de cambio involuntario de carril, conexión automática de luces de largo alcance y reconocimiento de señales de tráfico por mencionar algunas cosas.

Conclusión/Opinión

Toyota está implementando una política “global” a muchos de sus coches, que se están empezando a vender en todos los mercados o al menos en lo más importantes. Ya se trajo de Estados Unidos a Europa el Toyota Camry, un sedán súper interesante por comportamiento, motor y calidad general. No obstante, no es tan impresionante como el Highlander, un SUV que roza por poco los cinco metros de largo y los dos metros de ancho. Es un coche enorme que busca ofrecer un producto de calidad, pero sin llegar al nivel de los premium. De hecho, es bastante más barato que sus rivales directos entre las firmas de alta gama, como el BMW X5 o su primo hermano el Lexus RX 450h.

Aunque anuncie 248 CV no es un coche rápido ni pretende serlo, necesita un motor potente porque, repetimos de nuevo, es un coche enorme. Básicamente, es un SUV cuyo comportamiento en carretera es agradable y muy confortable si se hacen las cosas con tranquilidad, con algunas capacidades para salir fuera del asfalto. No es un todoterreno, si quieres uno y además quieres que sea Toyota, mejor mira el Land Cruiser. El Toyota Highlander simplemente llega para contentar a los que el mencionado Land Cruiser les parece demasiado todoterreno y quieren algo más refinado.