X

Calcula tu
cuota de renting

Skoda Kamiq

Pensado para marcar tendencia en la ciudad

  • Diseñado para la ciudad
  • Fiable, buena calidad y precio atractivo
  • Sin motores diésel

Descubre el Skoda Kamiq

Škoda ha sido, durante mucho tiempo, uno de los fabricantes más interesantes de Europa. Sus productos ofrecían una de las mejores relaciones entre calidad y precio de todo el mercado, aunque con los últimos lanzamientos, se ha visto como la marca ha perdido ese equilibrio en favor de unos objetivos un poco más ambiciosos. Ahora, marcas como Hyundai le hacen sombra en cuanto a relación calidad-precio, aunque la firma checa mantiene su estatus de marca fiable, de buena calidad y con precios atractivos.

La evolución de la marca ha sido constante, desde el ya lejano 1996, cuando se presentó la primera generación del Škoda Octavia (se puso a la venta al año siguiente). Hoy día, esta firma de origen checo y encuadrada en el Grupo Volkswagen-Audi, no le tiene que envidiar nada a nadie, más bien lo contrario, es una serie opción de compra para quienes buscan coches versátiles, duros como rocas y bien equipados, a precios muy interesantes. No son tan bajos como los ofrecidos hace años, el mayor equipamiento, las mejoras en materiales y las versiones que cada vez son más potentes, incrementan el precio irremediablemente.

Ocurre con todas las marcas, no solo con Škoda, la misma Hyundai antes mencionada es un buen ejemplo de lo que decimos. De hecho, Hyundai está yendo un paso más allá en cuanto a diseño, mientras Škoda da un paso atrás y deja de lado los experimentos como el frontal con cuatro grupos ópticos frontales de la penúltima generación del Octavia. Aunque eso no quiere decir que no haya cierta picardía, como bien deja apreciar el frontal del Škoda Kamiq, el pequeño SUV urbano que comparte plataforma con el SEAT Arona y que supone la entrada de la marca checa en el segmento.

¿Quieres más información del Skoda Kamiq?

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

renting skoda kamiq

Soluciones muy prácticas en formato pequeño

Škoda se ha posicionado en el Grupo Volkswagen como la marca versátil, como la compra lógica para aquellos que quieren un coche para todo y que dure tanto como quiera su propietario. Se ha ganado fama de fiabilidad, de usabilidad y de una calidad que permite disfrutar del coche con cada desplazamiento, sin miedo a problemas y con unos consumos muy contenidos. Y todo eso se ha traspasado, como no podría ser de otra forma, al pequeño Kamiq, el B-SUV checo que destaca por unas soluciones llamativas y bien pensadas.

Mientras su hermano, el SEAT Ateca, apuesta por la imagen juvenil y hasta deportiva, con una conducción dinámica y ágil, el Škoda Kamiq va por otro camino sin que ello sea una pérdida de personalidad e incluso de dinámica al conducir. Pero destaca por encima de todos por sus soluciones. Por ejemplo, bajo la denominación “Simply Clever”, que se podría traducir como “simplemente ingenioso” o “simplemente inteligente”, encontramos unas protecciones en las puertas que se activan al abrirlas (como los topes que se ponían antaño, pero incorporados y retráctiles), un compartimento para objetos bajo el asiento del copiloto, un enorme hueco en el reposabrazos central, huecos en la consola central donde dejar las llaves y demás objetos, un paraguas en el zócalo de las puertas (una solución que también incorpora Rolls-Royce, por ejemplo), redes portaobjetos tras los respaldos de los asientos delanteros…

Y no acaba aquí toda la versatilidad y practicidad, porque en depósito del agua de los limpiaparabrisas tiene un pequeño embudo de goma integrado, para no derramar el líquido, en el maletero hay integrada una linterna extraíble, se puede optar, de forma opcional, a un asiento del copiloto abatible y cuenta con maletero de 400 litros, que no está nada mal para el tipo de coche que es, aunque se queda un poco por debajo de los mejores del segmento. No obstante, esto se debe a que las plazas traseras cuentan con más espacio para los ocupantes que cualquiera de sus rivales, pudiendo ir cómodamente personas de hasta 1,85 metros de estatura.

renting suv skoda kamiq

Protagonismo de los motores de gasolina

Hasta hace bien poco, el motor ideal para cualquier usuario era el diésel, aunque eso en el fondo no era realmente cierto. Los motores diésel siempre han sido las opciones ideales para aquellos que hacían muchos kilómetros al año y sobre todo por carretera, dejando el resto de opciones para usuarios que usaban el coche por ciudad o durante pocos kilómetros al año. Ahora, los diésel están estigmatizados, aunque son más limpios que nunca y siguen siendo la mejor opción para aquellos que realizan muchos kilómetros por carretera.

Si echamos un ojo a la web oficial de Škoda, veremos que no hay motor diésel disponible, pero cuando el Kamiq se puso a la venta por primera vez, había un diésel, el 1.6 TDI de 115 CV. Sólo estaba esa opción a gasóleo y puede que en algún concesionario tenga unidades en stock. El resto de motores disponibles son todos gasolina, el 1.0 TSI con hasta 115 CV y el 1.5 TSI EVO de 150 CV. El primer motor, de 1.000 centímetros cúbicos y turbo, tiene una opción más con 95 CV, pero es muy poca potencia si queremos destinar el coche a un uso familiar o para circular por carretera.

Ambos motores van unidos a una caja de cambios manual, con cinco relaciones en el caso del motor con 95 CV y con seis en los de 115 y 150 CV. Además, el más potente puede montar cambio automático de doble embrague y siete marchas. No hay tracción a las cuatro ruedas, pues la enorme mayoría de usuarios de este tipo de coches ni la necesitan y ni siquiera saben que es eso de “tracción total”.

Existe una versión con etiqueta ECO, equipada con el motor 1.0 G-Tec, que viene a ser una versión del 1.0 TSI pero adaptada al uso de gas natural comprimido. Es una lástima que no se haya optado por GLP, ya que hay más estaciones de servicio con este gas que con gas natural.

Respecto a los acabados y opciones, hay para todos los gustos. Nosotros destacaremos tres, que son las versiones que más se diferencian del resto y las que más personalidad tienen. Por un lado está el Škoda Kamiq Sport,que luce una imagen más deportiva y agresiva, con llantas específicas, asientos deportivos, tapizado exclusivo y algunos detalles de equipamiento. El siguiente es el Škoda Kamiq Scout, la versión “campera”, por así decirlo. Es la que más imagen de SUV tiene, con protecciones de plástico, un poco más de altura respecto al suelo, llantas específicas y, también, una tapizado exclusivo. La última es el tope de gama, el Škoda Kamiq Monte Carlo, el más lujoso y refinado, a la vez que deportivo, que al igual que las otras dos versiones mencionadas, luce una imagen diferente y exclusiva, más enfocada al “lujo deportivo” con llantas grandes, detalles de fibra de carbono en el habitáculo, iluminación específica para el interior, pedalier metálico, volante deportivo…

Diseñado para la ciudad

Como muchos SUV de su tamaño, están pensados para un uso urbano, de hecho, a este segmento se le conoce como “SUV urbanos”. Por tamaño, es como un Škoda Fabia o un SEAT Ibiza, no es un coche muy pequeño como puede ser un Škoda Citigo, pero permite moverse con cierta soltura por el centro de la ciudad. Lo mejor de todo es que gracias a su plataforma, compartida con el Ibiza y a su puesta a punto, también es un buen coche para salir a carretera.

Es cómodo de conducir, con una asiento ligeramente elevado y unos mandos que se accionan con facilidad, pues están muy bien colocados. La calidad es buena y el equipamiento también, contando con la última generación de sistemas ADAS. Pero aunque sea un SUV, no está pensado para circular fuera del asfalto. Es una característica que muchos SUV comparten, ya que los usuarios compran este tipo de coches por otras cuestiones que nada tienen que ver con circular por caminos de tierra. En caso de hacerlo, las limitaciones son algo menores, pero sigue siendo básicamente un turismo y requiere circular con precaución.

Por lo demás, su conducción por carretera no plantea problemas. Es algo torpe en curvas, como la enorme mayoría de SUV, pero es algo que un usuario normal no apreciará. Si notará una agradable sensación de seguridad y de control, típica de los coches de Volkswagen-Audi Group (VAG). El consumo es ligeramente más elevado que en el caso de un Škoda Fabia, pero nada que sea alarmante.

Conclusión/Opinión

Los SUV dominan el mercado, todos los usuarios quieren uno ya sea por una cosa u otra, así que los fabricantes les ofrecen lo que desean. En este caso, un B-SUV que destaca por su versatilidad, pero que también quiere llamar la atención por otras cosas como el diseño. Y esto en el segmento de los SUV urbanos es un apartado importante, ya que tiene rivales como el Nissan Juke, el Ford Puma o el Hyundai Kona, coches que juegan la baza del diseño con mucho acierto.

Škoda siempre ha tenido una línea bastante seria, aunque no falta de cierta garra, pero con el Kamiq han ido un poco más allá, aunque sin pasarse. El frontal es diferente a lo visto en la marca, pero no así el resto del coche. Sin embargo, las versiones Scout son muy atractivas, gracias a sus protecciones de plástico que lo hacen más aventurero. Las deportivas o las versiones más normales, como los acabados Ambition o Style, no llaman tanto la atención.

En caso de tener elegir, optaríamos por el Škoda Kamiq Scout con, mínimo, el motor de 115 CV. Optaríamos por el bloque de 150 CV, siempre es mejor que sobre y no que falte, básicamente por seguridad. En adelantamientos o circulando muy cargado, la potencia puede sacarnos de alguna situación comprometida con un simple acelerón. Además, cuanta más potencia, mejores suspensiones y mejores frenos.