Renault Kangoo

Descubre el Renault Kangoo

La Renault Kangoo llegó al mercado por primera vez en 1997, reemplazando en el mercado a uno de los modelos más exitosos del segmento de las furgonetas ligeras: la Renault Express. No obstante, el nuevo Renault Kangoo no fue una furgoneta más, la firma francesa lanzó al mercado un vehículo bastante innovador, que no tomaba como base de partida un turismo convencional, como se hacía habitualmente. Renault diseñó su furgoneta ligera desde cero para ser eso mismo, una furgoneta. El éxito fue tal, que desde entonces, este tipo de vehículos han seguido la fórmula que propuso Renault con el Kangoo.

Cosas curiosas que esconde la industria del automóvil, una de las más competitivas del mundo. Pero aunque curiosa, no afectó al éxito del Kangoo, que ha llegado hasta nuestros días siendo la referencia del segmento, tanto en ventas, como en el sector de los coches de renting. Es la furgoneta preferida de Europa, pero los rivales no dejan de apretar y Renault se ha visto obligada a desarrollar una nueva generación, que rompiera con su pasado y que ofreciera un conjunto capaz de combinar la conducción de un turismo y las capacidades de una furgoneta. De hecho, el nuevo Renault Kangoo, presentado a finales del 2020, está más cerca de un monovolumen en sus versiones combi, que de una furgoneta.

Desde el año 1997, se han vendido más de cuatro millones de unidades de Renault Kangoo y con la última renovación, esperan continuar con ese ritmo de ventas. La verdad es que se lo han puesto muy fácil pues Peugeot, Citroen y Opel, ofrecen sus furgonetas para pasajeros con motor eléctrico, dejando vía libre al Kangoo con sus motores de gasolina y diésel en las versiones Combi. Pero no es el único argumento del Kangoo, ni mucho menos. La nueva generación, aunque se siempre con cada nuevo lanzamiento, es más tecnológica, más refinada y presenta una mayor calidad de fabricación. Es un enorme paso adelante.

¿Quieres más información del Renault Kangoo?

Información protección de datos de idoneo Leer antes de aceptar

Renault Kangoo

Diseño exterior

Renault Kangoo Combi, más cerca de ser un monovolumen que una furgoneta

Históricamente, las furgonetas no han sido los vehículos más populares para uso particular porque, básicamente, no estaban pensadas para ello. Existían furgonetas ligeras diseñadas para llevar pasajeros, pero eran los mismos modelos que, simplemente, añadían unos asientos traseros y alguna comodidad adicional. Eso, actualmente, se dejó atrás, de hecho, se dejó atrás hace mucho tiempo, precisamente con el lanzamiento de la primera generación del Renault Kangoo, cuyas versiones de pasajeros o “Combi”, como se las denomina, estaban diseñadas y desarrolladas para un uso particular y no laboral.

Eso permitió que su habitáculo fuera más cómodo, estuviera mejor equipado y que su conducción fuera mucho más próxima a la de un turismo. Unas características que llamaron la atención de muchos usuarios pues llegó, incluso, a contar con una variante con tracción a las cuatro ruedas y una altura respecto al suelo ligeramente elevada. Unas características que han mantenido hasta el día de hoy, que se potencian todavía más en esta nueva generación.

La nueva Renault Kangoo se puede considerar un turismo convencional en sus versiones Combi. Por ejemplo, la longitud total alcanza los 4.486 milímetros, la anchura los 2.159 milímetros de ancho y los 1.839 milímetros de alto, unas medidas que permiten ofrecer un habitáculo muy grande. Además, la distancia entre los ejes (se denomina “batalla”), alcanza los 2.716 milímetros. Gracias esto, el espacio para las plazas traseras es enorme, pero es que además, el maletero alcanza unos espectaculares 775 litros de capacidad. No hay SUV en el mercado que sea capaz de igualar eso. Ni de lejos.

Descubre el RENTING de Renault Kangoo
Cuota fija sin riesgo

  • 9.999,00€ - 0,00€ Rango de precios

  • - 5 Plazas

  • Diésel tipos de motor

  • 95CV - 95CV Potencia máxima

  • Desde g/km Emisiones CO2

Su diseño exterior mezcla de manera perfecta lo mejor de una furgoneta con un monovolumen.

Renault Kangoo

Diseño interior

Además, llevan un equipamiento bastante completo, con una pantalla táctil de ocho pulgadas de serie, sistema Easy-Link procedente de sus hermanos de marca, como el Mégane, el Captur o el Arkana, conexión Android y Apple CarPlay, control de crucero adaptativo, sistema de ayuda al mantenimiento de carril, lector de señales de tráfico, control de objetos en el ángulo muerto, control de estabilidad con remolque… Seguramente nadie eche nada en falta.

Y lo mejor de todo, principalmente si estáis pensando en una Renault Kangoo como coche familiar o como coche versátil para combinar ocio y día a día, son las puertas laterales correderas. Es un sistema de apertura realmente cómodo cuando hay que sentar a los más peques en su silla (no hay una puerta abierta que moleste constantemente), permiten un acceso súper cómodo al dejar una gran abertura y son muy sencillas de abrir y cerrar.

Otro de los puntos a favor del Renault Kangoo Combi es la gama de motores, que ofrece varias opciones diésel: 75, 85 y 115 CV, siempre partiendo del 1.5 Blue dCi, así como dos opciones gasolina: 100 y 130 CV, ambos también sobre el mismo motor: el 1.3 TCe. Además, la última opción mecánica puede adoptar cambio automático.

Renault Kangoo

Motorización

El Renault Kangoo Furgón, ¡con motor eléctrico!

La versión Furgón es la destinada a labores profesionales, es decir, es la furgoneta pura y dura, la que no tiene asientos traseros y está destinada al transporte de mercancías y es, además, la versión que recibe un motor eléctrico. Es lógico si lo pensamos detenidamente, pues los repartos de mercancías suelen ser, mayoritariamente en el centro de las ciudades y pueblos, donde la contaminación por emisiones de escape es mucho mayor. También se cuenta con más posibilidades de encontrar puntos de recarga, así que resulta, al final, el motor más adecuado.

Renault ha puesto en el mercado el Kangoo Furgón E-Tech eléctrico, que ofrece las mismas características de carga que cualquiera de las versiones con motor de combustión. Así, pues, se puede encontrar con hasta 3.9 metros cúbicos de carga en su versión de chasis corto o bien, 4,9 metros cúbicos en la versión de chasis largo. La primera puede transportar hasta 600 kilos de carga, mientras que la segunda aumenta su capacidad hasta los 800 kilos. En caso de remolcar, el peso máximo remolcable es de 1.500 kilos.

El motor eléctrico rinde 90 kW (123 CV) y 245 Nm de par y ofrece varios modos de conducción, como muchos otros modelos y tres modos de frenado regenerativos. Esto último es especialmente útil, porque se puede llegar a conducir empleando solo el pedal del acelerador, siendo especialmente cómodo en ciudad. También cuenta con un sistema llamado ARBS (Adaptive Regenerative Brake System), que maximiza la energía que se recupera en frenada.

La batería del Kangoo eléctrico es de 45 kWh, con los que se pueden recorrer 300 kilómetros. Se puede cargar mediante cargador Caméléon de 11 kW (trifásico), empleando 3,5 horas para pasar del 15% al 100% de la carga. También permite cargar a 7 kW, que alarga la carga a unas seis horas. Como opción, el Kangoo eléctrico dispone de un cargador de 22 kW, más otro de 80 kW, que permite recuperar 170 kilómetros de autonomía en 30 minutos.

Conclusión/Opinión

Opinión Idóneo

El Renault Kangoo siempre ha sido un referente en su segmento, pero con la nueva generación han querido ir más allá y dar un salto en todos los sentidos. Ahora, representa una gran opción como coche familiar, que se vuelve especialmente interesante con el motor diésel de 115 CV, que ofrece buenas prestaciones y unos consumos muy contenidos. Si quieres más prestaciones, no queda otra que recurrir al gasolina turbo con 130 CV.

Si lo que buscas es una furgoneta para trabajar, las cosas son más complicadas. Actualmente, hay diferentes ayudas para la adquisición de coches eléctricos, así que quizá la Kangoo eléctrica sea interesante. Pero ojo, solo será interesante si contamos con cargador y no realizamos muchos kilómetros por carretera, en cuyo caso, nada mejor que un motor diésel.